Entrevista con Marta Raich, presidenta de Barcelona Bridal Fashion Week


Mañana comienza la semana de la moda nupcial de Barcelona, ahora denominada Barcelona Bridal Fashion Week. Hablamos del evento y del negocio de este sector, de su futuro y de sus adversidades con Marta Raich, presidenta de BBFW y Directora de la empresa nupcial Novia d’Art.

BBFW, Barcelona Bridal Fashion Week, Marta Raich, semana de la moda nupcial de barcelona, novias, bodas, nupcial, moda, feria, pasarela

Marta Raich, presidenta de Barcelona Bridal Fashion Week y Directora de Novia d’Art.

25.04.2016.- Pinker Moda (PM): Veintiseis años cumple este año la semana de las novias de Barcelona, ahora Barcelona Bridal Fashion Week. ¿Cómo ha evolucionado el sector nupcial en todo este tiempo? ¿Y la feria?

Efectivamente, 26 años dan para mucho. Es un sector que en España nació sobre un entramado de empresas familiares, talleres artesanales que han evolucionado y en algunos casos se han convertido en grandes empresas, incorporando la tecnología y otros muchos adelantos en los sistemas de producción y venta. La feria además ha sido el reflejo de un sector que experimentó un importante crecimiento durante la década de los 90. La crisis ha frenado las ventas a nivel nacional, y por esta razón las empresas han buscado entrar en otros mercados, muchos de los cuales han sabido apreciar el producto “made in Spain” por su diseño y por la calidad del producto. De hecho, la exportación sigue siendo clave para la industria del vestido de novia.

PM: Estamos ante la tercera edición de Barcelona Bridal Fashion Week organizada por Fira Barcelona ¿cómo ha influido este cambio de propietario al devenir del evento?

La primera edición fue de transición, y a partir de la convocatoria de 2015 la Fira -de acuerdo con el Comité Organizador- ya puso en marcha su propia estrategia, que se basa en aumentar la internacionalización del evento, tanto a nivel de oferta como de demanda, manteniendo en todo momento el alto nivel y la calidad de las empresas participantes y de los productos expuestos.

PM: Este año Barcelona Bridal Week llega con nueva imagen corporativa…

Efectivamente, hemos añadido la palabra ‘fashion’ para subrayar la vertiente ‘moda’ de los vestidos no sólo de novia, sino de fiesta. En el salón hay un amplio sector de complementos y vestidos de ceremonia que son una de las máximas expresiones del glamour y de las últimas tendencias. Además, en muchos casos, como por ejemplo en el de los tocados, hay un factor que hace parte de la alta moda que es el producto elaborado a mano por auténticos expertos que han heredado el oficio de sus padres y abuelos. No se trata sólo de costura, sino de acabados de alta calidad.

PM: Otra novedad de esta edición es que estrena directora, Estermaria Laruccia. ¿Qué nos puede contar de ella?

Estermaria Laruccia es una experta en ferias de moda y trabajadora incansable. Además, en ocasión de la edición del 25 aniversario, el año pasado, Estermaria ya estuvo colaborando muy estrechamente con el Comité Organizador y con la dirección del salón, así que conoce bien el evento, el sector y las dinámicas del mercado.

PM: ¿Cuáles son los objetivos principales para esta edición?

El objetivo principal no puede ser otro que consolidar el salón, crecer sin bajar el nivel de calidad y que sea el mayor impulso para convertir Barcelona en la capital de la moda bridal. El BBFW además es uno de los pocos en el mundo que incorpora una pasarela con desfiles de una calidad excepcional, con grandes firmas y una escenografía impecable.

PM: Aseguran que esta edición será la más internacional de Barcelona Fashion Bridal Week. A nivel de expositores está claro, pero ¿y a nivel de visitantes? ¿qué misiones se han llevado a cabo y qué decisiones se han tomado para BBW sea la feria obligada del comprador internacional?

Tras identificar los países focus por el dinamismo de sus mercados, que en esta edición son EEUU y también países de Europa como Italia, Francia, Alemania y UK, hemos centrado la estrategia de atracción de expositores y compradores clave, los Keys Buyers, a través de la red comercial y de las delegaciones extranjeras de Fira de Barcelona. También la presencia de grandes firmas internacionales nos asegura notoriedad y prestigio que con el tiempo redunda en favor del salón. Actualmente, las marcas internacionales son más de la mitad, y ya suponen el 58% del total.

PM: ¿Qué tiene EEUU que no tenga China o Japón para que repita otro año como país invitado del salón?

Para consolidarnos en un país clave, que tiene un enorme poder no sólo a nivel económico, sino como motor de tendencias a nivel global. Darse a conocer en EEUU supone un trampolín para el mundo entero. Se trata de un mercado difícil, con el cual es necesario seguir trabajando para aumentar las probabilidades de ver los resultados de nuestra promoción en un futuro próximo.

PM: Explíquenos los platos fuertes de esta edición, tanto de la pasarela como del salón comercial.

La pasarela es ya de por sí un plato fuerte, con la presencia de firmas como Pronovias, Rosa Clará, YolanCris, la israelí Galia Lahav y el indio-americano Naeem Khan, grandes diseñadores famosos en todo el mundo que participan por primera vez. También contaremos con diversas actividades, que se desarrollarán tanto en la ciudad como en el mismo salón, relacionadas con el arte y la cultura.

PM: ¿Está el sector para tanta fiesta?

Nuestro sector no ha sido una excepción, ha sufrido los efectos de la crisis, pero las cosas empiezan a ir mejor: según los últimos datos disponibles, el total de la moda nupcial -que incluye vestidos de fiesta, novio, novia y accesorios- en 2014 facturó en exportaciones 876,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 22,4% con respecto al año anterior. Este porcentaje representa un aumento de 9 puntos porcentuales comparado con 2013, cuando se exportó un 13% más que en 2012. Los artículos dedicados a la mujer representan el 70% del total importado y exportado porque, eso sí, la novia está dispuesta a ahorrar en muchos artículos, como por ejemplo el banquete de boda o el número de invitados, pero con su vestido no cede y elige el que le gusta.

PM: ¿Cuáles son los principales problemas de una firma española de moda nupcial actualmente?

En España el número de bodas ha disminuido mucho en los últimos años. La crisis ha afectado el sector no sólo porque los escasos medios económicos hacen que los novios posterguen la boda o decidan no casarse, sino que muchos de los enlaces son civiles y, por lo tanto, requieren un vestido menos tradicional. El objetivo es seguir con el mercado interno pero sin dejar de promocionarse en los países extranjeros. En este sentido, la buena fama que la moda nupcial ‘made in Spain’ ha conseguido en el mundo es una tarjeta de presentación inmejorable. Luego, como es lógico, hay que saber gestionar las relaciones con los diferentes clientes, y cada país tiene su propia idiosincrasia.

PM: ¿Qué mercados extranjeros debe tener presente una firma de novias española?

Sobre todo Europa, EEUU, los países del Golfo Pérsico, Sudáfrica o algunas regiones de Asia donde existe un potencial económico suficiente para que su mercado se interese en un producto de diseño y de alta calidad como el nuestro, que evidentemente tiene su precio.

PM: ¿Cree usted que el Fast-fashion también sacudirá a este sector?

En este país no, no lo creo, al menos de momento. España tiene una cultura demasiado arraigada en la tradición del textil, que se nutre de calidad y diseño. La moda nupcial es un arte que necesita su tiempo, no lo veo como fenómeno ‘fast’, porque además el vestido de novia supone todo un ritual: desde la elección de los tejidos, del diseño, la confección, las pruebas, la decisión…todo este proceso ya es parte de ‘la boda’ y supone un momento especialmente agradable para la mayoría de las novias.

PM: Usted es además, directora de Novia d’Art, con más de 40 años de historia y una gran experiencia en la exportación. ¿Cuáles son los obstáculos más altos a los que ha tenido que enfrentarse en su carrera?

Esta historia comenzó en el año 1966. Mis padres fundaron el taller en la calle Oro del barrio de Gracia, en Barcelona. Durante más de cuatro décadas hemos vestido a más de 400.000 novias, aquí y en otros muchos países como Alemania, U.K., Italia, Escandinavia, Australia y Latinoamérica. Los obstáculos han sido los típicos de los talleres artesanales que han tenido que transformarse pero sin traicionar su cultura y sus raíces, conservando la filosofía de la marca. De hecho, hoy estamos todos más profesionalizados y hemos incorporado la tecnología en los diferentes procesos, pero nuestro espíritu sigue siendo el de una empresa familiar, basada en valores tradicionales y con esencia artesanal.

PM: Para terminar, ¿cómo serán los vestidos de novias de 2017?

 Tras unos años protagonizados por diseños más recargados, con bordados y aplicaciones, ahora las líneas son más sobrias: las novias buscan sobre todo sencillez en el diseño así como tejidos y costuras impecables sin renunciar a la sensualidad, que se expresa con formas más atrevidas y telas ligeras.

+ Lea la entrevista completa en en número 352 de nuestra revista Pinker Moda. Descárguelo en PDF aquí.

+ información: Barcelona Bridal Fashion Week

Las noticias más leídas



Nombre (requerido)

Empresa

Correo electrónico (requerido)

Seleccione el país (requerido)

Seleccione la provincia (requerido)

Seleccione el SECTOR (requerido)

He leído y acepto la Política de Privacidad Si

Acceda a nuestra hemeroteca