×
FERIA 080

23 OCT 2021 Temas del día: Milano Unica Shanghai Teijin Cordley Oeko-Tex Euratex y la UE

Denuncian a Curtidos Marenostrum por contaminación tras promesas incumplidas


Curtidos Marenostrum es una empresa de 86 empleados en una zona industrial y comercial de Vall d@#¬Uixó (Castellón). Los trabajadores y empresarios de la zona adyacente a la empresa, así como los vecinos del cercano barrio de Carmaday, han presentado una denuncia formal contra Marenostrum a la que acusan de «elevado grado de polución y emisión de gases irritantes que provocan olores» además de «un alto grado de contaminación acústica, estar fuera de ordenación urbanística y no poseer licencia de apertura». En varias ocasiones Curtidos Marenostrum prometió a vecinos y Ayuntamiento acabar con las molestias. El primer plazo acabó en agosto, sin producirse ninguna mejora. Se acordó entonces otro para Navidades: nada cambió. Los vecinos decidieron presentar la denuncia contra la empresa el 19 de Enero y además amenazan con denunciar también al Alcalde, Vicente Aparici del PP, por delito ecológico si no pone fin a las molestias que causa la empresa de curtidos. Piensan que en el Ayuntamiento «han dejado demorar en exceso la situación, no han sido contundentes, nos han estado dando plazos continuamente y entendemos que tanto al empresa como el Ayuntamiento se han reído de nosotros».Los denunciantes han recordado el precedente cercano de Rocersa, empresa de Vila-real que cerró a raíz de la denuncia de dos vecinos y salpicó al alcalde del pueblo por no resolver el expediente que el consistorio había abierto sobre la contaminadora.El baile de los políticos

La oposición entró en juego días después de la denuncia. El concejal socialista en La Vall, Pedro Ramón Segarra, aseguró que ya en abril de 1996 se había hecho un informe que daba la solución al problema de los malos olores. El estudio analizaba la depuradora que Marenostrum heredó de la antigua factoría Imepiel diciendo: «el permanganato potásico es uno de los oxidantes industriales más enérgicos y su aplicación en la depuración de aguas es sencilla y exenta de riesgos y constituye un medio de gran efectividad para la eliminación del ácido sulfhídrico responsable de los olores ofensivos». Con una solución apuntada ya desde1996, Ramón Segarra echa toda la culpa a la «falta de sensibilidad ecológica» del alcalde, quien anunció que en agosto de1997 habría una depuradora industrial municipal que todavía no se ha terminado.El concejal por Esquerra Unida, Rafael Orenga, opina que muchos de los errores vienen de hacer confluir una zona industrial y otra comercial «en aras a los intereses del actual concejal de Urbanismo y Obras Públicas, Alfonso López«. Alfonso López, por su parte, reconoció la gravedad de la situación, pero apunta un par de soluciones en marcha: por un lado, afirma que la empresa ya está construyendo una depuradora junto a la depuradora municipal. Por otro, el consistorio también trabaja en un colector de aguas residuales. Además «el ayuntamiento procederá al cierre cautelar d ela firma si no evita el gardo de contaminación de sonido y polvo».