PUBLICIDAD

KORNIT

Preocupación del Instituto Sixto Marco por el futuro del ciclo medio de marroquinería y piel


G.MARTÍN, Elche, para La VerdadEl ciclo medio de marroquinería y piel del Instituto Sixto Marco lleva dos años sin ponerse en marcha. La falta de solicitudes lo impide. En septiembre pasado sólo fueron tres las peticiones. El número mínimo de estudiantes está fijado en 15 para que el ciclo funcione. Estas enseñanzas se implantaron en el instituto a principios del curso 1994/1995. Los tres años siguientes hubo suficientes peticiones y las enseñanzas se impartieron. Los últimos dos cursos no hubo manera de poder iniciar la formación. El director del instituto, Diego Trigueros, no quiere tirar la toalla pero no esconde su preocupación en vísperas del comienzo del proceso de matriculación. «Todo el mundo está de acuerdo en que el tema de la formación es fundamental para que nuestra industria pueda competir en los mercados internacionales en calidad y seriedad. Sin embargo, en el caso del ciclo medio de calzado no se nota un interés especial por parte de las autoridades ni por la de los propios empresarios del sector». Aprendizaje rentableDesde el instituto se ha intentado todo. «Los docentes de la familia profesional de marroquinería y piel han hecho publicidad. Incluso se ha llegado a buzonear con escritos informativos en los domicilios ilicitanos. Se han mantenido contactos con la asociación de fabricantes, pero los frutos no han sido los apetecibles». El por qué del fracaso, ésta es la pregunta del millón aunque Trigueros tiene su particular respuesta. «Ésta es una ciudad muy dinámica donde no encaja el ciclo. La gente considera que el aprendizaje en fábrica es muy más rentable. De hecho, los chavales que entran en las empresas cobran poco, pero traen a casa su paga semanal». El jefe del departamento de Piel y Marroquinería del instituto, Ramón Pérez, tampoco tiene dudas al respecto: «Para las empresas es mucho más rentable contratar y formar a sus trabajadores durante varios años. Los salarios suelen ser más baratos». En el ciclo medio, los alumnos aprenden el cortado, el aparado y el montaje del zapato. Asimismo se les dan las primeras nociones de diseño por ordenador. Según Pérez se llega a cierta especialización que, obviamente, obliga a pagar más al trabajador que cuando ingresa como aprendiz.

PUBLICIDAD