PUBLICIDAD

KORNIT

Quiebra necesaria de Coma y Cros


El juzgado de Santa Coloma de Farners (Girona) ha declarado la quiebra necesaria de la histórica compañía textil Sucesora de J. Coma y Cros. El balance de la empresa da un activo de diversos bienes valorados en unos escasos 100 millones de pesetas, mientras que el pasivo asciende a unos 11.000 millones.Esta empresa es el resultado de la unión hace diez años de Industrias Burés y Coma y Cros. Esta integración fue acordada por el Grupo Torras bajo control de capitales kuwaitíes, y en aquel momento propietarios de ambas compañías, con las que se proponía llevar a cabo un plan de reactivación que las situara en la cabeza del sector textil de España. Con esta intención, llegaron a invertir en ellas mediante sucesivas ampliaciones de capital, hasta 7.000 millones de pesetas.Pero la crisis de Torras-KIO arrastró a Coma y Cros, que instó suspensión de pagos en 1992 y procedió a dividirse. Una de las facciones fue precisamente Sucesora de J. Coma y Cros, con un capital repartido entre Torras-Kio (80%) y Quail España (20%). Hace dos años, KIO se desvinculó de la sociedad traspasándola a Cobasa, ahora su mayor acreedora. El verano pasado, su planta de Salt se cerró, se despidió a sus 143 trabajadores y fue traspasada en pública subasta por 110 millones de pesetas a la sociedad Gerona Textil, que asumió una hipoteca con el Institut Català de Finances.Actualmente, al comisario nombrado para la quiebra, Emilio Mulet Ariño y a su depositario, Joaquín de Vicente Martí, sólo les queda liquidar los activos y certificar la defunción de esta conocida empresa.

PUBLICIDAD

GUIA DE FORMACION