×
PREMIERE VISION

28 NOV 2021 Temas del día: Nedap iD Cloud Innovation Circular Design Story Resultados Nextil Compras navideñas Black Friday

PUBLICIDAD

STOREVER

Lenzing informa sobre sus resultados entre enero y septiembre de 2021


La situación de Lenzing se ha normalizado después de las pérdidas de 2020, pese a los incrementos de costes, gracias a la mejora de la demanda

12.11.2021.- El grupo Lenzing ha informado de una mejora substancial de sus resultados durante los 9 primeros meses de 2021 gracias a la mejora del mercado, que se ha traducido en un aumento de la demanda de sus artículos. Los resultados operativos han sido sólidos peses al aumento de costes de la energía, de las materias primas y de la logística. De hecho, los ingresos crecieron un 32,9%, sobre todo gracias al aumento de las ventas y de los precios de la viscosa.

Sus fibras especiales (Tencel, Lenzing, Ecovero y Veocel) generaron ya el 72,4% de los ingresos y compensaron los efectos negativos del cambio de divisas y del aumento de los costes de la energía, las materias primas y la logística. El beneficio neto se situó en 113,4 millones de euros frente a la pérdida de 23,3 en los 9 primeros meses de 2020.

En estos 9 meses –ha explicado Thomas Obendrauf, director financiero del grupo-, Lenzing ha disfrutado de una actividad fuerte. Ha crecido la demanda de nuestras fibras biodegradables y basadas en la madera. Estamos ya en una situación de normalidad y nuestro programa de inversiones avanza al ritmo previsto. La planta de lyocell en Thailandia supondrá un nuevo paso para la empresa y su sostenibilidad.

Tras la dimisión voluntaria de Stefan Doboczky como CEO de la empresa, por último, su comité directivo ha nombrado como CEO interino a Cord Prinzhorn.

Lenzing
Cord Prinzhorn, actual CEO interino de Lenzing (foto: Neumayr/Leopold)

Mayor peso de las fibras especiales

La construcción de la planta de pulpa de madera en Brasil sigue el ritmo previsto, pese a los problemas generados por la pandemia. Su puesta en marcha tendrá lugar probablemente durante la primera mitad de 2022. Mejorará la integración de las actividades de la empresa y contribuirá al crecimiento de sus fibras especiales que constituyen la mayor fortaleza del grupo.

La joya de su estrategia será la nueva planta de Thailandia, que supone una inversión de 400 millones de euros y tendrá una capacidad de producción de 100.000 toneladas anuales de lyocell. Sus obras comenzaron en 2019 y Lenzing espera que comience a producir durante el primer trimestre de 2022.

Además, Lenzing está invirtiendo más de 200 millones de euros en sus plantas de Purwakarta (Indonesia) y Nanjing (China), que hasta ahora producían viscosa convencional y pasarán a fabricar fibras especiales.

Un futuro descarbonizado

En 2019, el grupo Lenzing adoptó ya una estrategia que debía reducir sus emisiones de gases efecto invernadero en un 50% para 2030, y conducirlo a la neutralidad para 2050.

Sus actuales proyectos en Brasil y Thailandia representan sendos hitos en este camino. El segundo usará como materia prima energía biogénica sostenible; el primero, enviará a la red pública el 50% de la energía generada.

Otro avance significativo ha sido su alianza con Södra, un fabricante sueco de pulpa de madera, que usa como materia prima desechos textiles. En 2025 espera llegar a producir ya 25.000 toneladas anuales.

Para Lenzing, la sostenibilidad es una herramienta de innovación y desarrollo de producto. Durante 2021 ha presentado su lyocell realizado con pulpa de naranja, además de madera. Los primeros tejidos están siendo desarrollados por la textil italiana Orange Fiber. La presentación de las fibras neutrales desde el punto de vista del carbono, con marca Veocel, supone otro paso adelante en la defensa del medio ambiente y en el logro de una economía circular.

Lenzing
Prendas de moda realizadas con fibras de Lenzing

Alternativa a las fibras basadas en materiales fósiles

Lenzing se está ya beneficiando de la Directiva Europea para los Plásticos de un Solo Uso, de 2019, para la que publicó algunas precisiones en el segundo trimestre de 2021. Desde el 3 de julio han entrado en vigor nuevos requisitos sobre su etiquetaje, que también afectan a los artículos de higiene íntima femenina y a los artículos domésticos de limpieza.

Un estudio publicado en octubre, por otro lado, el Scripps Institution of Oceanography (SIO), de la Universidad de California, confirma que las fibras celulósicas se degradan fácilmente en el océano en un máximo de 30 días al final de su vida útil. Constituyen, por lo tanto, una excelente alternativa a las fibras sintéticas, que tardan por lo menos 200 días.

El sector confeccionista, y especialmente la fast-fashion, tiene un efecto negativo sobre el medio ambiente. El uso de fibras sintéticas, por ejemplo, se ha doblado durante los 20 últimos años.

Durante estos 9 meses, Lenzing ha recibido diferentes reconocimientos por su política de sostenibilidad. En septiembre, la agencia MSCI la subió de la categoría A a la AA, lo que le permite obtener financiación a menor coste. MSCI citó como causas de este cambio sus ambiciosos objetivos climáticos, su acercamiento a un sistema closed-loop y su excelente gestión empresarial.

Este año ha sido posicionada también en la categoría Platinuum CSR por EcoVadis, especialmente por su atención al medio ambiente, a las condiciones laborales y derechos humanos de sus trabajadores y a la sostenibilidad de su aprovisionamiento.

Lenzing
Chips de madera, la principal materia prima de Lenzing (Foto: Franz Neumayr)

Perspectivas para 2021

El IMF espera que el crecimiento global de este año alcance un 5,9%, pero reconoce que depende de la contención definitiva de la pandemia y de algunas otras variables. La situación tiene bastantes incertidumbres, debido sobre todo a la aparición de variantes del Covid-19 y a las elevadas tasas de infección en Asia y América del Sur. También preocupan los crecientes costes de la energía, las materias primas y la logística.

El sector de las fibras inició ya en China en el tercer trimestre de 2020 su recuperación. En febrero/marzo de 2021 el ritmo decreció hasta el tercer trimestre del año. En las últimas semanas, los precios han vuelto a crecer. Los precios de la pulpa de madera se habían mantenido en un nivel alto, aunque han comenzado a bajar durante el tercer trimestre y comienzos del cuarto.

Lenzing espera que la demanda de fibras sostenibles siga creciendo tanto en el sector textil/confección como en el de la medicina y la higiene, en parte por las iniciativas legislativas que las favorecen.

Teniendo en cuenta todo ello, el grupo espera alcanzar una facturación global importante para todo el año 2021. Considera que está bien posicionada para mantener su actual estrategia y rematar sus actuales proyectos estratégicos, que harán una aportación importante ya en 2022. Ese año, las fibras especializadas supondrán ya el 75% de la facturación total, al tiempo que las emisiones de CO2 descenderán un 40%.

+ Info: https://www.lenzing.com/