×

8 MAY 2021 Temas del día: CCOO H&M Estrategia Industrial Madrid Craft Week U.S. Cotton Trust Protocol

Doce grandes del textil y el calzado crean el Grupo de Marcas para luchar contra las falsificaciones



El mito del pequeño pirata
El delito y su geografía
El eterno atasco judicial
Las viejas técnicas de lucha
Cambiar a la sociedad… por 400 millones anuales

Les va mucho dinero en ello, y no es cuestión de andarse con remilgos. Nike y Adidas, Levi@#¬s y Pepe Jeans… eternos rivales unen esfuerzos frente a la amenaza común de las falsificaciones y la piratería.

Adidas, Nike, Kappa, Umbro, Alpha, Camper, Lacoste, Levi@#¬s, Liberto, Burberrys, Pepe Jeans, Tommy Hilfiger… estos son los grupos de ropa deportiva o calzado o tejanos o ropa informal que han decidido crear el Grupo de Marcas.

El mito del pequeño pirata

«Uno de los mitos sobre los falsificadores es que se trata de pequeños delincuentes que trabajan con un par de máquinas en casa», expone Oscar Iniesta, portavoz del Grupo de Marcas. «Al contrario: se trata de una industria sumergida potentísima, con capacidad para reaccionar muy rápido cuando aparece un nuevo modelo en el mercado. Cuentan con equipos muy sofisticados que les permiten detalles de falsificación compleja. Sus trabajadores están sometidos a la precariedad de las fábricas clandestinas, en una economía sumergida que fomenta el nacimiento y crecimiento de mafias poderosas y las redes de distribución paralelas. Alimenta una situación de fraude permanente, y como es competencia desleal, el comerciante legal puede perder su negocio.»

El delito y su geografía

En el caso concreto de España, el producto falsificado se suele elaborar en multitud de pequeñas fábricas, pero éstas están organizadas en redes pertenecientes al crimen organizado, según el Grupo de Marcas. Hay además unas zonas perfectamente delimitadas donde se piratea más: Cataluña, Valencia y el Levante, Galicia y la costa andaluza. El calzado pirata se incauta por toda la Comunidad Valenciana, pero también en las muy concretas áreas de Arnedo, en La Rioja e Ilueca, en Zaragoza.

Nike especifica aún más los puntos negros de la falsificación textil: Ubrique y Priego en Córdoba, Fuenlabrada y área de Madrid como zona distribuidora. Los puertos de Algeciras, Alicante y Valencia y los aeropuertos de Canarias, Barcelona y Madrid son portales para el contrabando marroquí u oriental. Las falsificaciones portuguesas se elaboran en Valença de Miño y Miranda de Duero y entran en España por Tuy (Galicia) y Fuentes de Oñoro (Salamanca), donde una policía sin medios se ve impotente en la Europa sin fronteras.

El eterno atasco judicial

El nuevo Grupo de Marca destila comprensión y colaboración con las fuerzas de seguridad, mientras se queja de la lentitud de los procedimientos de incautación. Umbro habla de «barreras legales» y Levi@#¬s de «vacíos legales» pero es Camper quien expone la situación con más claridad: «Hoy en día, en España, la empresa que falsifica productos con una vida comercial media de seis meses, sabe que puede actuar con un grado de impunidad bastante elevado. Las resoluciones judiciales no llegan a tiempo para impedir que el producto falso sea absorbido por el mercado». El problema, según Camper, está en los requerimientos notariales previos que se hacen a los infractores, lo que les da tiempo para vender su producto.¿Qué pretende el Grupo de Marca? No cambiar los artículos de la ley (el 273 y 274 del Código Penal) sino que las penas que se impongan sean más duras y estrictas, que los procedimientos de incautación sean más ágiles y la investigación más rápida. En algunos países de Europa -Francia, Alemania, Benelux- la policía tiene atribuciones para investigar y todo es más rápido y estricto, aseguran. Ellos deben saberlo bien: trabajan esos mercados desde hace muchos años.

Las viejas técnicas de lucha

Hacer la guerra a la piratería por cuenta propia es complejo. A veces es fácil distinguir las falsificaciones: por ejemplo, son falsos todos los cinturones Nike, todos los llaveros, mecheros, adornos Adidas, todos los relojes Tommy Hilfiger… ¡son productos que estas marcas no fabrican! Otras veces se falsifican hasta las etiquetas, y sólo con una luz especial puede verse la diferencia. Pepe Jeans, Kappa y Alpha han utilizado etiquetas y certificados creados por la fábrica de Moneda y Timbre. Pepe Jeans incluso lanzó una campaña en la que descontaba 2000 pesetas por la compra de sus tejanos si se le entregaba una falsificación. Otros introducían etiquetas ocultas dentro de la prenda. . Hilfiger ha hecho uso profuso de sus abogados holandeses y de detectives privados. Pero se trata de ahorrar costes y racionalizar esfuerzos, y eso requiere colaboración.

Cambiar a la sociedad… por 400 millones anuales

El Grupo de Marcas quiere actuar como lobby frente a la administración de justicia y los poderes locales o autonómicos. De hecho, gran parte de su actividad va a consistir en concienciar a las instituciones y a la sociedad de la necesidad de luchar contra la piratería, que evade millones en impuestos. Para ello va a colaborar con otras entidades sectoriales e incluso internacionales, aunque el ámbito del grupo es español. Para desarrollar su labor, cada participante aporta una media de 30 millones de pesetas al año, en total unos 400 millones, que van a servir para tareas de investigación, denuncia y trámites judiciales pero también para informar y difundir acerca de la problemática. Queda por ver cuáles son los primeros pasos de esta iniciativa tan bien apadrinada.