Dos proyectos legislativos estadounidenses sobre el sector textil/moda


Uno de los proyectos afecta a la actual normativa del comercio de minimis; el otro a la responsabilidad de las empresas en Nueva York

17.02.2022.- En Pinker Moda estamos siguiendo de cerca dos proyectos legislativos estadounidenses en favor del sector de la moda. El primero, que es federal, supondría una ayuda para las empresas del país en detrimento de los exportadores de los países sin economía de mercado. El segundo –de Nueva York- intenta reafirmar la responsabilidad de fabricantes y detallistas ante los impactos negativos de sus productos.

Este segundo va en la línea de un proyecto de la UE para que las marcas y sus distribuidores sean responsables de los daños que puedan causar. Naturalmente, las empresas del sector textil/moda son reacias a asumir plenamente estas responsabilidades, especialmente si hablamos de sus cadenas de suministro. Consideran que ellos pagan ya a sus proveedores y que son ellos quienes deben asumir su propia responsabilidad.

Proyectos legislativos, muelle comercial

Reforma de la normativa de minimis en Estados Unidos

El Congreso estadounidense está estudiando una ley que dificultaría la importación de productos de valor reducido procedentes de países que utilizan la norma de minimis.

Esa norma libera a los artículos de valor muy reducido –por debajo de un valor que fija el Gobierno- de las obligaciones aduaneras habituales. Daña, por lo tanto, los intereses de los fabricantes locales, que desean que ese valor sea cada vez menor y amparase a menos artículos importados.

Earl Blumenauer, presidente del Comité que está estudiando este tema, está convencido del contenidode la ley. La legislación estadounidense debe impedir que los países sin economía de mercado y los exportadores de productos de bajo precio se aprovechen de la situación.

El número de paquetes que los estadounidenses reciben cada día ha crecido como la espuma. Hoy en día son ya dos millones diarios. En la medida en que sus remitentes están dividiendo sus envíos para evadir los trámites aduaneros, nuestras empresas afrontan mayores desventajas competitivas. La actual normativa, además, facilita la importación de artículos ilegales o dañinos que no hay posibilidad de examinar.

Ron Sorini, experto en comercio internacional, añade: la propuesta que estamos estudiando cerraría nuestro mercado a Shein y a otras marcas similares que han aprovechado la situación actual para vencer a H&M y que han estado vendiendo prendas con químicos tóxicos.

El proyecto también dificultaría el acceso a de minimis a las importaciones que se enfrentan a acciones de la Administración, a los artículos de proveedores offshore y o calificados como bad actors. Además, obligaría a obtener información de todos los envíos que llegasen. Las empresas más perjudicadas serían los almacenistas que reciben los artículos y los envían directamente a sus compradores.

Reaccciones ante la propuesta de ley

El NCTO (National Council of Textile Organizations) ya ha manifestado su apoyo al proyecto legislativo. Apoyamos el proyecto que prohibiría a China y a otros países aprovechar el mecanismo de minimis, que ha afectado negativamente a muchas empresas y trabajadores estadounidenses. Lo mismo ha hecho la AFL-CIO, el mayor sindicato del país. Debemos resolver el desequilibrio existente entre el de minimis estadounidense –situado en 800 dólares- y el chino, que está fijado en solo 7.

La Alliance for American Manufacturing mantiene la misma actitud. Esperamos que el Congreso adopte las medidas necesarias lo antes posible para poder controlar todos los envíos de artículos importados y aumentar el umbral de minimos de otros países.

Julia K. Hughes, presidenta de la USFIA (United States Fashion Industry Association), sin embargo, hace algunas matizaciones. Acepta que la Administración debería tener información sobre las importaciones para defender a las empresas y a los consumidores. Sin embargo, considera que no es cierto que la actual normativa dañe a las empresas americanas. En su momento, el Congreso aprobó el aumento del nivel de minimis para reflejar la realidad del comercio electrónico. Trabajaremos para asegurar para que la nueva normativa sea apropiada y evite problemas en el comercio electrónico.

Fashion Act, en Nueva York

Proyectos legislativos, Nueva York
Vista general de Manhattan, corazón deNueva Yorl

El Estado de Nueva York está debatiendo la New York Fashion Sustainability & Social Accountability Act (o simplemente, New York Fashion Act), que pretende endurecer la regulación de la responsabilidad de las empresas de este sector. Un grupo de 20 organizaciones de derechos humanos y laborales han dicho ya que preferirían que tuviese un alcance bastante mayor y un contenido más estricto que el de su actual redacción.

La Fashion Act pretende atribuir una mayor responsabilidad a las empresas del sector de la moda y convertir a la ciudad en un líder de su regulación. Entre sus mayores partidarios están la Fundación Stella McCartney y un grupo de organizaciones no gubernamentales. Propone que cualquier empresa que trabaje en Nueva Yrok y facture más de 100 millones de dólares anuales esté obligada a informar sobre su impacto social y medioambiental.

Otras organizaciones (Fashion Revolution, Remake, Human Rights Watch, etc.), por ejemplo, desean que vaya bastante más allá y establezca una responsabilidad más clara de las marcas y los detallistas. La coalición que han creado asegura en un comunicado que la actual redacción de la ley solo obliga a las marcas a informar de los problemas que surjan, pero no a prevenirlos, corregirlos y responsabilizarse de su impacto sobre las personas y el planeta.

Los promotores de la ley han recibido con satisfacción estas propuestas y están coordinando una coalición mayor para llegar a una legislación lo más robusta posible. Ahora mismo, el proyecto de ley está siendo evaluado por un comité del Senado, un proceso que puede provocar cambios en su contenido antes de que llegue al pleno del Senado.

+ Info: https://pinkermoda.com/