PUBLICIDAD

KORNIT

Investigadores confirman el uso de la planta del zumaque para el calzado


Un equipo de investigadores ha realizado una serie de pruebas con el zumaque, una planta común en España, capaz de permanecer quince años a pleno rendimiento productivo. Los investigadores, Gonzalo L. Alonso y Amaya Zalacaín, explican que «la planta de zumaque es un arbusto que puede alcanzar los tres y cuatro metros de altura si se le deja crecer libremente. Hasta los años setenta el cultivo de zumaque tuvo gran desarrollo en Castilla–La Mancha, obteniéndose resultados en su recolección próximos a los seiscientos kilos de hoja fresca por hectárea. Las plantas dejan de ser rentables después de 15 años en máxima producción». Una vez establecido el cultivo, las tareas de laboreo son mínimas, quedando reducidas a un abonado, coincidiendo con el inicio del crecimiento de la planta. Los cortes para obtener las pruebas se realizan en los meses de julio y octubre. La hoja de zumaque, una vez seca, se separa de los tallos y se muele, pasando a un baño de agua a 50ºC durante una hora, tras un proceso de destilación y para que este extracto pueda presentarse en forma sólida, se realiza un proceso de secado. «En la actualidad –aseguran los investigadores– se aumenta el uso de extractos vegetales para el proceso conocido como recurtición». Todo los procesos son aptos, pero las pieles curtidas con extractos de zumaque son pieles suaves, flexibles y muy claras, lo que permite teñirlas con colores tenues. El zumaque hace que las pieles no se oscurezcan al exponerlas a la luz, lo que reúne todas las condiciones exigidas por el comprador que luego transforma la piel, y facilitará también el poder adaptarse a las tendencias de la moda.

PUBLICIDAD