×

El retail en 2021: experiencias inmersivas con realidad virtual y aumentada


Las marcas reconocen que la pandemia ha favorecido la digitalización y ven más necesario que nunca apostar por la realidad aumentada (AR) y la realidad virtual (VR).

|11.01.2020| A finales de 2019, antes de la pandemia, el sector del retail de alta costura y de grandes marcas de toda Europa impulsaban sus inversiones en compra experimental para aumentar el número de compradores en sus locales físicos. Fue un movimiento especialmente notable en las principales calles de grandes ciudades y en los centros comerciales de las afueras. Sin embargo, unos doce meses después, el mundo es muy distinto.

realidad virtual

Nuevas estrategias

Mientras el coronavirus continúa manteniendo a muchos compradores alejados de las calles, las marcas están teniendo que replantearse las estrategias. Deben mejorar la experiencia de cliente e ir más allá de los sitios web y las aplicaciones. Nunca tuvo más sentido que ahora apostar por la implementación de la realidad aumentada (AR) y la realidad virtual (VR).

Una reciente encuesta global de Nielsen descubrió que, incluso en 2019, los consumidores enumeraron la realidad aumentada y la realidad virtual como las principales tecnologías que están buscando para ayudarles en su vida diaria. Poco más de la mitad (51%) aseguró estar dispuesta a utilizar una u otra para evaluar los productos como parte de su ciclo de compra.

Realidad aumentada

Las aplicaciones de AR se han convertido en algo habitual desde el éxito del videojuego para móviles Pokémon GO en 2015. Desde entonces, muchos retailers han estado aplicando este tipo de tecnología paras brindar nuevas experiencias en los procesos de compra.

Ikea, por ejemplo, habilitó la función de ver muebles y productos de forma artificial en casa, mientras Louis Vuitton y Gucci permitieron a sus usuarios probarse virtualmente prendas de ropa de lujo.

En los últimos seis meses los minoristas de todo el mundo han tenido que replantearse cuál es la mejor manera de captar la atención, la lealtad y el gasto del consumidor. En este contexto, la AR ha pasado de ser una táctica opcional a ser una pieza esencial en el posicionamiento de marca y en los objetivos de ventas.

Tomemos como ejemplo la marca de joyas estadounidense Kendra Scott. La pandemia obligó a la firma a cerrar temporalmente su red de tiendas, así que el minorista introdujo una gama de soluciones ágiles. Estas van desde la recogida hasta una herramienta de AR que permite a los clientes probarse virtualmente diferentes estilos de pendientes desde la comodidad de sus propios hogares.

El potencial de la AR como herramienta de ventas efectiva fue comprobado por Shopify. Sus datos del tercer trimestre destacaron que las interacciones de los consumidores con productos que utilizan el contenido de AR mostraron una tasa de conversión un 94% más alta que los productos sin AR. Una estadística muy reveladora.

realidad virtual

Realidad virtual

El potencial de la utilización de la VR en la venta minorista online es igualmente claro. Permite a los minoristas crear experiencias mucho más inmersivas y atractivas que imitan las de las tiendas físicas. En algunos casos añade mejoras que ni siquiera son posibles en el mundo real.

Fijémonos, por ejemplo, en el trabajo de Imperial Avenue para recrear la tienda insignia de Karen Millen en VR. La tienda virtual ahora permite a los clientes navegar por ella y comprar sin importar donde estén. Las tiendas virtuales son accesibles en la mayoría de las plataformas e incluyen puntos de acceso que permiten a los clientes obtener más información sobre los productos individuales, así como otras funciones interactivas.

Alibaba.com ha ido un paso más allá con su plataforma de compras Buy+, que permite a los clientes navegar no sólo por una tienda departamental, sino también recrear partes de la ciudad de Nueva York, e incluso tomar un taxi desde Times Square hasta una versión virtual de Macy’s.

Más allá de la realidad

Sin embargo, la VR y la AR no tienen que recrear simplemente el mundo real. eBay Australia y la importante tienda de Anzac Myer crearon una experiencia de VR que, en lugar de imitar una tienda normal, no tenía paredes, ni techos, ni siquiera escaleras mecánicas, lo que permitía a los clientes volar a través de infinitos espacios de productos.

La VR y la AR pueden convertir las páginas web en tiendas virtuales, y los visitantes que navegan en clientes comprometidos y felices que regresan no sólo por una ganga. También por lo que la experiencia virtual puede ofrecer, a menudo más allá de los límites de la experiencia ofrecida en las tiendas físicas de las calles principales.

realidad virtual

Experiencias inmersivas

En última instancia, se reduce a una simple pregunta como minorista: si tus clientes ya no vienen físicamente a la tienda, ¿cómo puedes seguir ofreciéndoles una experiencia de inmersión y de marca auténtica? La VR y la AR son ciertamente dos opciones potenciales para 2021.

Los avances en VR y AR han recorrido un largo camino desde que la experiencia de subirse a una montaña rusa a través de la VR de Samsung en el Mobile World Congress de 2016, que hizo que un grupo de asistentes VIP de prensa se encontraran mal. Los últimos datos de Shopify parecen apuntar hacia un fuerte caso de negocio, no sólo un caso creativo.

Soluciones eficaces

Sin embargo, independientemente de cualquier experiencia de inmersión, sigue existiendo una clara y actual necesidad de implementar soluciones eficaces que refuercen los procesos fundamentales del retail, especialmente en tiempos difíciles.

Tomemos como ejemplo de nuevo a Kendra Scott. A medida que la crisis de la COVID-19 se acentuaba, el minorista se acercó al equipo de Manhattan Associates y en sólo seis días hábiles, la joyería pudo empezar a aprovechar sus tiendas y su inventario para cumplir con los pedidos de comercio electrónico. Y, con el éxito de los esfuerzos de envío desde la tienda, Kendra Scott rápidamente añadió una capacidad de recogida también.

Después de un año atípico en la venta minorista, es probable que el 2021 siga siendo otro año desafiante para los retailers. Sin embargo, algo de lo que podemos estar seguros es del papel clave que la tecnología jugará en la reconexión de las marcas con sus consumidores y en el mantenimiento de esas experiencias de compra tan importantes para ellos.

Para más información: https://www.manh.com/es-es

Pinker Moda