13 AGO 2022 Temas del día:
×
MOMAD

EEUU activa la normativa aduanera contra la esclavitud en Xinjiang


Desde el 21 de junio las aduanas de Estados Unidos vigilan la llegada de mercancía, que debe acreditar que no se ha producida con esclavitud  

27.06.2022.- El 21 de junio ha entrado en vigor la nueva normativa deEstados Unidos contra la esclavitud de los uyghures. Condiciona la entrada de bienes al país a la demostración de que su producción no ha estado relacionada con los casos de esclavitud de las minorías musulmanas en la región autónoma china uyghur, dentro de la provincia de Xinjiang. 

La medida afecta a muchos sectores, pero quizá especialmente al textil/confección porque uno de sus detonantes ha sido la convicción de que el cultivo y recolección de algodón en esa región son realizados por trabajadores en régimende esclavitud. 

Debemos combatir las practicas existentes en esta región –asegura el gobierno estadounidense- para mejorar la vida de las personas afectadas y eliminar la competencia desleal que suponen para los fabricantes estadounidenses. Además, hay que tener en cuenta que a veces las autoridades chinas trasladan a uyghures a otras regiones chinas, donde siguen trabajando en régimen de esclavitud. 

Publicada por el Forced Labor Enforcement Task Force (FLETF), es el resultado de muchos meses de investigación y de la presión de muchos grupos diferentes. Prohibe la entrada de artículos textiles en el país, mientras que sus proveedores no puedan demostrar que su algodón no ha sido producido bajo el sistema que ahora se denuncia.

Xinjiang, Uyghures, trabajo forzoso
Manifestante uyghur en Turquedstán chino

Los exportadores a Estados Unidos deben demostrar la ausencia de esclavitud en su producción 

Desde el 21 de junio, las aduanas de Estados Unidos paran ya los artículos textiles que puedan tener relación con los abusos de Xinjiang. Para evitarlo, los exportadores deben presentar una información fehaciente en sentido contrario. La medida afectará incluso a las importaciones de terceros países (España, por ejemplo), porque podrían haber servido de paso para artículos procedentes de Xinjiang. 

Las instituciones estadounidenses quieren alcanzar un standard global para las cadenas de suministro de todos los sectores. También estará apoyado por numerosas organizaciones, entre las que ya figuran Anti-Slavery International, Clean Clothes Campaign, Worker Rights Consortium, etc. 

Esas mismas instituciones han declarado que intentar conocer o corregir la actual situación en Xinjiang respecto a los uyghures y otras minorías musulmanas resulta imposible. Por lo tanto, las empresas deben actuar con el convencimiento de que –salvo evidencia en contrario- los productos procedentes de esa zona han sido realizados con trabajo forzoso. 

El gobierno estadounidense se felicita por la nueva normativa europea de due diligence que también impide aprovecharse de la situación en esa región china. Lo mismo ocurre con otros países como Australia, Canadá, Japón y Gran Bretaña.

Xinjiang, Uyghures, trabajo forzoso
El cultivo del algodón ha sido el detonante de la nuevanormatriva estadounidense

Consecuencias para el sector textil/moda y lujo 

Yendo ahora a las consecuencias de la nueva normativa de Estados Unidos para las marcas de moda, conviene recordar la postura oficial. Hemos verificado que muchos sectores, incluido el de textil/moda aprovechan el trabajo forzado. Las empresas deben abandonar sus actividades en la región uyghur para evitar cooperar con su esclavitud. 

Las autoridades aduaneras norteamericanas utilizarán Sourcemap para verificar que los artículos que entren en el país hayan sido producidos sin esclavos. Su sistema digitaliza y analiza todas las transacciones para poder indicar a la empresa responsable –antes incluso de que la mercancía salga de origen- si su documentación es suficiente o no para proceder a la exportación. Hasta hace pocos años esto habría resultado imposible, pero hoy en día disponemos de herramientas para hacerlo. Reunir la evidencia necesaria puede suponer hasta tres meses. 

Clare Bartram, especialista en ESG, ha concluido que el 84% de las empresas de textiles, confección y lujo tienen actividad en China. Hasta el30% de ellas no muestran disposición a colaborar con las autoridades en la lucha contra la esclavitud. 

+ Info: https://www.dhs.gov/forced-labor-enforcement-task-force