PUBLICIDAD

TEXPROCESS

La industria de la piel resolvió el 2001 con buenos resultados


CurtidosEste sector, que cuenta con una gran tradición en España, goza hoy en día de un alto grado de tecnificación, según indica el estudio.Sus puntos fuertes son las materias primas, que cuentan con un gran prestigio internacional, así como el alto grado de conocimiento y especialización, y un soporte tecnológico puntero, sobre todo en el campo de la piel bovina con lana y el double face, donde se han realizado fuertes inversiones en los últimos años.El informe también destaca que las pieles españolas cuentan con un buen reconocimiento en diseño, colorido, texturas y acabados, y por su gran proximidad al mercado ante su estrecha relación con la moda.Por otro lado, entre los puntos débiles enumera la escasa producción de las pieles de ovino y caprino, que son las que destacan por su excelente calidad, lo que conlleva una subida de precios. También apunta la fuerte competencia de países que restringen la exportación, pero que a su vez son importantes productores de curtido y tienen unos costes de mano de obra mucho más reducidos.En cuanto a la producción obtenida en el 2001, el CEP señala que fue positiva, aunque, como ya es habitual, la evolución es diferente según el tipo de producto. Así, la producción de piel bovina aumentó un 10% en valor y disminuyó un 2% en superficie, la de piel ovina sin lana, ante y la napa han seguido una evolución ligeramente positiva, y la piel caprina también ha incrementado su producción en un 18% en valor y un 12% en peso.El comercio exterior del curtido registró una evolución positiva en el 2001. En cuanto a las exportaciones, todos los curtidos han aumentado sus ventas. El principal incremento –en términos de valor- se ha producido en el caprino (+33%).El comprador más importante de curtido acabado español es Italia, seguido de Francia y Portugal. Por sí solos, éstos países representan el 48,8% de las exportaciones totales.Las importaciones también han aumentado: +11% en superficie y 20% en valor. La balanza comercial es así favorable, con un saldo de 10.248 millones de pesetas.
Componentes para el calzadoPor primera vez, el CEP incorpora en su anuario de la piel los datos relativos a la industria de los componentes, con lo que demuestra la inquietud de las empresas por las propias manufacturas en piel. Se trata pues de un sector joven, pero dinámico, ágil y en plena expansión, que en los últimos años ha experimentado uno de los crecimientos económicos más importantes en la economía española.El pasado ejercicio fue un buen año, en el que se registraron incrementos en la producción, en la exportación y en la importación.Su estructura industrial ha cambiado de manera importante en los últimos años. Este sector, que nació de las propias empresas del calzado y que estaba compuesto de talleres y pequeñas unidades de producción, se ha dado cuenta de que no debe depender de la industria zapatera nacional por el carácter periódico de la producción de calzado, y ha empezado a diversificar mercados. Este cambio ha supuesto una fuerte inversión en I+D+I, lo que ha repercutido en una reducción de puestos de trabajo y del número de empresas.Las exportaciones de componentes de calzado crecieron un 3,14%, siendo las de las planchas y las placas las que registraron un incremento más importante (+14%), seguidas de los topes y contrafuertes (+13%) y de los cueros y sintéticos (+12%). Por el contrario, han disminuido las ventas de cordones e hilos en un 15%.El principal destino es Europa, que absorbe un 71% de las exportaciones españolas.También han aumentado las importaciones, aunque en menor porcentaje, ya que lo han hecho en un tímido 0,94%.
CalzadoAnte la desaceleración del crecimiento de la economía, por el deterioro del consumo privado y de la inversión empresarial, ha influido sin duda en la actividad de la industria del calzado. El resultado ha sido un leve aumento del empleo, en un 2,3%, un crecimiento de la producción en un 3,3% en pares y un 4,1% en valor, las mismas exportaciones en pares, aunque una subida del 7,2% en valor, un incremento de las importaciones del 3,6% en pares y del 10,3% en valor, y un aumento del consumo aparente en un 6,8% en pares y un 2,9% en valor.El incremento en la producción de calzado puede dar una equivocada visión de estabilidad y tranquilidad: la de calzado de señora y de caballero ha caído y se mantenido la producción para niño, en cambio, se ha incrementado la producción de calzado de plástico (+10,2%) y de textil (+24,1%). Este último, motivado sobre todo por las nuevas tendencias de moda.El comercio exterior del calzado creció un 8%, alcanzando los 2.840 millones de euros (el 74% de los cuales corresponde a las exportaciones y el restante 26%, a las importaciones).En cuanto a las exportaciones, Francia, nuestro principal mercado, acusó una fuerte desaceleración en el segundo semestre, que dio como resultado un crecimiento 0 en pares y unas ganancias del 7% en valor. Las caídas de las ventas en la UE y los Estados Unidos se vieron recompensadas por las obtenidas en nuevos mercados.Por tipo de calzado, siguen aumentando las exportaciones en calzado de piel (2,2% en unidades y 10% en valor), mientras caen las de calzado de plástico (-15% en pares y –19% en valor) y se mantienen las de calzado textil (-1,6% en pares y +2,3 en valor).Y, en relación a las importaciones, alcanzaron los 83 millones de pares (+3,65%) por valor de 739 millones de euros (+10,32%). De éstas, el informe señala que el 15% se reexporta (se trata, sobre todo, de calzado de caucho o plástico que se importa de China, que entra y sale de España por razones geográficas o estratégicas. El resto cubre segmentos de mercado que la producción española no abastece, como un nivel superior minoritario, el calzado especializado o el de calidad media-baja que se acostumbra a distribuir por grandes almacenes.A consecuencia de esta bipolarización, las importaciones de la UE representan el 19% en volumen y el 33% en valor, y las de Asia, el 75% en volumen y el 62,7% en valor.
MarroquineríaEl 2001 ha supuesto la consolidación de la transformación que ha sufrido en los últimos 10 años. La crisis y el cambio estructural del sector repercutieron en el cierre de muchas empresas, pero también en el traslado de una producción de bajo nivel a otra de alta calidad y diseño, que ha influido en una mejor apreciación en el mercado exterior.La producción aumentó un 19%, alcanzando los 1.406 millones de euros. Destaca la pequeña marroquinería (+14,78%), los bolsos (+23,88%) y los artículos de viaje (+17,55%), recuperándose estos últimos de la fuerte competencia de Asia. También ha aumentado la producción de cinturones (+21,99%), sobre todo de mujer, cuyo consumo había caído por su ausencia en la moda.

El crecimiento de las exportaciones sigue siendo “espectacular”, según el CEP. En los 3 últimos años (de 1999 a 2001) ha aumentado un 72%, respecto al 1998. En los mercados internacionales, se consolida como un producto de buna relación calidad/ diseño/ precio, especialmente en las gamas alta y lujo, donde el principal competidor en Italia.El principal comprador es Francia, seguido Portugal, Alemania, Suiza y Bélgica. Aumentan las ventas en Hong Kong, con un crecimiento del 51% respecto al 2000, y México, donde las ventas españolas crecieron un 164%. Y se consolida en mercado Japonés (+24%).En cuanto a las importaciones, China continúa en primer lugar, con el 53,10% del total de productos importados, seguida de lejos por Italia (9,74%) y Francia (8%).

PeleteríaPese al estancamiento en la temporada 2001/ 02 tras la crisis del 11-S, se observa un buen comportamiento en la exportación de prendas de piel y peletería en bruto. De hecho, empresas españolas –como fábricas de curtido, mayoristas o confeccionistas- están sufriendo actualmente problemas de abastecimiento.Las importaciones de prendas confeccionadas han descendido a causa, sobre todo, de la entrada en vigor del euro y del hecho que el confeccionista español ya elabora prendas que antes se compraban fuera.En cuanto al consumo, se constata que se amplía la gama de pieles demandadas, lo que obliga a volver a la marmota, el castor o el astrakán (éste último con fuerza). Por otro lado, repunta también el consumo a la confección de complementos.Esta última variable adquiere cada vez una mayor importancia y está muy ligada a la moda. El estudio destaca que hoy en día la piel ya no está vinculada a las prendas exclusivas, sino que cada vez más se utiliza en adornos y accesorios. La piel se combina cada vez más con textil.Por otro lado, la regulación de la cría intensiva para la peletería en la UE, ha convencido tanto al productor y al profesional, como al consumidor.

Para más información:
CEP
Consejo Español de la Piel
Núñez de Balboa, 116 3º (28006) Madrid
Tel. 91.562.70.01/ Fax 91.562.00.94
E-mail: fice@inescop.es

PUBLICIDAD

GUIA DE FORMACION