PUBLICIDAD

KORNIT

Reebok acusa a las crisis de su descenso de beneficios


Reebok, la marca americana de calzado y accesorios deportivos está cumpliendo las previsiones más pesimistas de los analistas. A principios de febrero, cada acción de Reebok en la Bolsa de Nueva York valía solo 13 centavos, el año pasado por las mismas fechas eran 32. Las ventas netas para 1998 cayeron hasta los 3200 millones de dólares, cuando en 1997 fueron de 3.600 millones.
Reebok, la segunda mayor compañía de calzado de EEUU ha cargado las culpas sobre la crisis financiera global. Mantiene, por ejemplo, su porción de mercado en Extremo Oriente y en Latinoamérica, pero con dificultades. El grupo con sede en Massachusetts sufre también en casa: sus zapatillas deportivas han caído un 13,6% y otros accesorios han disminuído en un 16%. Al final de 1998, se alzaron voces en el mercado deportivo americano asegurando que los consumidores ya no estaban dispuestos a pagar precios altos por los últimos modelos de zapatillas. Paul Fireman, director ejecutivo de Reebok habló de saturación en el calzado y la confección deportiva americana.

PUBLICIDAD