4 DIC 2022 Temas del día: Shein: Toxicidad a todo trapo VIEW Premium Selection Interior.Architecture.Hospitality Library COP27 Lucky Brand

PUBLICIDAD

HEIMTEXTIL

La Micam de Bolonia resulta inesperadamente positiva


La Micam Modacalzatura se clausuró el domingo en Bolonia con la participación de 43 empresas españolas registrando un balance comercial «mejor de lo esperado», según señaló ayer Gonzalo Puente, de FICE. «A priori había malas expectativas por lo ocurrido en las dos últimas ediciones y, además, se esperaba que el certamen fuese de transición, ya que ha sido la última vez que se ha celebrado en Bolonia y ahora se traslada definitivamente a Milán», explica el directivo. «Sin embargo, la feria ha tenido un buen ambiente comercial, se han hecho operaciones en firme y se ha quedado para cerrar compras en la GDS de Düsseldorf. En general, se han cubierto con creces los objetivos. La feria ha contado con una gran afluencia de clientes y compradores de países árabes que ya ni siquiera irán a Alemania. Los compradores europeos, en cambio, han decidido cerrar las operaciones en Düsseldorf», comentó. En opinión de Gonzalo Puente, en Bolonia «hemos visto una cierta alegría de compra, como no se constataba anteriormente y máxime cuando se había dado por liquidada a esta feria. Todo esto nos hace pensar que la GDS de Düsseldorf va a arrojar un buen balance, ya que allí se verán aún más muestrarios y colecciones completas. Parece que hay ganas de comprar», señaló el directivo de FICE. Si se compara la marcha del actual circuito ferial con los resultados del pasado año, el calzado está encontrando una cierta reactivación en los mercados internacionales, tal y como avanzaba días atrás el presidente de FICE, Rafael Calvo, quien señaló que el 2000 va a ser un año de estabilidad en las exportaciones, pero al alza. Desde FICE se prevé que para la edición de la Micam Modacalzatura de septiembre habrá una avalancha de peticiones de firmas expositoras «y no sabemos si habrá espacio para todos porque los pabellones italianos, al contrario que los de Alemania, tienen un límite», dijo Gonzalo Puente.