PUBLICIDAD

TEXPROCESS

Changing Markets critica a las certificaciones de sostenibilidad en la moda


El informe de Changing Markets critica a las certificaciones de sostenibilidad en la moda y urge su sustitución por normas oficiales

19.04.2022.- La fundación Changing Markets ha publicado el informe titulado Licence to Greenwash, que analiza diez certificaciones e iniciativas usadas medir la sostenibilidad de las marcas de moda. Su conclusión es que en realidad están actuando en realidad como una cortina de humo para que la moda siga siendo una carga pesada para el planeta. Pinker Moda informa sobre este informe pero no coincide necesariamente con su diagnóstico -que nos parece excesivamente radical- ni con sus conclusiones.

El informe investiga los sistemas puestos en marcha por la Fundación Ellen MacArthur, The Textile Exchange, WRAP (Waste & Resources Action Programme), Cradle2Cradle, The Higg Index de la Sustainable Apparel Coalition (SAC), etc. En todos los casos evalúa su nivel de ambición, independencia, transparencia y resultados.

Changing Markets, sostenibilidad, certificaciones

Por ejemplo, descubrió que el SAC no ha creado ningún impacto medible en la última década. El Índice Higg de la SAC, por su parte, permite a las marcas elegir los temas en los que quieren comprometerse y califica a los productos sintéticos derivados de los combustibles fósiles como la opción más sostenible. Boohoo utiliza su pertenencia a SAC, WRAP y el Consorcio de la Microfibra para ocultar el escándalo de la esclavitud de 2020.

Como el número de iniciativas voluntarias ha aumentado en los últimos cinco años, parece que el sector de la moda está abordando su acercamiento a la sostenibilidad. Sin embargo, el informe recuerda que su impacto medioambiental ha empeorado durante el mismo periodo. Sólo en los últimos 20 años, el uso de la fibra de poliéster se ha duplicado con creces, lo que ha hecho que el sector dependa del uso continuo de combustibles fósiles y haya aumentado la producción y los residuos.

Las actuales certificaciones facilitan el greenwashing

George Harding-Rolls, director de Changing Markets, ha comentado: las marcas de moda –que aumentan su producción y su daño al medio ambiente- utilizan los sistemas de certificación para crear una cortina de humo. Estos sistemas son charlatanes poco ambiciosos, que no rinden cuentas a nadie y que proporcionan un señuelo para las prácticas insostenibles del sector. Todo ello permite un greenwashing a gran escala. No necesitamos más esquemas voluntarios. Las certificaciones similares a las analizadas en el informe actúan como un placebo, creando falsas expectativas respecto a la sostenibilidad de las empresas. Esto hace que se retrasen y descarrilen reformas sistémicas, como las leyes que impulsarían mayor transparencia y circularidad. Necesitamos urgentemente una legislación ambiciosa para cambiar el rumbo de la moda hacia una senda más ecológica.

Un estudio de mercado realizado también por Changing Markets revela que el 34% de los consumidores británicos opta habitualmente por comprar artículos con etiquetas o certificaciones verdes. Un porcentaje similar considera que los sistemas de certificación proporcionan información fiable sobre las credenciales ecológicas de las marcas.

La fundación también llama la atención del público sobre las tácticas de greenwashing de la moda con el reciente lanzamiento de Greenwash.com, que muestra a los consumidores lo extendido que está en los productos y anuncios de la fast fashion e incluso en las marcas de lujo.

Changing Markets, sostenibilidad, certificaciones
Montañas crecientes de desechos textiles

Las autoridades deben imponer sus normas

El informe se adelanta a la estrategia de la UE para el textil sostenible, que se ha publicado el 30 de marzo, y que Pinker Moda abordará próximamente. Aborda el exceso de consumo y los desechos que produce el sector, sobre todo como consecuencia de la fast fashion. Pretende crear un modelo más circular, ya que el sector textil/moda es el cuarto de la UE en uso de materias primas y agua, después de la alimentación, la vivienda y el transporte.

En la actualidad, los europeos consumen una media de 26 kilos de productos textiles por persona y año. Como cada pieza se utiliza sólo durante un corto periodo de tiempo, esto provoca que se desechen más de 11 por persona y año.

Este nuevo informe de Changing Markets recomienda que se supriman todos los programas, salvo los más exigentes. Además, pide a las autoridades a obliugar al sector a cumplir requisitos obligatorios ambiciosos. Los programas voluntarios que queden:

  • Deben eliminar los conflictos de intereses
  • Buscar la imparcialidad
  • Adoptar un enfoque integral del ciclo de vida de los productos
  • Exigir a las marcas que publiquen información transparente auditada por entidades independientes.

Safia Minney, ex directora general de People Tree y fundadora de Fashion Declares!, ha dicho: no se puede dejar que el sector de la moda se regule a sí mismo. Si queremos ver un verdadero cambio, las autoridades deben obligar a las marcas a responsabilizarse de su devastadora contribución a la crisis climática, ecológica y social y de su uso continuado de combustibles fósiles. Sin esto, el sector nunca podrá pretender ser verdaderamente sostenible.

+ Info: http://changingmarkets.org/wp-content/uploads/2022/03/LICENCE-TO-GREENWASH-FULL-REPORT.pdf y https://greenwash.com/

PUBLICIDAD