×

El abastecimiento de China sugiere una recuperación del Covid-19 en forma de W


Los datos de QIMA sobre la demanda de inspecciones y auditorías en China muestran que el abastecimiento ha seguido una pauta de descenso y recuperación en forma de W.

|27.07.2020| A lo largo del segundo trimestre de 2020, las cadenas de suministro globales han permanecido bajo el control de la pandemia. Los cierres en las regiones de compra y fabricación están provocando caídas dramáticas pero erráticas en la demanda y oferta.

A medida que el comercio global entra en la segunda mitad de 2020 se está poniendo de manifiesto que el Covid-19 no ha trazado nuevos mapas de contratación mundial pero sí que ha acelerado y profundizado una serie de tendencias preexistentes. Entre ellas destacan: la disminución de la dependencia de China, la diversificación de las carteras de proveedores y el uso de herramientas digitales.

QIMA, recuperación, impacto covid-19, industria textil, abastecimiento de china, aprovisionamiento, impacto covid industria textil, recuperación covid-19

China, fuente de aprovisionamiento clave

Los datos de QIMA sobre la demanda de inspecciones y auditorías en China muestran que, en lo que va de 2020, el abastecimiento de China ha seguido una pauta de descenso y recuperación en forma de W.

Después del estancamiento inicial durante el cierre de Covid-19 (-33% interanual en enero-febrero de 2020), la fabricación mostró signos de recuperación en marzo (-12% interanual); seguido de otro descenso en abril (-22% interanual), ya que la demanda de los compradores occidentales se desplomó. Con la disminución de las restricciones en Occidente, parece que el abastecimiento de China se está recuperando nuevamente. De hecho, la demanda de inspecciones y auditorías aumentó a partir de mayo (-5,5% interanual en mayo y +1% en junio).

Los compradores de la UE han desempeñado un papel importante en la recuperación de China, con una demanda de inspecciones y auditorías que se disparó en un +16% interanual en mayo y un +28% en junio. Mientras tanto, muchos compradores de los Estados Unidos encuentran dificultades para hacer una ruptura limpia con China: la demanda de inspecciones en el segundo trimestre bajó solo un -12%, lejos de la caída esperada.

De hecho, en julio QIMA encuestó a más de 200 empresas en todo el mundo sobre sus patrones de abastecimiento. El 87% de los encuestados de Estados Unidos incluyó a China entre sus tres principales geografías de abastecimiento y el 60% hizo más de la mitad de su abastecimiento de China. Además, los datos de QIMA sugieren que, en algunos sectores, las marcas estadounidenses siguen dependiendo en gran medida de China.

Los cierres castigan la fabricación asiática

El abastecimiento en los centros de fabricación asiáticos fuera de China fue diezmado en los dos primeros meses del segundo trimestre a medida que se produjeron los cierres relacionados con Covid-19. En todo el sureste asiático (Vietnam, Camboya, Indonesia, Myanmar y otros) la demanda de inspecciones y auditorías se derrumbó un -52% interanual en abril.

Durante el mismo período, el abastecimiento se paralizó virtualmente en el sur de Asia, con una demanda de inspecciones que cayó un -96% en abril y un -74% en mayo. Esto fue debido a los bloqueos que impusieron estas regiones en un intento de contener el virus.

QIMA, recuperación, impacto covid-19, industria textil, abastecimiento de china, aprovisionamiento, impacto covid industria textil, recuperación covid-19

El mes de junio marcó el comienzo de la recuperación de los fabricantes asiáticos fuera de China, con volúmenes que volvieron a aumentar en Filipinas, Malasia y Myanmar. Vietnam disfrutó de una renovada popularidad entre las marcas norteamericanas, con una demanda de inspecciones de +42% interanual en junio. Mientras tanto, en el sur de Asia, Bangladesh vio el comienzo de una recuperación. Esta se manifestó con una afluencia de pedidos de compradores de la UE y de los Estados Unidos por igual (+49% interanual en junio).

Estados Unidos diversifica el abastecimiento

Si bien la diversificación de las fuentes de abastecimiento sigue siendo una tendencia destacada, los resultados de la encuesta de QIMA revelan una correlación entre el lugar donde tiene su sede una empresa y la probabilidad de que cambie sus proveedores en 2020.

Por ejemplo, más de la mitad de los encuestados con sede en la UE indicaron que no tenían planes inmediatos de seguir cambiando sus fuentes de abastecimiento; lo mismo ocurrió con casi un tercio de los encuestados con sede en Asia (fuera de China). Por el contrario, casi el 95% de los encuestados residentes en los Estados Unidos tenían planes de cambiar de proveedor debido a la pandemia y a las preocupaciones actuales en torno a la guerra comercial entre los Estados Unidos y China. Los países y regiones que más suenan como alternativa a China son Vietnam (citado por la mitad de todos los encuestados de EE.UU.) y el sur de Asia (el 30% de los encuestados expresaron su preferencia por Bangladesh o la India).

La producción de EPP mantiene a flote las cadenas de suministro

A lo largo del primer y sobre todo del segundo trimestre de 2020, la producción de EPP (equipos de protección personal) ha contribuido a mitigar algunos de los efectos de la pandemia en múltiples eslabones de las cadenas de suministro globales; desde las materias primas y la fabricación hasta la logística y el control de calidad.

Además, los EPP también han demostrado ser una balsa salvavidas muy necesaria para la recuperación sector textil y de la confección; muy castigados por los cierres de tiendas, los retrasos en la fabricación y el cambio de la demanda (inspecciones y auditorías en H1 2020 -21% interanual). Hasta ahora varios países (incluyendo China, Vietnam, Bangladesh, Camboya y Myanmar) han destinado una parte de sus capacidades de fabricación de confección a la producción de EPP.

Entre enero y mayo de 2020, los volúmenes de inspecciones de los artículos de EPP realizados por QIMA se multiplicaron por 30, con más de 1.200 millones de mascarillas inspeccionadas en el segundo trimestre.

QIMA, recuperación, impacto covid-19, industria textil, abastecimiento de china, aprovisionamiento, impacto covid industria textil, recuperación covid-19

Aumenta el riesgo de explotación de los trabajadores

Reiniciar la fabricación de manera segura ha sido el desafío central de este trimestre para cualquier región en la que se hayan levantado los cierres. Esto ha desencadenado una serie de problemas de seguridad para los trabajadores.

Un ejemplo es Bangladesh, donde las fábricas mostraron un bajo cumplimiento con las directrices de salud y seguridad exigidas por el gobierno, lo que aumentó el riesgo de exposición. En respuesta a esos desafíos, QIMA ha visto aumentar la demanda de auditorías sanitarias.

Además, el aumento de los procedimientos de higiene y saneamiento en las fábricas, si bien es necesario, crea posibles problemas de cumplimiento. Entre estos: el riesgo de explotación si se asignan las tareas pertinentes al personal de plantilla de la fábrica de manera obligatoria o como horas extraordinarias no remuneradas.

Dados estos nuevos riesgos, se recomienda a las marcas que hagan un escrutinio extra en las horas de trabajo y el cumplimiento de los salarios; un área en la que los auditores de QIMA registraron violaciones críticas en el 7,1% de las fábricas auditadas en H1 2020.

Cadenas de suministro flexibles, ágiles y digitalizadas

El impacto de la pandemia de Covid-19 en las cadenas de suministro globales ha puesto en marcha una serie de tendencias preexistentes, con una serie de nuevos riesgos añadidos. Es probable que el panorama de las cadenas de suministro siga siendo turbulento hasta que se contenga la pandemia. Además, cualquier bloqueo existente o restablecido puede provocar fuertes fluctuaciones tanto en la producción como en la demanda.

Para responder rápidamente a esas variaciones es clave que las marcas y los minoristas avancen en sus estrategias para lograr la máxima flexibilidad y agilidad. Además, es esencial que intensifiquen el uso de soluciones digitales de la cadena de suministro para gestionar la calidad y el cumplimiento a distancia.

De hecho, casi dos tercios de los encuestados en la encuesta QIMA reportaron que la pandemia ha acelerado la determinación de su empresa de digitalizar su cadena de suministro en 2020, incluido el uso de nuevas soluciones digitales y remotas.

Para más información: https://www.qima.com/

Pinker Moda