PUBLICIDAD

KORNIT

La paradoja de las exportaciones a EEUU


Artículo de Rafael Calvo publicado en La Verdad Una cierta confusión en las conclusiones a las que llegaban algunos medios de comunicación, a partir de mi reciente análisis sobre las exportaciones españolas de calzado a Estados Unidos, me llevan a trasladar estas consideraciones, no pretendiendo rectificar a nadie, sino sólo aportar claridad en un tema que al parecer ha sido muy comentado. Una realidad incontrovertible en nuestro sector en relación con las exportaciones al mercado USA es que un dólar fuerte las favorece. Sin embargo, en 1999 y a pesar de la fortaleza del dólar, no ha sido así. Es necesario realizar un análisis muy matizado para poder entender por qué se produce un descenso del 24% en nuestras exportaciones a Estados Unidos con un dólar cotizando alrededor de las 160 pesetas. ¿Cuáles son los datos sobre los que hay que reflexionar? Aquí van esos datos: * Estados Unidos importa 1.200 millones de pares de zapatos, de los cuales 800 millones proceden de China, seguida muy de cerca por Brasil, con 80 millones de pares. El mercado americano está muy controlado por los importadores y grandes almacenes, que obtienen claros beneficios con estas importaciones. * El consumidor medio americano asigna a la compra de calzado una determinada parte de su presupuesto anual y adquiere el producto que le permite ese presupuesto, cualquiera que sea su procedencia. * Nuestro producto se sitúa en la gama media y media-alta y en este segmento estamos en desventaja frente a nuestro principal competidor, Italia, ya que el Made in Italy todavía vende más que el Made in Spain. * Las exportaciones europeas de calzado de piel a Estados Unidos descendieron un 5% en los nueve primeros meses de 1999 en relación con el mismo periodo de 1998. * Las exportaciones europeas de calzado sintético a Estados Unidos en el mismo periodo aumentaron un 54,8%. * Todo ello es especialmente determinante en el sector zapatero en España, donde el calzado de piel representa más del 60% de las exportaciones y, de ellas, el de señora supone el 62,66%. Estos porcentajes se superan tratándose de las exportaciones al mercado USA ya que, en el periodo enero-septiembre de 1999, de un total de 13 millones de pares exportados, cerca de 9,5 millones (73%) corresponden a calzado de piel y, de ellos, 7 millones (73,7%) son de señora. Como demuestran las cifras, en 1999 el calzado realizado en material sintético «tuvo éxito» en el mercado USA y su aumento espectacular fue en detrimento del calzado hecho en piel. ¿Quiere decir esto que a partir de ahora hay que empezar a fabricar calzado sintético? Pues no. En primer lugar porque la moda es coyuntural, y en segundo lugar porque nosotros sólo podemos competir en un segmento de mercado en el que la piel es un elemento determinante y que indudablemente existe en la actualidad y seguirá existiendo en el futuro. Mi análisis de las exportaciones a USA se limitaba a valorar la evolución, ciertamente sorprendente, del pasado ejercicio, y no a condicionar el futuro, ni en ningún caso a cambiar los elementos sustentadores de nuestra estrategia comercial en Estados Unidos. Se trataba de llamar a la reflexión ante una realidad paradójica que produce muchos datos nuevos y que se resiste a un análisis simplificado. Por otra parte, y eso sí, en la actual mundialización del comercio, es necesario –dicho sea coloquialmente– estar al loro y no vivir de la historia.

PUBLICIDAD

GUIA DE FORMACION