FIMI: moda infantil ante el vértigo digital


La reciente edición de FIMI -feria de moda infantil- tuvo lugar por primeza vez en Ifema –en el pabellón 14-, gracias a la colaboración entre esa institución y Feria de Valencia.

05.02.2019.- El cambio de sede agradó a casi todo el mundo porque es un lugar más accesible, conocido y profesional que el anterior. Pero también resulta más caro para los expositores, oimos repetidas veces. En general, las marcas expositoras estaban dispuestas a hacer el esfuerzo pero con el deseo de que la oferta resultase más completa y atractiva y de que el número y calidad de los visitantes subiese también algunos enteros.

Algunos expositores se quejaron de que el salón les había prohibido presentar su colección de Primera Comunión, que quieren reservar para el Día Mágico, que se celebrará en Valencia del 10 al 12 de mayo. Esta decisión debilita la oferta del salón, oimos asegurar.

FIMI: moda infantil

A falta de datos oficiales, sin embargo, la impresión general es que ni por parte de la oferta ni de la demanda la situación había mejorado respecto al pasado reciente. Y, por supuesto, no se quejan ni de Feria de Valencia ni de Ifema, que se han esforzado por tirar del salón hacia arriba. La culpa reside en el mismo mercado. Esperan que las próximas ediciones resulten más completas.

Diagnóstico de la situación

De las conversaciones con numerosos expositores deducimos que:

  • El mercado de la moda infantil es medianamente estable. Es un sector consolidado que tiene en FIMI su máxima presencia comercial.
  • El consumo familiar en moda infantil, sin embargo, decrece porque no nacen muchos niños, porque las familias prefieren gastar más en otros renglones que en prendas infantiles y porque la tendencia sociológica lleva a los padres a vestir a sus hijos como lo hacen ellos. O sea, estilo athleisure de gama media o baja. Pocas veces compran prendas de gama alta, que ni a los pequeños les entusiasman.
  • El número de detallistas independientes se reduce cada año. Ya hay muchas localidades españolas donde no queda ninguna tienda especializada en este sector. Los padres deben comprar sus prendas en tiendas más bien deportivas, hacerlo por Internet o ir a la capital.
  • La cuota de mercado de los grandes grupos verticales crece año tras año, aunque su venta sea menos cualitativa que la de los puntos de venta tradicionales. En ellos los padres podían examinar las telas, las fornituras y –por supuesto- la caída de las prendas. Todo esto pasa a un segundo término.
  • Y, por supuesto, crece la venta por Internet, tanto en las webs comerciales de las marcas que las poseen como en las grandes plataformas digitales, estilo Amazon.

Los proveedores del sector son muy conscientes de todas estas circunstancias. Resulta lógico, por lo tanto, que bastantes de ellos se abstengan de exponer en un salón como FIMI. Se ven abocados a un mundo nuevo que difícilmente podrán manejar. Y esto da lugar a la sensación de vértigo con la que titulamos esta crónica.

Aumentga la facturación internacional, pero flojea la nacional

FIMI: moda infantil

Las últimas cifras de la facturación del sector –según Asepri- superan los 1.200 millones de euros y consolidan la tendencia de la supremacía de las ventas internacionales frente a las nacionales. Las exportaciones concentraron el 54% de la cifra total de venta alcanzando los 665 millones de euros, superando por tercer año consecutivo a las ventas realizadas en España y mostrando un incremento del 6%. La Unión Europea sigue siendo el principal destino de las ventas españolas aunque sigue perdiendo peso, (66% frente al 79% de 2011) frente a otras zonas geográficas como consecuencia del mayor dinamismo mostrado por nuevos mercados, como los de América del Norte. Italia sigue siendo el principal cliente concentrando alrededor de una sexta parte de las exportaciones. A gran distancia le sigue Portugal (11%), Reino Unido (8%) y Grecia (7%). Fuera de la UE, México, Rusia y Estados Unidos concentran el 16% de las ventas totales en el exterior, 2 puntos porcentuales más que el año anterior.

En el mercado nacional, la recuperación no termina de producirse debido a la inestabilidad económica y a los cambios de consumo que se han establecido tras las crisis. De hecho, las ventas en el mercado español descendieron un -5,4% en 2017, hasta los 563 millones de euros. Asepi no dispone todavía de las cifras correspondientes al año 2018.

A la búsqueda de más detallistas

Bastantes espositores, como la marca portuguesa Patachou, tienen ya bastantes clientes detallistas en España. Pero siempre buscamos más, sobre todo en zonas que tengamos menos cubiertas.

La marca italiana i.Do había expuesto hace unos días en el Pitti Bimbo de Florencia, que no había estado tampoco especialmente brillante. Internet detrae mucho negocio a las tiendas físicas. Nosotros no entendemos demasiado cómo una madre puede comprar prendas para sus hijos en una plataforma digital sin comprobar que les quedan bien. Por eso, muchas veces deben acudir a las modistas locales remendando lo que han recibido. No entendemos que compren sin tocar el tejido, sin comprobar el color ni la caída, etc.

Charlamos especialmente con Elena Esquivias, de Villalobos+Nieves Álvarez, una de las marcas españoles potentes y fieles a FIMI, feria de moda infantil. Nosotros también vendemos por Internet, pero respetando al detallista, que es nuestro cliente multiplicador. Yo creo que la venta en tienda y la venta en Internet son ventas distintas, a clientes distintos. Como dice el refrán a quien no conoces, no puedes quererle. Yo creo que esto pasa también con la moda. Si el cliente no la conoce de cerca, no puede valorarla ni quererla ni está dispuesto a dediarle más dinero. En todo caso, luchamos para adaptarnos al cambio que ya tenemos encima.

FIMI: moda infantil

Tuc Tuc tenía un stand muy original en forma de igloo. No participó en el desfile de FIMI porque ya lo había hecho en Florencia hace muy pocas semanas, La persona que nos atendió –Lidia Junguitu, brand manager, demostró ser también muy consciente de los cambios que ya están afectando a las ventas del sector. El cambio de la Casa de Campo a Ifema es bueno, positivo para el sector, igual que la colaboración entre Feria de Valencia e Ifema, pero es caro. Debido a la reducción en el número de detallistas en España (los estudios del sector indican que solo el año pasado desapareció el 10% de las tiendas del sector), tenemos que vender también en Internet, a través de nuestro propia web, de Amazon, etc., y de cadenas tipo Carrefour, que les gustan mucho a muchos clientes finales. Al mismo tiempo, las temporadas tienen cada vez menos importancia y resulta casi imposible planificar la campaña como hacíamos antes. También nos parece notar que está resucitando la segunda mano, que hasta hace poco era impensable en este sector. Bien directamente, entre conocidos, o a través de plataformas como Wallapop, cada vez hay más familias que venden o compran articulos de moda infantil. Las perspectivas para 2019 no son nada alentadoras. Por todo esto, en general las colecciones suelen tener líneas someras y sencillas, y colores neutros.

Las escuelas de moda también expusieron en FIMI

En la zona reservada para escuelas de diseño vimos el stand de la EASDO de Orihuela, la EASD de Valencia y la EASDA de Alicante. La segunda de ellas exponía los modelos realizados por algunos de sus alumnos.

Charlamos con algunas de las alumnas: en esta etapa última de la carrera, diseñamos de todo, pero aquí mostramos solo diseños infantiles. Compramos bastante por Internet porque con el tiempo al final sabes qué marcas y qué tallas te encajan. En la práctica, sin embargo, combinamos las compras por Internet con las compras en tiendas. También nos gusta pasear y ver tiendas. Una de las colecciones –la Gody Collection- estaba destinada a niños con limitaciones físicas, por ejemplo con aberturas laterales completas de las prendas, con cremalleras y otras fornituras grandes y fáciles de usar, etc.

Club del agente comercial

En esta edición, FIMI estrenó al Club del Agente Comercial, que es una pieza clave para el crecimiento y desarrollo de la feria y del sector. Se trata de un espacio exclusivo para encuentros entre agentes con fabricantes y puntos de venta. FIMI había presentado esta iniciativa en el Colegio de Agentes Comerciales de Sevilla al que acudieron, además de posibles expositores, agentes comerciales de Sevilla y Córdoba, donde la idea tuvo una gran acogida. Además, FIMI ha puesto en marcha la Agenda de Agentes Comerciales, una herramienta que busca facilitar a los expositores la búsqueda de agentes comerciales para sus áreas de interés. Asimismo, esta nueva iniciativa, ha hecho que cerrar la agenda antes de venir a FIMI, sea más cómodo y práctico para organizar la visita al certamen.

+ Info: www.fimi.es

Las noticias más leídas



Nombre (requerido)

Empresa

Correo electrónico (requerido)

Seleccione el país (requerido)

Seleccione la provincia (requerido)

Seleccione el SECTOR (requerido)

He leído y acepto la Política de Privacidad Si

Descarga nuestra última edición!


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies