Global Sustainability Summit, de McKinsey, en Chicago


Las empresas pueden ser más rápidas que los gobiernos en la implementación de medidas efectivas para afrontar el cambio climático

07.06.2019.- El 13 y 14 de mayo la consultora McKinsey celebró en Chicago la sexta Global Sustainability Summit, casi en paralelo con otras reuniones similares, como la convocada por SB (Sustainable Brands). Participaron en ella 200 líderes empresariales de diversos sectores que intentaron resolver la ecuación entre desarrollo económico y respeto al medio ambiente. La consultora ha tenido ya una actividad importante en el terreno medioambiental. Hace unos meses nos ocupados ya de ello.

McKinsey, Global Sustainability Summit, calentamiento global, medioambiente, SB, Sustainable Brands

La reunión se centró en cinco aspectos críticos del tema (transición energética, movilidad del futuro, economía circular, inversión sostenible y agricultura sostenible). Sintetizamos aquí su contenido utilizando un texto escrito por Dickon Pinner, de McKinsey.

Los 10 próximos años serán cruciales para evaluar los riesgos climatológicos, que son ya casi inevitables, e intentar evitar por lo menos sus peores consecuencias. El camino hacia ese objetivo implica esfuerzos de muchos tipos y alcances variados. Algunos pequeños proyectos pilotos –que hayan demostrado su eficia- pueden escalarse en muchos otros lugares. Al mismo tiempo, sin embargo, serán precisos cambios sistémicos que deben ponerse en marcha durante la próxima década. Bastantes tienen como objetivo la eliminación de los gases de efecto invernadero antes de 2050. Aunque lo mejor sea enemigo de lo bueno, hay que comentar a trabajar ya.

Crisis económica y crisis medioambiental

Durante la Cumbre resultó evidente que estamos ante dos aspectos críticos: el económico y el medioambiental.

  • El económico consiste en iniciativas empresariales que lleve a la eliminación de esos gases en sectores enteros. Afortunadamente, los empresarios pueden aprovechar las innovaciones que facilitan este trayecto y el hecho de que la sostenibilidad se puede transformar en una ventaja competitiva.
  • El medioambiental determinará si el planeta Tierra mantiene su estabilidad o no.
McKinsey, Global Sustainability Summit, calentamiento global, medioambiente, SB, Sustainable Brands

El tráfico urbano es uno de los grandes caballos de batalla de la sostenibilidad

Los efectos a corto plazo del cambio climático –digamos, para la próxima década- están ya sentenciados. Perto algunas de sus consecuencias todavía pueden ser mitigadas.

Los efectos a largo plazo tendrán consecuencias en todos los aspectos de la vida cotidiana, como riesgos en las infraestructuras, pérdida de valor del mercado inmobiliario, las alteraciones de las cosechas, etc. Durante la Cumbre se mostraron efectos terroríficos que muestran los que puede ocurrir si no actuamos ya.

La acción de los gobiernos y de las empresas durante la próxima década decidirán cuál será la situación dentro de un plazo mayor.

Los expertos participantes en la Cumbre organizada por McKinsey insistieron que la alternativa entre progreso económico y estabilidad climática es falsa. De hecho, la estabilidad climática es una condición inexcusable para mantener una economía sana. Las tecnologías limpias no solo serán una manifestación de sostenibilidad. Conducirán a un mejor clima para los negocios. De hecho, a medio plazo las empresas podrán disfrutar ahorros enormes en sus costes.

Cinco sectores básicos

McKinsey, Global Sustainability Summit, calentamiento global, medioambiente, SB, Sustainable Brands

Uno de los ponentes durante la Cumbre

Como ya hemos indicado antes, los reunidos abordaron el cambio en cinco sectores básicos:

  • Movilidad futura. Estamos ya empezando a transformar nuestro parque de vehículos, basado en la gasolina, en un parque que se base en la electricidad. Además, para 2030 el car-sharing generará probablemente el 25% de todos los trayectos en automóvil.
  • Transición energética. El mercado se está moviendo hacia una electrificación total de la maquinaria, la calefacción, el transporte, etc. Además, la energía eléctrica está recurriendo cada vez más a fuentes renovables. Las empresas deberán priorizar su electrificación, sobre todo a base de fuentes renovables.
  • Economía circular. El sector textil/moda es el responsable global del 8% de las emisiones de gases efecto invernadero. Sus empresas comienzan a usar sistemas circulares que ahorran energía, agua y químicos, pero todavía queda mucho por hacer. McKinsey y otras organizaciones están colaborando con algunas ciudades para implantar sistemas de reciclaje que después se podrían replicar en otros sitios, antes de que queden enterrados en basura.
  • Inversión sostenible. Actualmente muchas empresas publican ya informes anuales de su política de sostenibilidad. Pero falta un sistema estandarizado que permitan analizarlos y compararlos. Los inversores institucionales deberían reconsiderar sus inversiones a largo plazo para determinar.
  • Agricultura sostenible. Durante el último siglo la agricultura ha hecho avances impresionantes en el rendimiento de los cultivos. Aunque ha adoptado muchas innovaciones conducentes a la sostenibilidad, muchas veces sus prácticas contribuyen a acelerar el cambio climático. Debemos encontrar nuevos sistemas financieros para romper este círculo vicioso y desbloquear un cambio sistémico.

McKinsey, Global Sustainability Summit, calentamiento global, medioambiente, SB, Sustainable Brands

Las empresas son clave porque la política es demasiado lenta

Muchos de los cambios que necesita la humanidad requieren políticas gubernamentales. Esas políticas, empero, requieren más tiempo del que nos podemos permitir. Las empresas privadas, en cambio, pueden ser más ágiles para implementar el uso de nuevas tecnologías e impulsar cambios en la legislación.

Un ejemplo de ello es la captura, uso y almacenamiento del carbono. Puede haber muchos mecanismos para evitar el cambio climático, pero todas requieren un denominador común: darle la vuelta a las emisiones de gases de efecto invernadero.

La naturaleza humana consigue actuar e innovar cuando se encuentra ante el peligro. Es un factor a nuestro favor. En Estados Unidos el 70% de los ciudadanos creen ya en el cambio climático y en los problemas que puede generar.

Todavía no tenemos respuesta para todos los problemas a los que nos enfrentamos pero al menos los participantes en la Cumbre de Chicago representaron un microcosmos de soluciones que ya existen y que debemos escalar a nivel global.

+Info: www.mckinsey.com

Las noticias más leídas



Nombre (requerido)

Empresa

Correo electrónico (requerido)

Seleccione el país (requerido)

Seleccione la provincia (requerido)

Seleccione el SECTOR (requerido)

He leído y acepto la Política de Privacidad Si

Descarga nuestra última edición!


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies