PUBLICIDAD

TEXPROCESS

Inspección de trabajo visitó a los empleados de una fábrica de calzado que se encerraron en las instalaciones de la misma


La pasada semana los trabajadores de la empresa fabricante de calzado Lima Shoes, situada en el polígono industrial de Campo Alto, en Elda, recibieron la visita de varios inspectores de trabajo después de llevar un día de encierro en las instalaciones de la misma. Según versión de los empleados, la empresa les anunció el cierre y su despido y cambió las cerraduras, quedándoles a deber dos meses de salario (aproximadamente unas 200.000 pesetas por trabajador). Además, sólo cuatro de los 22 operarios que allí trabajaban estaban dados de alta en la Seguridad Social. Los inspectores de trabajo les tomaron declaración y el tema quedó en manos de Magistratura de Trabajo.Los trabajadores interpusieron la denuncia pertinente y explicaron que la única manera de cobrar el dinero adeudado por la empresa es terminar un pedido de cierta importancia que la empresa ha dejado a medias y del cual el cliente parece estar dispuesto a afrontar el pago.

PUBLICIDAD

GUIA DE FORMACION