PUBLICIDAD

KORNIT

UGT llama la atención sobre las «enfermedades del cazlado»


En unas jornadas celebradas ayer en Elda por UGT sobre Prevención Laboral se mostró la dificultad para que enfermedades como la artrosis, desgastes oseos de trabajos que se realizan sentados o enfermedades neurológicas se admitan como relacionados con los disolventes o las colas. El director del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, Leodegario Fernández, indicó que la normativa actual que recoge el listado de enfermedades profesionales «no se ha modificado desde el 78, y hay enfermedades que no se reconocen». A su juicio «también es importante formar a los médicos para que reconozcan las enfermedades laborales como tales» porque ahora hay muchos que «ni siquiera preguntan a los pacientes dónde trabajan cuando alguien llega con una artrosis o dolores de cabeza». Rafael Ramos Muñoz, Jefe Médico del Equipo de Valoración de Incapacidades I.N.S.S. de Alicante señaló que «el año pasado como enfermedades profesionales sólo vimos los seis casos de parálisis del calzado de Villena, y este año el caso de Elche», añadiendo que «el problema se agrava con la precariedad en el empleo y la falta de relación de los trabajadores con las empresas. Además es difícil relacionar por ejemplo unos problemas oseos de una persona de 50 o 60 años con su lugar de trabajo». Al tiempo, según señaló Salvador Velázquez de FIA-UGT «es costosísimo llevar un procedimiento adelante para determinar la relación entre una enfermedad y el trabajo y hay casos en que el trabajador si insiste en vincular ambas cuestiones, encuentre las puertas cerradas en otras empresas».

PUBLICIDAD

GUIA DE FORMACION