La ATP retrata el sector textil portugués en el marco de Modtissimo


Durante la conferencia de prensa, Ana Paula Dinis, miembro de la ATP, habló sobre las exportaciones textiles lusas a cierre de 2021 y resaltó la resiliencia, la capacidad de reacción y la responsabilidad social y medioambiental del sector.

|18.02.2022| En esta ocasión, la conferencia de prensa de Modtissimo se celebró en petit comité y en un formato desenfadado de pregunta-respuesta. Ana Paula Dinis, miembro de la ATP (Asociación Textil Portuguesa), fue la encargada de dar a conocer los datos comerciales del último estudio de asociación.

Récord de exportaciones en 2021

En 2021 las exportaciones portuguesas del sector textil/moda han batido un récord histórico, alcanzando los 5.419 millones de euros (un 16,5% más que en 2020). Francia promete ser el país de Europa que más aumente las exportaciones portuguesas. EUA, por su parte, ha registrado un crecimiento enorme; especialmente gracias a la indumentaria y al textil hogar, así como en productos de punto, macramé, cuerdas trenzadas, etc.

Algunos productos, sin embargo, no han logrado recuperarse de la pandemia. Es el caso de la confección en tejido, un producto orientado a prendas de vestir que se han visto relegadas a un segundo puesto por el athleisure y otros artículos más confortables elaborados generalmente en punto. Y es que el confinamiento, las restricciones y la nueva normalidad han puesto a la orden del día una estética más casera y confortable y -al menos hasta la fecha- han dejado atrás los grandes eventos sociales que requerían un código más elegante.

ATP

A pesar de todo, los últimos meses de 2021 ya empezaron a reflejar un cambio de tendencia: la gente se vuelve a vestir. Así pues, se espera que de cara a este 2022 se alcance la recuperación total del sector textil portugués. Además, unas previsiones optimistas aseguran que dentro de tres años, cuando el Covid-19 haya quedado definitivamente atrás, la industria lusa saldrá reforzada de esta situación. En este periodo complejo, las empresas portuguesas han demostrado ser altamente resilientes y adaptativas; dos atributos clave para sobrevivir en cualquier sector.

Aumentar precios o morir

Otro rasgo que define al sector actual es el aumento en los precios. Los productores no han tenido más remedio que repercutir sobre el precio final el gran aumento del coste de las materias primas, la energía, la logística, el salario mínimo… Las empresas han tenido que subir precios para cubrir gastos. En palabras de Ana Paula Dinis, “era esto o desaparecer”. Como ejemplo destacan las empresas de tintura, que han tenido que incrementar un 15-30% sus productos y servicios para cubrir los costes.

Valor añadido como diferenciación

Portugal tiene claro que no puede competir a nivel de precio con otros países productores como China o Bangladesh. Así pues, debe destacar por otros aspectos como la flexibilidad en la producción, la rapidez de reacción, la proximidad con los clientes, los bajos tiempos y costes de logística, etc. 

Estos atributos se están valorando cada vez más positivamente en estos tiempos de cambio que estamos viviendo -sobre todo a raíz de la pandemia-. Finalmente, cabe destacar la sostenibilidad, la circularidad y la RSC como otros de los valores añadidos de los productos lusos.

“Etic”, un sello para el Made in Europe

En el marco de la conferencia de prensa se dio a conocer también una nueva iniciativa llamada «Etic». Se trata de un sello que pretende defender el Made in Europe y sus buenas prácticas a nivel social y medioambiental. De momento forman parte de esta iniciativa Francia, Portugal, Italia y España. Las empresas que deseen poseer el sello deben llevar a cabo como mínimo dos eslabones de la cadena de valor dentro del territorio europeo y cumplir con unos estándares sociales y medioambientales previamente estipulados por Etic. 

Portugal está avanzando mucho en términos de sostenibilidad, lo que le está ofreciendo una gran ventaja competitiva. De hecho, según Dinis, “la economía circular ha avanzado mucho, llegándose a producir artículos que ya son diseñados pensando en el final de su vida útil”.

Simbiosis entre startups e industriales históricos

Otro de los rasgos que ha caracterizado históricamente a la industria textil portuguesa es que muchas de las grandes compañías lusas están orientadas a la producción para terceros, pero no tienen marcas propias reconocidas. Los industriales no tienen inquietudes en cuestiones relacionadas con el marketing; esenciales para dar a conocer una firma

Actualmente, sin embargo, se está empezando a ver un movimiento asociativo nacional. Este consiste en que jóvenes startups concienciadas sobre el poder del marketing crean marcas y se asocian con industriales tradicionales para producir sus colecciones. Estos tándems permiten exprimir al máximo el talento portugués y el savoir faire de una industria textil/confección histórica; y, al mismo tiempo, dar a conocer firmas portuguesas gracias a las nuevas tecnologías y a los conocimientos de los más jóvenes emprendedores. Hasta la fecha, los resultados que están dando estas asociaciones son muy incipientes pero algunas de ellas esperan crecer y dar el salto a nivel internacional.

Falta de mano de obra cualificada

La pandemia, y el auge del eCommerce vinculado a ella, han puesto de manifiesto otra problemática. El sector portugués del textil y la moda carece de profesionales cualificados para realizar procesos de producción digitalizados, explotar el potencial del marketing, comunicar en línea con la sostenibilidad, etc.

Esto se debe a que, históricamente -y todavía hoy en día- los empleos del sector textil no están bien reputados a ojos de la sociedad, y los jóvenes apuestan por formarse en otros segmentos más bien considerados. En pocas palabras: los jóvenes no quieren formar parte de esta industria y los mayores se están quedando desfasados en términos de digitalización y sostenibilidad; dos cuestiones claves para competir en un mercado globalizado. Esta escasez de mano de obra cualificada afecta a toda Europa y a muchos sectores, pero especialmente a Portugal y en el ámbito textil/moda.

Parque empresarial

En cuanto al parque empresarial, no son muchas las compañías que cierran y, las que lo hacen, no suelen ser grandes referentes. En términos de aperturas, Portugal sigue registrando nuevas empresas, pero no suelen ser grandes productoras -como las tradicionales- sino iniciativas que combinan la tradición con la modernidad. Por ejemplo: eCommerce, soluciones a problemas muy específicos relacionados con la tecnología y la digitalización. 

Todo ello retrata una industria lusa del textil/confección que está enfrentando con éxito grandes desafíos. El sector se mantiene más unido que nuca para salir reforzado de la pandemia y poder competir a nivel internacional en un escenario marcado por la sostenibilidad y la digitalización.

Para más información: www.atp.pt

Pinker Moda