PUBLICIDAD

KORNIT

BoF: en sostenibilidad, hacen falta menos palabras y más hechos


BoF recuerda ahora, al comienzo de 2022, sus consideraciones de hace algunos meses sobre aspectos de la sostenibilidad de nuestro sector

18.01.2022.- BoF (The Business of Fashion) publicó hace ya algunos meses –antes de la Cumbre de Glasgow- su ultimo informe sobre la sostenibilidad del sector de la moda, del que nos hicimos eco en Pinker Moda. Fundamentalmente aseguraba que en nuestro sector se habla mucho de sostenibilidad, pero se hace mucho menos de lo necesario. Como recuerda ahora, el discurso supera a la acción. Aquí puede volver a leerlo.

Ahora –al comienzo de 2022- ha querido resumir algunas de sus conclusiones más importantes. Y nosotros volvemos a hacernos eco de ellas.

sostenibilidad, COP26
La COP26 ha supuesto un nuevo punhto seguyida en la lucha por la sostenibilidad

Menos palabras y más hechos

Las empresas tienen que pasar de la fijación de objetivos a demostrar un progreso tangible. Cuando quedan menos de 10 años para cumplir los objetivos climáticos y de desarrollo sostenible, ya no basta con afirmar la ambición de cambio. Algunas de las oportunidades más destacadas, como el establecimiento de negocios circulares, muestran sólo una aceptación gradual. Los datos que miden el progreso real en áreas como el uso del agua siguen siendo limitados.

Déficit de confianza

La industria de la moda debe solucionar su problema de desinformación creando cadenas de suministro realmente transparentes y publicando datos precisos sobre ellas.

Muchas de las mayores empresas de la moda siguen sin saber –o, por lo menos, no revelan- cuál es el origen de sus productos. Cuanto más avanzamos hacia arriba en las cadenas de suministro, más opaca se vuelve la situación. Esto permite la explotación laboral y dificulta la medición del impacto medioambiental. Se necesita más y mejor información para adoptar decisiones estratégicas que impulsen el cambio.

Brecha financiera

Bastantes empresas anuncian metas ambiciosas, pero no explican cómo las financiarán. Se necesitarán miles de millones de dólares para impulsar la innovación del sector textil/moda durante la próxima década. Muchos de los cambios de mayor impacto se producirán en el ámbito de la fabricación. Las empresas, sin embargo, no están dando detalles sobre su política financiera y sus planes de inversión, como suelen hacer con sus estrategias de transformación corporativa. Probablemente será necesaria una mayor colaboración entre las marcas y sus proveedores para compartir los costes.

Hardworking people in the textile factory Dhaka Bangladesh November 2007

Dilema del crecimiento

Para lograr reducir la huella ambiental del sector hace falta que las empresas separen el crecimiento del impacto. Navegar por una transición que satisfaga las demandas financieras de los inversores y mitigar al mismo tiempo el impacto ambiental y social es uno de los retos más difíciles del sector.

Muchas empresas todavía están formulando sus objetivos de expansión con objetivos basados en la intensidad. Olvidan que para cambiar la situación se necesitan nuevas tecnologías y nuevos modelos de negocio. También es necesario prestar atención para lograr una transición justa que proteja a los trabajadores a medida que las cadenas de suministro cambien para mitigar el impacto ambiental.

Colaboración con influencia

Se necesitan esfuerzos importantes e inclusivos en toda el sector para impulsar un progreso rápido más allá del actual punto e partida.

En la última década, los grupos industriales del textil/moda se han centrado en los retos de sostenibilidad, impulsando la colaboración a pesar de la competencia existente entre ellos. Los avances, sin embargo, han sido lentos. Ya no hay tiempo para malgastar otros 10 años simplemente tratando de acordar unas normas mínimas. Los líderes de la moda deben seguir presionando para conseguir una transformación más rápida.

Nuevo contrato social

COP26, sostenibilidad
Los trabajadores de las cadenas de suministro también deben colaborar en la sostenibilidad

La moda debe enfrentarse de una vez por todas a las desigualdades sistémicas en sus cadenas de suministro. La crisis provocada por la pandemia ha añadido la urgencia de garantizar el respeto de los derechos laborales en todas ellas. Esto significa garantizar que las prácticas de compra apoyen unas condiciones de trabajo seguras y equitativas y unos salarios dignos, escuchar a los trabajadores y colaborar con los gobiernos para que promuevan regulación laboral más estricta.

Superación de los límites

Están surgiendo focos de innovación en áreas como circularidad y la agricultura regenerativa, que crean nuevas oportunidades de cambio.

El textil/moda está adoptando el concepto de impacto positivo. Las empresas se van centrando más en la circularidad; el sector agrícola, en prácticas regenerativas que protegen y restauran la salud del suelo y la biodiversidad. Esto afecta, por ejemplo, a materias primas como el algodón. Pero esta tendencia sigue siendo incipiente. Resulta necesario involucrar a todas las partes interesadas y garantizar que esta preocupación emergente se traduzca en acción y no simplemente en un nuevo conjunto de palabras de moda.

+ Info: https://www.businessoffashion.com/reports/sustainability/measuring-fashions-sustainability-gap-download-the-report-now/

PUBLICIDAD