Así afronta la pandemia del Coronavirus la industria de la bisutería


La industria de la bisutería ha reaccionado con firmeza pero con preocupación e incertidumbre ante un porvenir poco esperanzador tras el levantamiento del Estado de Alarma.

|01.04.2020| Igual que muchos otros sectores y sus respectivas asociaciones, Sebime también ha emitido un comunicado exponiendo la situación del sector de la bisutería y las medidas que la Administración Pública debería abordar. Como es sabido, esta asociación organiza sus propias presentaciones en Barcelona y Madrid, donde tiene programada una los días 3 y 4 de junio. Además, sus asociados participan en numerosos salones, como Bijorhca en París o Infergift y Bisutex en Madrid.

Desde SEBIME, Asociación Española de fabricantes de Bisutería, han querido incidir en la problemática de un importante sector de la moda. Exponemos a continuación el comunicado de SEBIME:

Fuerte caída en el sector

Desde el inicio de la crisis por el Covid-19 a mediados de febrero y el posterior avance de la pandemia, la industria bisutera no ha sido ajena a las dificultades. El sector ha vivido una bajada drástica en las ventas; la cancelación y aplazamiento de pedidos; el retraso en los cobros; la cancelación de eventos y ferias; la paralización de la cadena de suministro de materias primas y, por consiguiente, la paralización de todo el proceso productivo.

Estado de Alarma

La situación se ha agravado desde la entrada en vigor del Estado de Alarma puesto que todos los clientes de nuestros fabricantes se han visto afectados directa o indirectamente. Bien porque sus negocios han cerrado o porque lo han hecho sus clientes y no pueden servir ningún pedido. En este sentido, cabe recordar que una gran parte de los fabricantes de bisutería no vende directamente al público sino a través de mayoristas o a otros fabricantes. Este último sería el caso de las empresas dedicadas a la fabricación de componentes, lo que implica que se ha paralizado por completo su trabajo.

ERTE

Además, los fabricantes que se dedican a la venta online a través de sus propios canales de distribución también han visto reducidas o anuladas sus ventas. De hecho, una vez fabricados los últimos pedidos, muchas empresas se han visto obligadas a solicitar un ERTE. También la responsabilidad social de las empresas frente a sus trabajadores y sus familias, les obligó a tomar la decisión de cerrar ya hace unos días.

Reactivación de la economía

Somos conscientes de que, una vez normalizada la situación, costará mucho reactivar nuestras empresas ya que, al fabricar productos que no son de primera necesidad, la debilidad de la economía se reflejará en su bajada de ventas al público de este tipo de producto, habiéndose perdido, asimismo, buena parte de la campaña de ventas de las colecciones primavera-verano 2020.

Garantías de supervivencia

El contexto actual implica que las medidas adoptadas para compensar los efectos económicos de la pandemia no respondan de manera efectiva a las necesidades del sector bisutero a medio y largo plazo. Ante este escenario, creemos que sería conveniente incorporar algunas medidas que aseguraran la continuidad de las empresas y el mantenimiento de los puestos de trabajo. Entre estas destacan:

  • Aceptar todos los ERTE presentados por las empresas afectadas.
  • Prorrogación de los ERTE u otras medidas que puedan adoptarse después del levantamiento del estado de alarma ya que la recuperación del sector bisutero será a largo plazo.
  • Flexibilizar temporalmente los convenios colectivos publicados, a través de acuerdos extraordinarios entre las organizaciones empresariales y sindicatos.
  • El refuerzo de las medidas de aplazamiento tributario durante este mismo plazo. La exoneración de impuestos mientras se prolonguen las consecuencias económicas de esta crisis socio-sanitaria.
  • Se diseñen campañas de incentivación del consumo interior y nacional para el momento que se normalice la situación y se recupere cuanto antes la promoción exterior.

Entendemos que todas las medidas ha de extenderse a todas las empresas desde el momento en que se hayan visto obligadas a cesar o restringir su actividad. Si se limitan estas medidas, y las futuras que puedan adoptarse, su eficacia será menor y la recuperación económica, imposible de conseguir, al igual que sucede con la superación de la pandemia, sin la implicación de todos no será posible.

Para más información: https://www.sebime.org/

Pinker Moda