5 OCT 2022 Temas del día: Milano Unica tendencias PV 2024 ITMA Asia+Citme Boohoo greenwashing Cisutac Cinte Techtextil China

Globaldata: efectos de la guerra de Ucrania sobre la moda europea


La guerra de Ucrania, con la inflación y la logística, ha creado muchos problemas al sector confeccionista,que Globaldata ha estudiado 

23.09.2022.- El 24 de febrero, Rusia inició la invasión de Ucrania, que sigue provocando una guerra abierta entre esos dos países. Además de muchas otras consecuencias, ha tenido un impacto importante sobre el sector de la moda, que el Ukraine Conflict Executive Briefing de Globaldata ha analizado. Aquí resumimos sus consideraciones más relevantes.

En 2021 Rusia constituía el quinto mercado confeccionista de Europa y el décimo mundial, con un valor de 46,4 billones de dólares. Ucrania, con un valor de 3,5 billones tenía un peso muy inferior. Antes del inicio de la guerra, las ventas de confección en Rusia habían bajado a 31,76 billones por otros motivos. El conflicto, sin embargo, los ha reducido en otros 18,8 billones, que podrán recuperarse solo lentamente. 

Globaldata indica, además, que la inflación provocada por la guerra está afectando seriamente a todo el sector europeo de la confección. Pippa Stephens –analista de Globaldata- indica que el impacto de la inflación tiene muchas consecuencias en toda la cadena de suministro y presiona los bolsillos de los consumidores, que gastan menos en moda y más en bienes más esenciales. 

La consecuencia más importante es el crecimiento de la inflación, que ya existía antes del pasado febrero. El creciente precio de los combustibles encarece el transporte, mientras que la inflación fuerza a las empresas a elevar sus precios. 

La etapa más grave de la pandemia del Covid-19 –en 2020- ya provocó una reducción de las ventas en los diez principales mercados europeos. La recuperación de los niveles anteriores a ella se ha truncado en parte debido a la guerra y a la colnsiguiente inflación. A pesar de eso, GlobalData predice un aumento de las ventas durante este año en esos diez mercados, que puede cifrarse en un 4,7%.

Los mercados menos desarrollados se recuperarán más deprisa 

Aunque Alemania, Italia y Gran Bretaña son los mercados más importantes del sector confeccionista en Europa, los que más se recuperarán hasta 2025 serán los mercados menos desarrollados. Turquía experimentará el mayor crecimiento en valor, debido al aumento de su población juvenil y a su crecimiento económico. Además, sigue siendo un proveedor privilegiado para Europa. Actualmente ya es quinto exportador mundial de confección y aspira a convertirse en el tercero. 

Le seguirán algunos países del Este de Europa, como Rumania, Polonia y Bulgaria. Rusia y Ucrania deberán esforzarse más que ellos porque la guerra ha afectado a la confianza de los consumidores y muchos detallistas han cerrado sus negocios. En el otro extremo del panorama destaca Portugal, que tendrá el menor crecimiento de Europa, debido a su tambaleante economía y al envejecimiento de la población. 

Ucrania, Globaldata

De acuerdo con el Risk Report de GlobalData para el primer trimestre de 2022, la guerra en Ucrania ha provocado la reducción del crecimiento económico global. Este año será del 3,3% frente al 5,7% de 2021, con una inflación media del 6,8%. En Estados Unidos, en marzo, alcanzó un 8,5%. En la eurozona se situó en el 7,5. 

Antes de la invasión rusa, Rusia y Ucranía suponían conjuntamente el 11% del retail europeo de moda (un 10% para Rusia y el 1% para Ucrania). La devaluación del rublo ruso había tenido ya un impacto negativo para las marcas rusas, aunque sus ventas domésticas mantuvieron un nivel apreciable. 

El mercado confeccionista de Ucrania, sin embargo, que era el cuarto menor de Europa, ha sido muy castigado por la guerra y por la pérdida de confianza de los consumidores. Además, muchas marcas internacionales han renunciado a su presencia en ese país. 

El canal online seguirá empujando las ventas 

Stephens subraya el hecho de que las marcas y los detallistas que han abandonado Rusia y Ucrania han conseguido absorber esas pérdidas con relativa facilidad. El aumento de los costes energéticos y logísticos está teniendo un impacto importante en las materias primas, especialmente el poliéster y el nylon. Esto afecta especialmente a las marcas más importantes porque suelen depender de esas materias primas. Esta situación ha convencido a bastantes detallistas de que deben ser más flexibles en su cadena de suministro y en sus compras. 

Bastantes de ellos, que al principio de la guerra no querían subir precios, han acabado haciéndolo para proteger sus márgenes. En Gran Bretaña, marcas como Zara y Boohoo han decidido cargar costes a las devoluciones, aunque al mismo tiempo han optimizado sus entregas y han dado más opciones para las devoluciones. 

La guerra de Ucrania está teniendo lugar cuando la resaca de la pandemia no ha desaparecido del todo y el encarecimiento de costes asoma por todas partes. Al mismo tiempo, la preocupación por la sostenibilidad tiene a reducir las ventas, que algunos consumidores sustituyen por el alargamiento de la vida de sus prendas o por el recurso a la segunda mano. A pesar de todo, Stephens está convencido de que el valor del mercado europeo de la confección recuperará este año los niveles de 2019. 

Stephens cree que el canal online continuará empujando las ventas porque los consumidores se acostumbraron a él durante los confinamientos. También contribuyen a ello la tendencia a trabajar desde casa y la consolidación del athleisure.

+ Info: https://www.globaldata.com/