×

Fraunhofer transforma nuestros viejos jeans de algodón en viscosa rayón


El Instituto Fraunhofer, junto con la empresa sueca Re:NewCell, ha descubierto la manera de transformar algodón reciclado en hilados de viscosa

12.08.2020. Hasta ahora el reciclaje de prendas de algodón ha sido excesivamente complicado. Ahora, gracias al Instituto Fraunhofer (IPA), una nueva tecnología ha simplificado el procedimiento. Las fibras resultantes pueden servir para producir nuevos artículos textiles.

Es bien sabido que los consumidores almacenan grandes cantidades de prendas que al final echan a la basura y acaban en los vertederos. Un final que no es nada ecológico si tenemos en cuenta la cantidad de recursos, químicos y agua que su producción ha consumido.

En algunos países –Alemania, por ejemplo- se recicla una buena parte de las prendas usadas pero –como normalmente están fabricadas con mezclas de materiales difíciles de separar- sus fibras sirven solo para producir artículos de categoría inferior, por ejemplo trapos de limpieza. Las prendas de algodón –comenta André Lehmann, investigador del IAP- raramente contienen solo algodón. Casi siempre contienen algunas fibras químicas, por ejemplo poliéster o elastano.

Junto con su equipo ha conseguido convertir la pulpa de algodón reciclado en fibras de viscosa que contienen solo celulosa pura.

Instituto Fraunhofer, nueva tecnología para reciclar algodón, viscosa procedente del algodón, Re:NewCell
La nueva tecnología de Fraunhofer permite pasar de la prenda de algodón a una fibra celulósica

La nueva viscosa, tan buena y útil como la tradicional

Las empresas textiles normalmente usan pulpa procedente de la madera como materia prima para producir fibras regeneradas de celulosa, como rayón, modal o lyocell. Pero esta pulpa no funde. Para hilarse debe disolverse antes en una solución.

La empresa sueca Re:newcell –sigue explicando Lehmann- nos envió unas láminas de celulosa procedentes de algodón reciclado y nos preguntó si podíamos convertirlas en fibras de viscosa rayón. En efecto, pudimos extraer las fibras desde la pulpa ajustando los parámetros para su disolución e hilatura. Así conseguimos un filamento continuo que está formado solo por celulosa. Su calidad es comparable a la de la fibra celulósica procedente directamente de la madera. Esta tecnología es compatible con el proceso industrial normal para producir viscosa rayón. Las nuevas fibras pueden utilizarse para cualquier manufactura. Hemos conseguido alcanzar el standard de pureza requerido por Re:newcell.

Todo el proceso resultó difícil. Primero hubo que tratar la pulpa para conseguir una solución alcalina que se sometió al proceso de hilatura y a un baño en una solución ácida. Los chorros que emergieron de la solución polimérica permitieron regenerar la celulosa y precipitarla para crear el filamento.

Una nueva materia prima y sostenible para la moda

Como está hecho de pura celulosa, el nuevo filamento es eco-friendly. Se descompone con facilidad. Tiene, por lo tanto, enormes ventajas sobre el poliéster procedente del petróleo, que todavía tiene una cuota del 60% en elmercado global.

Actualmente, la mayoría de las prendas de algodón acaban incineradas o en un vertedero, reitera Lehmann. A partir de ahora se podrán reciclar varias veces para hacer una moda más sostenible. Nos permitirá disponer de una mayor variedad de materias primas alternativas a las producidas a partir de la madera, que ha sido la materia prima tradicional para conseguir fibras de viscosa rayón. Optimizando el proceso de separación y los sistemas de filtración, seremos capaces en el futuro de implantar la fibra de algodón como una fuente alternativa a la celulosa.

+ Info: https://www.fraunhofer.de/en.html