×

IFM: muchos consumidores europeos buscan sostenibilidad y trazabilidad


Un estudio de IFM/PV constata que una parte de los consumidor europeos busca sobre todo artículos de moda eco-sostenibles y locales

21.09.2020.- Durante el reciente mes de junio el IFM (Instituto Francés de la Moda), que forma parte de la Cátedra IFM/Première Vision, realizó un estudio de mercado para estudiar los planes de consumo de los consumidores europeos para la segunda mitad del año. Usó para ello una muestra de 5.000 consumidores de 18 años hacia arriba, que constituyen una muestra representativa de los consumidores de Francia, Alemania, Italia y Gran Bretaña. Lamentablemente -como ocurre en muchos de estos estudios- la población española no fue incluida en la muestra.

Su principal conclusión es que, aunque los consumidores tienen una actitud cauta, exacerbada por la crisis del Covid, la moda sigue siendo la compra placentera por excelencia. Los motores de sus compras serán, sin duda, la eco-responsabilidad de los productos y su producción local.

Motivados por su deseo de consumir mejor, casi la mitad de los europeos, independientemende de su edad, consideran que la presencia de materiales ecológicos en los objetos deseados constituye el factor principal de su decisión de compra. Por otro lado, el 58,5% de los encuestados favorece la producción local, igual que sucede en el sector de la alimentación.

A fines del año pasado, el IFM y PV habían publicado ya otro estudio sobre la presencia de la moda sostenible en el mercado europeo. En este link tiene un resumen de él.

¿Gastaremos más o menos en la segunda mitad de 2020?

Debido a la pandemia y de la inseguridad que provoca, el 42% de las mujeres y el 30,4% de los hombres esperan reducir sus gastos. El 13,7 de las mujeres y el 17,1% de los hombres, por el contrario, esperan aumentar sus compras. Casi el 90% de estos últimos están movidos por lo que se ha denominado compra venganza, como consecuencia de las limitaciones impuestas por el confinamiento.

Los consumidores franceses -según el estudio de IFM/PV- indican que la moda está situada en el cuarto lugar de sus prioridades, por detrás de la salud/bienestar, la alimentación y la decoración de su hogar, pero por delante de las vacaciones, el tiempo libre, los coches y el deporte.

En general, las compras de los consumidores europeos se orientarán sobre todo hacia artículos intemporales por delante de los de mayor calidad y precio. Esta constatación parece estar en línea con la tendencia a un consumo más meditado y prudente.

Se confirma el interés por la eco-responsabilidad

Los productos eco-responsables de moda atraen a una mayoría de los consumidores. En concreto, el 64,1% de ellos desea comprar srtículos con materiales eco-responsables, y un 30,1% está dispuesto incluso a pagar más por ellos. El porcentaje sube al 66,1% en Francia y al 76,2% en Italia. Los consumidores de 18 a 34 años son las más dispuestos en esta dirección, con un 73,1% del total europeo.

Première Vision, Institut Français de la Mode, consumo europeo de moda
Foto de Seth Doyle en Unsplash

En Francia, las oportunidades para la moda responsable son todavía mayores ya que el 36,8% de los consumidores está dispuesto a dedicarles una mayor parte de su presupuesto. Otro 51,6% haría compras responsables pero con el mismo presupuesto que gasta en las normales. Uno de cada dos consumidores entre 18 y 34 años estaría dispuesto a gastar incluso más en artículos de moda responsable.

Análisis de materiales en las compras responsables

El análisis de los materiales es el principal motor para las compras eco-friendly. El 41,8% de los encuestados menciona la importancia de los materiales eco-responsables para sus decisiones de compra (artículos reciclados, orgánicos o con nuevas fibras). En Gran Bretaña y Alemania este porcentaje sube ligeramente hasta el 43,8 y el 45,6% respectivamente. El interés es especialmente grande en los jóvenes de los países analizados.

Este resultado sugiere que en tiempos de crisis sanitarias el interés por los materiales está relacionado con la preocupación por la salud. En Francia e Italia, por ejemplo, los consumidores siguen mostrando interés por los productos medioambientalmente sanos (un 40,7% en Francia y un 44% en Italia).

Los consumidores de 18 a 34 años que no planean hacer compras responsables justifican su actitud por su mayor precio. De hecho, el 61,8% lo haría si los precios fuesen más bajos.

También hay interés por el mercado de segunda mano. El 30,8% de los consultados podrían hacer una compra de este tipo en los próximos meses. Entre los más jóvenes el porcentaje sube hasta el 44,3%, porcentaje que llega al 54,1% entre los jóvenes franceses.

Made In y trazabilidad

La mayoría de los consumidores seguirá prestando atención a las etiquetas de las prendas. El 60% se fijará en el lugar de procedencia de los artículos. El 33,1% de los más jóvenes se muestra incluso dispuesto a boicotear productos fabricados fuera de su mercado natural.

Première Vision, Institut Français de la Mode, consumo europeo de moda
Foto de Kon Karampelas en Unsplash

Los encuestados indican que son partidarios de que las etiquetas indiquen el lugar de procedencia de los artículos. Algunos sugieren que debería ser obligatorio, aunque esto exigiría la redacción de una directiva europea.

El tema es todavía más importante en países con una tradición manufacturera, como Francia y especialmente Italia. En este país el 73,5% de los consumidores se fija en el lugar de origen del producto y el 72,9% prefiere productos fabricados en Italia. En Francia estos porcentajes bajan al 63,5 y al 61,5%.

El interés por la trazabilidad y la transparencia es inferior en Alemania y Gran Bretaña, que siguen siendo países mayormente importadores.

Conclusión: vamos por buen camino

Sdgún el estudio de IFM/PV, incluso a corto plazo, los consumidores favorecen un consumo más meditado y desean mantener sus hábitos tradicionales de compra. La perspectiva puede ser incluso más optimista en el momento en que la sociedad recupere la confianza. La encuesta confirma un fuerte interés en la moda eco-responsable, cuya importancia puede crecer en los próximos meses, cuando pase la crisis del Covid.

Sus materias primas constituyen el principal factor para decidir la compra de productos sostenibles. Puede tratarse de materiales orgánicos, reciclados o manufacturados con nuevas fibras.

Del mismo modo, el deseo de una mayor transparencia y trazabilidad abre oportunidades de negocio a productos Made In, especialmente en países con tradición manufacturera, como Francia e Italia. Esta actitud es especialmente significativa entre los consumidores situados entre los 18 y los 34 años, que desean comprometerse con un consumo más responsable.

+ Info: https://www.ifmparis.fr/en/