32 empresas de moda, con 150 marcas, han firmado el Fashion Pact


El Fashion Pact -que desea dar mayor sostenibilidad a la moda- ha sido promovido por el grupo Kering y apoyado por el primer ministro francés

16.09.2019.- El 26 de agosto, en Biarritz, en el entorno de la reunión del G7, se presentó en sociedad el Fashion Pact, un acuerdo firmado por 32 empresas del sector de la moda, que reúnen 150 de las principales marcas globales. Actuó como presentador François-Henri Pinault, CEO del grupo Kering.

Aunque la iniciativa viene de más lejos, su etapa final fue liderada por el primer ministro francés, que así quiso dar mayor lustre a la reunión de líderes mundiales.

Empresas participantes

El medio ambiente depende de todos nosotros (foto de Christian Buehner, en Unsplash)

Las empresas firmantes –salvo error u omisión- son las siguientes:

  • Adidas
  • Bestseller
  • Burberry
  • Capri Holdings Ltd
  • Carrefour
  • Chanel
  • Everybody & Everyone
  • Fashion3
  • Ferragamo
  • Fung Group
  • Galerías Lafayette
  • Gap
  • Giorgio Armani
  • H&M
  • Hermes
  • Karl Lagerfeld
  • Kering
  • La Redoute
  • MatchesFashion.com
  • Moncler
  • Nike
  • Nordstrom
  • Prada Grupo
  • Puma
  • PVH
  • Ralph Lauren
  • Ruyi
  • Selfridges Group
  • Stella McCartney
  • Tapestry
  • Zegna

Foto de Jorge Fernández en Unsplash

LVMH, otro gigante francés del lujo, había explicado ya hace unos meses que no pensaba participar en esta iniciativa. Por otro lado, llama la atención que en la lista de firmantes no aparezca el grupo Inditex, que daba la impresión de que sí estaba interesada en el proyecto y que está involucrado en otros parecidos. También llama la atención que Fashion Pact no disponga por ahora de una página web propia.

Durante el mes de octubre, Pinault reunirá de nuevo a los representantes de los firmantes. Posteriormente, estos deberán revisar anualmente los avances realizados en relación con los objetivos propuestos.

Compromisos adquiridos

Los principales compromisos adquiridos por los firmantes se agrupan en torno a tres objetivos.

  1. Detener el cambio climático. Poner los medios para alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en el 2050, con el objetivo de controlar el calentamiento global por debajo de 1,5º centígrados de aquí al 2100. Esto implica, por ejemplo, la extracción sostenible de materias primas y la utilización de energías renovables en todos los procesos productivos de alto impacto de la cadena de suministro en el 2030.
  2. Restaurar la biodiversidad. Desarrollo y aplicación de objetivos medibles científicamente con los que proteger y restaurar los ecosistemas, así como la implantación de acciones específicas en la cadena de suministro, tales como la eliminación de materias primas cuya extracción exija consumos intensivos de alto impacto. Otras medidas están dirigidas a asegurar que no se contribuye a la pérdida y degradación de ecosistemas naturales.
  3. Proteger los océanos. Algunas de las medidas previstas son la eliminación de plásticos de un solo uso en el 2030 y el desarrollo de la investigación en materia de microplásticos. También, la realización de acciones para educar a los consumidores sobre el cuidado de las prendas para evitar la polución del agua a través del microplásticos en el proceso de lavado. Los firmantes también abordarán otros programas ya desarrollados por el sector textil/moda, como la Sustainable Apparel Coalition, el Textil Exchange y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Fashion Pact, Grupo Kering, François-Henri Pinault, ecología de la moda, moda sostenible

¿Son suficientes estos compromisos?

Bastantes grupos ecologistas han manifestado ya que las medidas anunciadas no son suficientes. Consideramos que estas medidas son insuficientes. El verdadero reto es huir del fast fashion, del usar y tirar. El propio consumidor debería alargar la vida de sus prendas, ha indicado Teresa Gil, responsable del programa de agua de WWF.

Greenpeace, por su parte, se ha quejado de que los compromisos adquiridos no son vinculantes y de que no plantean sanciones en caso de incumplimiento. Constituyen solo una guía de buenas intenciones.
Además, entre ellos no aparece ninguna referencia directa al tratamiento de los restos y desechos del sector, que constituyen una parte importante del problema.

Por nuestra parte, se nos ocurre añadir que los plazos estipulados son excesivamente largos. Compromisos para 2030, 2050 e incluso 2100 invitan a la falta de efectividad.

Marie-Claire Daveu, directora de Desarrollo Sostenible y Relaciones Institucionales Internacionales del grupo Kering, ha reaccionado así: en la moda, el mejor policía no es el Estado, sino el consumidor. Desde el momento en que los CEO pongan sus nombres en este documento, deberán actuar. Porque, sobre todo en las redes sociales, se nos llama rápidamente al orden, con el daño que conocemos a la reputación de las marcas.

Hay que añadir que los promotores de la iniciativa no han consultado a ninguna ONG para la elaboración del Fashion Pact. Es probable, sin embargo, que puedan tener un papel en la evaluación de sus progresos. Cuando hablamos de la idea de reunir iniciativas o cuando mencionamos la Cumbre de la Moda de Copenhague, debemos tener en cuenta que todas estas iniciativas tienen ONGs específicas, ha añadido Marie-Claire Daveu.

Pinker Moda ha informado ampliamente sobre numerosas iniciativas de sostenibilidad en el sector textil/moda. Las puedes ver en nuestra web.

Pinker Moda

Las noticias más leídas



Nombre (requerido)

Empresa

Correo electrónico (requerido)

Seleccione el país (requerido)

Seleccione la provincia (requerido)

Seleccione el SECTOR (requerido)

He leído y acepto la Política de Privacidad Si

Descarga nuestra última edición!