PUBLICIDAD

KORNIT

Una de cada tres trabajadores clandestinos de Valencia se dedica al calzado



El sector del calzado es terreno abonado para la economía sumergida. Crece el volumen de negocio interior y exterior del calzado pero el fenómeno mantiene sus tasas estables en los últimos cuatro años, según la Inspección de Trabajo. Este nivel, y la escasa atención que han prestado los empresarios hacia los contratos fijos discontinuos han determinado el inicio de una campaña de inspección.

Los funcionarios recibieron información de falta de contratos laborales, alta en el sistema de la Seguridad Social e impagos de las cuotas patronales y obreras al régimen general. Un inspector y cuatro subinspectores actuaron en Elche y Aspe. En cinco días ya habían descubiertos varios talleres de aparado y pegado de calzado sin contratos laborales ni afiliación en la Seguridad Social. Además, desde hace un tiempo, la Policía pasa a Inspección de Trabajo todos los indicios que tienen de empleo sumergido.

De los 6.300 casos de trabajadores clandestinos descubiertos oficialmente por la Inspección de Trabajo en toda la Comunidad Valenciana durante el pasado año, un tercio (algo más de 2.000) corresponde al calzado. El secretario de la patronal ilicitana, Pedro Méndez, ha pedido a la inspección que no sea cómoda y visite realmente a los centros con visos de irregularidad.

PUBLICIDAD

GUIA DE FORMACION