PUBLICIDAD

TEXPROCESS

Resumen de la Federación Europea de Detallistas del Calzado sobre la situación que atraviesan los distintos países europeos


BélgicaHan desaparecido muchísimas tiendas pequeñas y las que han sobrevivido tienden a fusionarse o a cooperar. La superficie media de los comercios aumenta visiblemente. DinamarcaDesaparecen tiendas pequeñas y aumenta mucho la competencia. En 1999 tuvieron «buen tiempo en los meses que no hacía falta», con lo cual, las ventas decrecieron un 4,8% de media. Además, han tenido una inflación del 2,2%. FranciaFrancia hace ya años que se encuentra en plena reestructuración del comercio de calzado. Sigue recrudeciéndose la competencia. Reino UnidoLa situación no es mala: la reestructuración del comercio detallista se llevó a cabo en los años 80. La concentración y la racionalización se han impuesto. Los ingleses son buenos compradores: el 14% de las ventas minoristas son de vestido y calzado. ItaliaEn el país de la apariencia casi una quinta parte de lo que compran los consumidores es ropa, calzado o artículos de cuero. Italia tiene un horario comercial idéntico al español. HolandaEl proceso de concentración es lento, sigue habiendo muchísimos comercios pequeños. SuizaEn los últimos 10 años se observa una tendencia suave pero constante a que se venda menos calzado, especialmente de piel. La competencia es intensa. SueciaEste es el país europeo con menor porcentaje de consumo en vestido y calzado de Europa (un 8%). La concentración es radical y va acompañada de una internacionalización muy fuerte. FinlandiaLos detallistas acusan al clima del pasado otoño de hacerles perder un 1% de sus ventas respecto a 1998. AustriaPor primera vez desde 1983 las ventas crecieron entre un 2% y 3%. Pero se trata de un paréntesis, no de una tendencia. Hace años que no suben los precios del calzado a pesar de la inflación. La mitad del calzado que se vende aquí es de gama media (algo más de 8.500 ptas el par). Chequia, Hungría y PoloniaLos PECOS mejor situados para entrar en la UE no pueden ni pensar en subir los precios, pero el consumo se mantiene estable e incluso hay esperanzas de que suba.

PUBLICIDAD