Estudiar moda: retos y oportunidades

El futuro del sector de la moda está en manos de las nuevas generaciones de estudiantes, sí, pero también depende de la metodología de la enseñanza, de la pasión que proyecten los docentes a sus alumnos y de la adaptación del centro de formación a las nuevas exigencias del mercado.

20.07.2016.- En los últimos años hemos escuchado decir a muchos diseñadores de moda que no encuentran patronistas, costureros y trabajadores especializados en oficios tradicionales/artesanos del sector textil/confección. ¿Cómo es posible que esto ocurra con la gran cantidad de centros de formación especializados en moda que existe en nuestro país? ¿Dónde está el origen del problema? Por otra parte, dentro de la industria se suceden las ofertas de trabajo para directores de marketing internacional, ecommerce en todas las especialidades y directivos con gran capacidad de adaptación al cambio y a los diferentes escenarios socio-culturales y económicos. ¿Ofrecen los centros formación los cursos adecuados para crear a los profesionales que demanda la industria de la moda española?

Hablamos con directivos y docentes de diferentes centros de formación de moda en España y les preguntamos sobre los temas que más preocupan a estudiantes y empresas en este sentido.

estudiar moda, diseño de moda, universidad, master, posgrado, escuela de moda, fashion education

¿Qué perfiles profesionales demanda la empresa textil?

Rafael García, Director del Grado en Diseño de Moda de ESNE, opina que los perfiles que actualmente requiere la industria textil anudan el talento creativo a la formación empresarial. “Un diseñador de moda ya no puede obviar el mercado en el que se mueve y al que se dirige, por lo que debe tener una visión global del ejercicio -desde la inspiración que da vida a una prenda hasta el coste que supone conseguir un ejercicio óptimo y rentable en la tienda. Los diseñadores han pasado a ser directores creativos, jefes de producto, jefes de operaciones…” – asegura.

Además, según él, la revolución tecnológica que ha conocido el sector en los últimos años hace que el mercado laboral busque profesionales de la moda que sepan manejar y aplicar el recorte láser, la estampación digital, la impresión 3D, pero también redes sociales, páginas web, etc.

Oscar Heredero, Director de IDEP Barcelona, asegura que “el mundo de la moda vive el mismo `overbooking´ que la mayor parte de los sectores: masificación y poca diferenciación. Nuestro Jefe de Estudios hace cada año las mismas preguntas a los alumnos de moda que se van a graduar, ¿por que creéis que a alguien va a interesarse por lo que hacéis? ¿por que alguien se gastaría dinero en comprar algo diseñado por vosotros? ¿creéis que el mercado necesita otra marca? ¿y por qué la vuestra? Son preguntas muy duras, pero solo pretenden visualizar la realidad. No creemos que se demanden nuevos perfiles, lo que se demandan son nuevos profesionales muy preparados, muy comprometidos y con espíritu de lucha y de diferenciación… ya no sirven los `operarios´ ni los `iluminados´”.

Desde IED Master Madrid piensan que “en la actualidad el sector de la moda necesita diseñadores cada vez más preparados, más especializados y con una visión 360º. Personas hábiles y capaces de entender la rapidez con la que manejan los procesos de distribución y comunicación de producto” – nos cuenta Luca Baldi, del Departamento de Marketing de este Centro Superior de Diseño.

Por su parte, Rafael Pérez Arroyo, director de Máster Internacional de Moda y Lujo de ESIC, Business & Marketing School, piensa que el sector de la moda y el textil demanda principalmente especialistas en marketing con visión internacional y buen conocimiento de idiomas, ecommerce en todas las especialidades y directivos con gran capacidad de adaptación al cambio y a los diferentes escenarios socio-culturales y económicos, como Asia y Latinoamérica.

Nuria Beltran, economista y directora de ESCODI, lo tiene bastante claro: “La industria de la moda tiene actualmente una clara oportunidad de negocio abriendo su propio canal de retail para vender al consumidor final”.

Beatriu Malaret, Directora de Pedagogia i Qualitat de LCI Barcelona, nos cuenta que “Quizás no se trate tanto de demanda de nuevos perfiles profesionales, sino que lo que ha cambiado es el tipo de talento que se requiere para desempeñar la tareas profesionales en la actualidad. Si antes se insistía mucho en el saber hacer, éste sigue siendo importante, sí, por descontado, pero también y sobretodo el saber ser, cómo se desenvuelve el estudiante en un entorno profesional. Su capacidad de entender los problemas y el contexto de la empresa para aportar soluciones. El mercado es cada vez más exigente y las empresas deben lidiar con mucha competencia y el reto de la globalización. Los estudiantes deben prepararse para este contexto. Deben dominar las herramientas y las técnicas propias de la especialización, y al tiempo deben mostrar una determinada actitud así como una visión global”.

Desde el Instituto de Terrasa dicen, por otra parte, que actualmente la empresa del textil y la moda requiere perfiles profesionales de un carácter más técnico, que sean capaces de diseñar y a la vez gestionar todo lo que rodea el diseño, producción, costes, I+D…

Para terminar, Marta Hernandez Blanco, Jefe de Departamento de Moda del Instituto Tecnológico Fuenllana asegura que “la empresa del textil y la moda en la actualidad demanda jóvenes profesionales con una preparación técnica que abarque desde el diseño hasta la creación de la prenda definitiva”.

Los cursos más demandados

Desde ESNE piensan que la educación secundaria del país no contempla las especializaciones de esta institución, ya que se quedan en un enfoque demasiado genérico y artístico, para que los alumnos sepan realmente qué elegir al entrar en la Universidad. “Por ello, el grado oficial universitario de diseño de moda les ira abriendo perspectivas y dando a conocer las diferentes ramas del sector moda para que, al finalizar los cuatro años, el alumno sepa cómo encaminar su futuro profesional”. 

Desde el Instituto de Terrasa aseguran que, sin duda, los cursos más demandados por el alumno actual son los de confección y moda.

Los alumnos de ESCODI buscan mejorar sus habilidades directivas en aspectos como comunicación y gestión de las personas, creación de conceptos comerciales, visual merchandising; “pero actualmente les interesa especialmente el de la rentabilidad de los puntos de venta. Este es un punto clave para las cadenas de moda que buscan la máxima rentabilidad de sus establecimientos, aplicando los indicadores de gestión y desempeño del punto de venta (KPY)”- declara Núria Beltran, economista y directora de esta escuela.

En IED Master Madrid dicen que en su área de management, los másteres más demandados son los de Comunicación y Moda,  Dirección y Gestión de Empresas de Moda,  Dirección de Gestión de Producto Moda o el Máster de Fashion Management.
En el área del producto, los más solicitados son el Máster de Diseño de Accesorios y el Máster de Diseño Textil y Superficies, que permite acceder al producto de moda tanto como al de hogar.

Para Rafael Pérez Arroyo, de ESIC, la demanda de cursos es muy variada -desde Másters y programas en marketing, retail management, comunicación, periodismo de moda, diseño, patronaje, artesanías, etc.-, hasta personal shopper, estilismo, etc.-.

Beatriz, de LCI Barcelona, dice que su formación de Título Superior Oficial tiene una gran acogida. “Respecto a formación continua, tenemos varios cursos que lideran nuestro ránking, son los que tienen que ver con el management, la comunicación y el coolhunting de las marcas de moda, en segundo lugar estarían los cursos de técnicas de patronaje y confección, y en tercer puesto, están los cursos de diseño y producción de complementos de moda. Pero tampoco podría dejar de nombrar los cursos de ilustración. Se trata de cursos donde la empresa y el sector están muy implicados. Cada año diferentes empresas del sector se brindan a llevar a cabo proyectos como es el caso del Master de Gestión y Comercialización de marcas de moda, cotitulado con la UB y impartido en estrecha colaboración con el Cluster Textil” – nos cuenta.

En IDEP distinguen dos perfiles de alumnos claramente diferenciados: el que quiere ser diseñador y el que quiere estar en el mundo de la moda sin diseñar prendas o colecciones. Ambos requieren de grandes dosis de creatividad y de profesionalización, pero parten de perfiles personales diferentes.

“Los alumnos demandan principalmente cursos creativos y de diseño, pero el auténtico perfil de un buen profesional que trabaja en moda es el que domina aspectos técnicos tan importantes como la confección, el patronaje y los textiles” – confirman desde el Centro Educativo Fuenllana.

Las grandes lagunas de la formación en moda

Sobre las grandes lagunas de la formación, Rafael García, de ESNE, dice: “El sector debe ser autocrítico consigo mismo, ya que luego pocas veces respalda la educación y no debemos perder de vista que se trata del futuro. España cuenta con grandes profesionales de la confección pero ese trabajo se les debería reconocer con los sueldos correspondientes. En Francia, por ejemplo existen los métiers d’arts que forman a maestros en talleres artesanales para que su savoir-faire no desaparezca (…) Desde ESNE trabajamos para que cualquier alumno graduado en diseño de moda sepa diseñar, patronar y confeccionar. Aunque parezca obvio no siempre ha sido así. Ahora, nuestra intención no es que nuestros alumnos acaben detrás de una maquina de coser, pero que si sepan hacer de forma global el ejercicio textil. Es decir, que sean auténticos profesionales” –sentencia.

Núria Beltran, de ESCODI, está de acuerdo: “Años atrás, las empresas locales optaron por deslocalizar parte de su producción a otros países buscando la rentabilidad del negocio. Una oportunidad que ahora es una amenaza ya que ha provocado la pérdida de estos oficios, ahora tan necesarios para una nueva reindustrialización que busca su diferenciación en la calidad y la singularidad. El consumidor final desea esta diferenciación”.

En LCI Barcelona tienen también constancia de este sentimiento y nos hablan del último manifiesto de Li Edelkoort, que alarmaba sobre la pérdida del saber hacer de la moda así como de su principal función de cumplir con la capacidad de expresión de los tiempos. “Ambos aspectos son esenciales y toda la formación se basa en la consolidación de las competencias para adquirir un talento altamente especializado. Prueba de ello, los grandes diseñadores que hoy triunfan en el mundo con una gran calidad, algunos de ellos reconocidos con Premios Nacionales. Boris Bidan Saberi, Josep Font, Juan Vidal, Manuel Bolaño, son nombres que gozan de gran prestigio”.

IED Madrid se defiende. En esta escuela opinan que tras la explosión del retail y su consolidación, muchas escuelas de diseño de moda prefirieron apostar por un patronaje más industrial “pero el IED Madrid siempre se ha desmarcado otorgando un lugar privilegiado al modelaje, la sastrería o el hand-made.
La artesanía siempre ha formado parte de nuestro discurso. Apoyamos su difusión así como su reinvención porque creemos que, junto a la tecnología, puede ser portadora de soluciones totalmente innovadoras. Y esto es justo lo que se busca constantemente en el sector de la moda” –aseguran.

Los responsables de ISEC declaran que la razón está en que en España ha estado socialmente poco valorado el oficio de trabajador manual especializado. “Es importante revalorizar los oficios de la confección: desde artesanías de la piel, la costura, la sastrería y la confección, etc.” – dicen desde la escuela de negocios.

“Nosotros, como centro nuevo en el mundo de la moda, hemos intentado desde el primer momento adaptar nuestros currículums formativos, dentro de nuestras posibilidades como centro público, para que el alumnado llegue a la empresa con la formación adecuada para ser aplicada con la mayor brevedad posible. Por eso intentamos formar al alumnado para que sepan coser y se puedan convertir en unos buenos costureros, y nos planteamos poner en marcha más ciclos en un futuro, no muy lejano, para formar patronistas”– adelantan en el Instituto de Terrasa.

“Quizás puede estar relacionado con que durante años en los medios de comunicación y desfiles de moda se ha valorado mucho la figura del director creativo, sin tener en cuenta que detrás de todo ese trabajo o desfile se encuentra un equipo técnico formado por patronistas, confeccionistas y técnicos textiles, que son los que verdaderamente hacen realidad esos productos” –comenta al respecto Marta Hernández Blanco, del Instituto Tecnológico Fuenllana.

En IDEP creen que hay que diferenciar el patronaje de otras disciplinas como la confección u otros oficios del sector textil. En el caso del patronaje, a su vez, también hay dos perfiles: el Patronaje Creativo (que aporta valor a cualquier diseñador) y el Patronaje Técnico (que ocupa un espacio propio en el proceso de producción industrial). “Opinamos que la formación profesional de técnicos en patronaje, confeccionistas, curtidores, etc. es fundamental, pero no es nuestro espacio académico” – dicen desde la escuela.

La importancia de llamarse Dual

La formación dual es la clave del éxito, dicen desde Aitex y, efectivamente, esta creencia le ha otorgado ya un premio como reconocimiento en el desarrollo de la Formación Profesional Dual. Preguntamos a los centros de formación especializados en moda y textil qué opinan de este tema.

“Todos nuestros ciclos son de formación dual, de hecho somos uno de los 25 centros en toda Cataluña que empezaron hace 4 años con los ciclos en formación dual. En nuestros ciclos -creados para ser duales- los alumnos hacen más de 1.000 horas de prácticas en las empresas, de las cuales 660 son horas que dejan de hacer en el centro”.   “En mi opinión es el futuro. No solamente crea unos vínculos más fuertes entre las empresas y los centros de formación, sino que también es la manera de resolver el problema de la falta de perfiles profesionales específicos en la industria” – comenta Montse Favà, del Instituto de Terrasa.

Beatriu Malaret, Directora de Pedagogía y Calidad de LCI Barcelona, dice que depende de los programas. “Respecto a los Estudios Superiores Oficiales, a medida que avanzan los estudios se va implicando más a la empresa y los estudiantes realizan proyectos para distintas organizaciones. Pero desde el primer año los estudiantes tienen a docentes que en su mayor parte también ejercen como profesionales, por lo que conocen muy bien las dinámicas y necesidades del sector. Aprenden conforme a las necesidades de la industria. De momento sin embargo, la gran implicación de la empresa se encuentra en el nivel de Superiores y en Masters y postgrados…, a través de los proyectos de fin de máster, como docentes, tutores y el netwoking”.

En ESNE, los alumnos de 3º acceden a prácticas externas en empresas, lo que es un primer paso hacía la inserción profesional. “Si esta asignatura y los créditos que conlleva son obligatorios, casi todos nuestros alumnos suelen repetir la experiencia para ir alimentando su curriculum antes de afrontar sus primeras experiencias profesionales. En cuarto tienen la oportunidad, gracias a las jornadas de empleo que se realizan en la escuela de presentar sus candidaturas a los grandes del sector, Inditex o Cortefiel, por ejemplo, antes de haber dejado las aulas de ESNE”.

“Nosotros apostamos por la formación práctica en empresas pioneras y de prestigio con las que colaboramos de forma muy estrecha para la formación de nuestro alumnado, como consecuencia los periodos de prácticas en centros de trabajo ocupan más de un 25% del periodo lectivo” – asegura Marta Hernandez Blanco desde Fuenllana.

Para ESCODI, “la formación dual aporta una experiencia a los alumnos que facilita su inserción laboral. En ESCODI observamos el valor del contacto con el mundo de la empresa: los alumnos que han realizado más prácticas en empresas a lo largo de sus estudios o han combinado trabajo y universidad, son los que han tenido las oportunidades laborales mas atractivas al terminar su formación académica”.

En IDEP piensan diferente: “Nuestra visión, como ya hemos expresado, es clara: apostar por la dualidad del conocimiento pero orientada a conseguir mejores habilidades y cualidades en el diseñador-creativo (…) Nuestra auténtica comprensión de esta “realidad dual” creemos que estaría mejor definida como una “realidad poliédrica”.

+ Read this article in English, in Pinker Moda N.353

+ Consulta nuestra Fashion & Textile Education Guide 2016/17.

2017-10-19T08:59:34+00:00 20 julio, 2016|Cultura, Top News|