PUBLICIDAD

TEXPROCESS

China quiere limitar su producción de seda, aumentar la calidad y potenciar su uso doméstico


Beijing ha decidido reestructurar su industria de la seda y desarrollar su producción doméstica ante la realidad de que China, pese a su desbordante presencia en el mercado mundial, (supone el 70% de las transacciones en lo que a la seda se refiere), no ha sido capaz de controlar los precios mundiales desde que empezó la crisis asiática. La estimación de pérdidas en este sector en el año 1997 fue de unos 40.000 millones de pesetas y las exportaciones bajaron el año pasado en un 15,23%. Además, los precios de la seda han disminuído hasta alcanzar los 3.300.000 pesetas por tonelada.
Uno de los objetivos prioritarios para paliar esta situación es el de limitar la producción de capullos a 400.000 toneladas por año, por lo que este año se va a controlar fuertemente la distribución de huevos de gusano a los criadores. La capacidad de la industria de la seda podría ser reducida en un tercio con la eliminación de 190.000 husos.
Con estas medidas, Beijing desea potenciar la calidad de los productos de seda para lograr un aumento notable en el uso doméstico de este tejido. Además, las exportaciones de prendas de seda a los Estados Unidos han sido liberalizadas desde principios de este año y no se requieren licencias de exportación.

PUBLICIDAD

GUIA DE FORMACION