×

Un nuevo tejido absorbente, hecho de carbón activo, elimina bacterias y resiste lavados



Por un extremo de la máquina fabricada en la Universidad de Alicante, entra una tira de tela de rayón viscosa color crudo y, por el otro, sale, a metro por hora, la misma tela, pero transformada en un tejido de color negro que ha encogido un 25% y ha perdido un 60% de peso. Esa tela «es puro carbón», explica el catedrático de Química Inorgánica Francisco Rodríguez Reinoso, y purifica el aire o líquido que se filtre a través de ella. La Universidad espera que aparezca una empresa interesada en producirla, mientras intenta abaratar costes. La obtención del tejido de carbón activo en la Universidad de Alicante se inició a propuesta de Inescop en 1993 para hacer plantillas contra el mal olor. La novedad está en que ahora se realiza en una planta piloto, paso previo a la planta industrial. El carbón activo, en forma de tela, tiene la capacidad de atraer partículas y retenerlas (absorber), de manera que las bacterias y otros elementos nocivos que lleve el aire o el liquido no lo traspasan. Puede servir para hacer mascarillas para obreros químicos, filtros de agua, de aire acondicionado, trajes para laboratorios o guerra química, plantillas antiolor…

Buscando una empresa

El Departamento de Química Inorgánica busca una empresa que se decida a producir su invento a escala industrial. En estos momentos, cumple el encargo de la fábrica nacional La Marañosa de Madrid, relacionada con la defensa, para mejorar las propiedades mecánicas del producto y reducir el coste de producción (mil pesetas el m2 en laboratorio). La Universidad de Alicante es el único centro productor (a escala preindustrial) de este tejido en España. Reinoso explica que, en Japón e Inglaterra, sí saben fabricarlo, «pero los procesos conocidos allí dan rendimientos bajos». El trabajo de perfeccionamiento en la obtención de tela de carbón activo lo desarrolla la becaria de investigación Ana Huidobro. Explica que es como cualquier otra tela, sólo que con esas propiedades, que no pierde al lavarla. Es «totalmente» biocompatible. Ana Huidobro indica que también se utiliza, experimentalmente, como venda sanitaria para heridas supurantes y malolientes e incluso puede ser tratada para adsorber los virus y bacterias. Se investiga su uso como soporte de catalizadores.