PUBLICIDAD

KORNIT

Suspende pagos Calnat, fabricante de los zapatos ecológicos ‘Greenpeace’


La empresa de calzado ecológico Calnat, ubicada en la partida de La Hoya, presentó suspensión de pagos la pasada semana en los juzgados ilicitanos. La firma declaró un pasivo de 349,2 millones de pesetas y un activo de 359,3. La empresa, dedicada a la fabricación de calzado con componentes ecológicos bajo las marcas propias de Calnat y Natural Shoes y la de Greenpeace, atravesaba problemas de tesorería derivados principalmente de la singularidad de su producto, que se vieron agravados el año pasado por problemas en el pegado de la entreplanta del piso, lo que motivo numerosos devoluciones de pares ya servidos. En los últimos meses se habían producido cambios en la empresa, al abandonar su cargo el director gerente de la misma, Miguel Martínez Ballester, alma mater del proyecto y decidido impulsor del uso en el calzado de materiales no agresivos para el medio ambiente. Desde que hace tres años se puso en marcha este insólito proyecto empresarial, Calnat había logrado introducirse en varios mercados europeos –principalmente Alemania y Holanda– y comenzaba a abrirse camino entre los consumidores españoles. Contaba para ello con el respaldo desinteresado de varias personalidades, como el ex jugador de baloncesto y entrenador Clifford Luyk. La suspensión de pagos dibuja un panorama sombrío para la continuidad de la empresa, cuya actividad parece haber quedado interrumpida –no fue posible ayer contactar con ningún responsable de la misma para confirmar este extremo– en un momento en que se afrontaba una importante expansión de mercado con la entrada de los artículos de Calnat en El Corte Inglés, fruto de un acuerdo negociado el año pasado. Miguel Martínez, miembro de la directiva de la patronal zapatera local, comentó hace unas semanas a otros integrantes de la misma su decisión de dejar la empresa. A raíz de la situación que ha desembocado en la suspensión de pagos, Calnat ya no participó en Expocalzado ni asistió a la feria de Düsseldorf.

PUBLICIDAD