17 AGO 2022 Temas del día:
×
MOMAD

La marca Balenciaga abre una tienda de alta costura en París


La nueva tienda de Balenciaga se ubicará en el nº 10 de la Av. George V, donde el creador abrió su primera tienda en Francia en 1937

11.07.2022.- Balenciaga, una de las más prestigiosas casas de alta costura, ha anunciado la apertura de una tienda para este segmento de mercado en el número 10 de la Avenida George V, una de las calles más prestigiosas de la capital francesa. 

Esta nueva tienda no solo ofrecerá la colección de alta costura, que produce únicamente bajo encargo. También pondrá a disposición del publico colecciones especiales y artículos personalizables. Su objetivo, en todo caso, es acercar la alta costura a las generaciones jóvenes. 

Se trata de una ubicación muy importante para la casa de moda. Es el lugar exacto en el que Cristóbal Balenciaga abrió su primera tienda en Francia en 1937. Poco después del estallido de la guerra civil en España, a mediados de 1936, Balenciaga se trasladó a Francia. 

La tienda estará dividida en dos plantas organizadas por categorías: textil, accesorios y otros objetos. El concepto de esta tienda es que suponga un acceso a la alta costura, que continúa siendo un universo muy cerrado, especialmente para las generaciones más jóvenes, ha asegurado Cédric Charbit, consejero delegado de Balenciaga. 

Balenciaga presentó su última colección de alta costura –la número 51 de su historia- diseñada por Gemna Gvasalia el 6 de julio, dentro de la Semana de la Moda de París.

Bal¡enciaga, alta costura
La tienda de Balenciaga en la avenida Georges V, de París, justo antes de su apertura

Recordemos el perfil de Cristóbal Balenciaga 

Cristóbal Balenciaga nació en Guetaria (Guipúzcoa), localidad que alberga su Museo. Su padre era pescador y su madre costurera. 

Desde pequeño soñó con ser modisto. A los 13 años, la marquesa de Casa Torres conoció su ansia por aprender el oficio de la moda, y le planteó un reto. Después de superarlo con creces, la marquesa se convirtió en su mecenas. 

Entre 1918 y 1924 se asoció a las hermanas Lizaso para crear la casa Balenciaga Lizaso, que desapareció poco después por desavenencias entre ellos. 

Pronto abrió una tienda en San Sebastián y otras en Madrid y Barcelona. La Familia Real y la aristocracia empezaron a llevar sus diseños. Cuando estalló la guerra civil española, tuvo que cerrar sus tiendas, y se trasladó a París. Allí, en 1937, abrió su taller en la avenida George V. 

Balenciaga impuso un estilo innovador, con hombros caídos, cintura pinzada y caderas redondas. A diferencia de otros diseñadores, dominó la costura y el manejo de tejidos. Prefería las telas con peso, que enriquecía con bordados a mano, lentejuelas o pedrería. Entre sus creaciones, destacan los vestidos negros, los abrigos cuadrados sin cuello ni botones, la manga japonesa, el vestido túnica y los impermeables transparentes. 

La lista de sus clientas incluyó a Marlene Dietrich, Greta Garbo, Grace Kelly, Ava Gardner, Audrey Hepburn, Jackie Kennedy, etc. Una de sus mayores admiradoras fue la millonaria estadounidense Rachel L. Mellon, para quien realizó cientos de piezas, actualmente en el Museo Balenciaga. 

Tenía un carácter reservado y un método de trabajo riguroso y discreto. No le gustaban las multitudes ni la vida mundana. Guardó con celo su vida privada.

Balenciaga, alta costura
Presentación de la colección de Balenciaga en diciembre de 2021

La retirada del maestro 

Decidió retirarse en 1968, tras 50 años en activo, debido sobre todo a la llegada del prêt-à-porter. Siempre se dedicó en exclusiva a la alta costura. Francia le nombró caballero de la Legión de Honor. Sus relaciones con la Chambre Syndicale de la Haute Couture fueron tormentosas porque rechazaba sus exigencias. 

Balenciaga definió así la profesión de modisto: un buen modisto debe ser arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida. 

Se se retiró de la alta costura y cerró su taller en París y Madrid en 1968, sobre todo por razones de índole económica. Los impuestos franceses se comían buena parte de sus escasos beneficios. Además, su clientela estadounidense –que había llegado a suponer el 70% de sus ventas- dejó de comprar alta costura francesa. Regresó a España y terminó sus días viviendo en su casa de Altea. 

El cierre de su casa de alta costura, sin embargo, no supuso la desaparición de la marca Balenciaga. Estuvo inactiva hasta 1986, cuando Jacques Bogart adquirió sus derechos. 

Aunque desligada de la figura de su creador, la marca se ha mantenido activa hasta ahora. Comprende productos de alta costura, prêt-à-porter, perfumería, joyas y otros complementos. Por otro lado, Guetaria estableció una fundación con el objetivo de crear un museo dedicado a su figura, que se inauguró en 2011. Cuenta con 1,200 piezas, aunque solo muestra una parte de ese fondo. 

+ Info: https://www.balenciaga.com/