PUBLICIDAD

TEXPROCESS

Materias técnicas y funcionales para la moda de deportes y exteriores


Las fibras naturales no son las ideales para la moda deportiva: no son capaces de trasladar el sudor a la superficie de la fibra. El algodón, por ejemplo, lo absorbe, se seca lentamente, se queda frío sobre la piel e impide la circulación del aire. Una fibra funcional es aquella que tiene «efecto capilar»: fibras muy finas que como resultado de una diferencai de temperatura transportan el sudor fuera de la prenda, con una ruta que pasa desde la rop interior a la camisa y de allí al jersey o chaqueta. Y debe hacerlo sin dejar de proteger el cuerpo de viento y lluvia..Una técnica es usar una estructura de esponja microporosa, como Gore-Tex, o cadenas de moléculas (como hace Sympatex) que dejan salir el vapor de agua pero no dejan entrar las grandes gotas de lluvia. TransActive fue presentado la pasada temporada por VauDe y Simpatex (ésta casa lo etiqueta con la marca High2Out) y evacua no sólo el sudor-vapor de agua, sino el sudor-líquido. Para que los amantes de la naturaleza no carguen peso, los fabricantes se esfuerzan por reducir el peso gramo a gramo, y conseguir prendas más ligeras, silenciosas y confortables. Por ejemplo, tras presentar la tecnología GoreTex XCR hace siete meses, Gore ha vuelto este verano a Ispo con un sistema de membrana ultraligera anti-agua y anti-viento perfectamente traspirable. Microfibras para todoTambién son ligeras las microfibras, que parecen algodón pero superfuncionales. Son útiles porque repelen la suciedad, son fáciles de lavar y cuidar, antimosquitos, de secado rápido, etc… En este sentido tiene prestigio la elasticidad de Tactel Ispira de DuPont y también las fibras ligeras de Schoeller Textil con antiolores antibacterianos (Deoline) que impiden el olor de la transpiración. También hay fibras que combaten el olor del tabaco (como Tabac-Cut de J.D.Ball). La protección contra los rayos ultravioletas también es importante. Para prevenir el cáncer de piel hay productos que incorporan diminutas partículas cerámicas en las fibras, o punto y tejido muy compacto. En Alemania, el Forschungsinstitut Hohenstein certifica con una etiqueta Sun Label las prendas anti-UV. Muchas de estas novedades son las que pudieron verse en la pasada Ispo de Múnich.

PUBLICIDAD