PUBLICIDAD

TEXPROCESS

El desierto de Atacama, sepultura de miles de toneladas de desechos textiles


Atacama recibe cada año recibe 40.000 toneladas de desechos textiles que tardarán centenares de año en degradarse

18.03.2022.- La BBC británica ha emitido recientemente un informe sobre el vertedero ilegal de prendas de ropa que ha ido creciendo en el desierto de Atacama. De él se han hecho diferentes medios de comunicación.

Todos ellos han publicado imágenes de interminables montones de ropa esparcidos por el desierto de Atacama en Chile. Se trata de un espectáculo inusual en el desierto más seco del mundo pero que ha ido creciendo –sin que nadie pareciese enterarse- durante los últimos años. Es un resultado directo del creciente consumo global de moda, que no ha sido diseñada para facilitar el reciclaje de las prendas al final de su vida útil.

Los expertos calculan que casi 40.000 toneladas de prendas usadas o invendidas acaban cada año en Atacama, lejos de la vista de la mayoría de los ciudadanos.

Atacana, ¡desechos textiles
Una vista del vertedero en el desierto de Atacama

Alex Carreño, que había trabajado en el área de importación del puerto de Iquique, el más cercano a Atacama, asegura que las prendas llegan de todo el mundo. Cuando no pueden ser vendidas en América Latina, la mayor parte es definitivamente desechada. Como nadie está dispuesto a pagar los aranceles aduaneros necesarios para llevársela, se queda en la zona franca de Iquique y acaba enterrada en el desierto de Atacama.

El problema –como saben los lectores de Pinker Moda– es que la ropa no es fácilmente biodegradable. Contiene productos químicos que impiden que pueda ser aceptada en vertederos oficiales, explica Franklin Zepeda, creador de EcoFibra, una startup que trata de producir paneles aislantes a partir de ropa reciclada. Desde 2018, esa empresa utiliza desechos textiles para fabricar aislantes térmicos y acústicos para edificios.

Los residuos textiles, un problema creciente

Ecofibra nació ya en 2016 ante la necesidad de reducir los residuos textiles y adaptarse a la economía circular. Para ello se dedicó a reciclar desechos de todo tipo y a transformarlos en paneles para el aislamiento térmico y acústico. Cada año llegan a su comarca –cuya capital es Iquique- casi 60.000 toneladas de ropa de segunda mano. Esto genera un problema agudo de residuos textiles, en cuya solución trabajan empresas como ella misma, que dan un nuevo valor a los residuos.

Otra empresa chilena que contribuye a la solución del problema es Ecocitex, fundada por Rosario Hevia en 2019. Fabrica hilo a partir de telas y prendas desechadas, con un procedimiento que no usa agua ni productos químicos. La propia Rosario ha dicho: durante muchos años consumimos y a nadie pareció importarle que se generaran cada vez más residuos textiles. Ahora, sin embargo, la gente empieza a cuestionarse la situación, que resulta ya insostenible.

Según algunos estudios, la fabricación de ropa y calzado genera entre el 8% y el 10% de las emisiones mundiales de carbono. Desgraciadamente, una parte importante de esta producción apenas de utiliza y acaba destruida, quemada o olvidada en los vertederos. Allí, la ropa puede tardar hasta 200 años en biodegradarse. Durante este tiempo, perjudica al medio ambiente al liberar sustancias químicas en el aire y en los cursos de agua subterráneos.

Según la Fundación Ellen McArthur, la producción mundial de ropa se cuadruplicó entre 2004 y 2019. La pandemia supuso un frenazo a las ventas en 2020, pero en 2021 los consumidores volvieron a comprar ropa a un ritmo frenético, impulsados por la publicidad de las marcas del sector y de su deseo de mejorar su apariencia externa.

+ Info: https://ecofibrachile.cl/ y https://www.ecocitex.cl/

Pinker Moda

PUBLICIDAD

GUIA DE FORMACION