1 FEB 2023 Temas del día: Ágatha Ruiz de la Prada Momad internacional Milano Unica Imagining Sustainable Fashion Award Pepco se incorpora a ARTE

Wrap: en Gran Bretaña, el 25% de las prendas no se usa


16/11/2022

El estudio de Wrap considera que los británicos tienen hasta 1,6 billones de prendas que no han usado durante el año en curso

16.11.2022.- WRAP ha realizado dos estudios sobre los hábitos de uso de sus prendas por parte de los consumidors británicos: Citizen Insights: Clothing Longevity y Circular Business Models Receptivity in the UK. Para ello preguntó a más de 6.000 adultos del Reino Unido durante cuánto tiempo conservan la ropa que tienen en sus armarios. La segunda encuesta, realizada entre 2.100 ciudadanos, midió el interés por los nuevos modelos comerciales del sector confeccionista. 

Casi la mitad de los ciudadanos británicos compra ropa al menos una vez al mes. Alrededor de una cuarta parte admite que muchas veces con la intención de usarla sólo durante un corto periodo de tiempo. 

Sin embargo, la encuesta ha descubierto que el tiempo que los compradores la guardan ha aumentado últimamente. Esto significa que están dispuestos a ahorrar dinero y mejorar la sostenibilidad. Ha aumentado, por ejemplo, la vida útil de los vaqueros, que ahora se conservan una media de cuatro años en 2021 frente a los tres de 2013. 

Catherine David, directora de WRAP, ha comentado: mucha gente ya está comprando y vendiendo ropa usada. Nuestro estudio, sin embargo, muestra la enorme oportunidad financiera y medioambiental que suponen las prendas que tienen sin usar en sus armarios

La encuesta revela que hoy en día más de la mitad de los consumidores está dispuesta a comprar ropa de segunda mano, que dos de cada cinco personas son propensas a utilizar un servicio de suscripción de ropa y que tres de cada cinco están interesadas en utilizar servicios de reparación. Sin embargo, el conocimiento general de estas posibilidades siendo bajo, en torno al 20% de la población.

Hay mercado potencial para los modelos circulares 

La investigación de WRAP confirma que existe un mercado potencial para que las marcas y los detallistas desarrollen modelos circulares de actividad y aumenten el uso de la ropa ya comprada. Un cambio así podría ayudar a vestir a la población de forma sostenible. 

La iniciativa Textiles 2030 de WRAP ha conseguido que más de 100 organizaciones del sector confeccionista se comprometan a reducir a la mitad sus emisiones de gases de efecto invernadero antes de 2030. 

Las cadenas de fast fashion, como Asos y Boohoo, han sido objeto de críticas por parte de los organismos reguladores de la competencia del Reino Unido por sus discutibles declaraciones de sostenibilidad. En todo caso, aunque el gobierno británico está estudiando medidas para promover la circularidad en el sector textil, la realidad es que Gran Bretaña carece de instalaciones para reciclar ni siquiera una parte importante de las prendas desechadas. 

Cuando compramos prendas de segunda mano tendemos a conservarlas durante más tiempo que los que compramos nuevos, ha señalado también WRAP. Solemos conservarlas durante 1,5 años más. Y si reparamos una prenda, solemos conservarla durante 1,3 años más. 

Según la encuesta, el consumidor medio tiene 15 pares de calcetines, pero solo usa 10 o 13 como máximo. Suele tener también 12 camisetas, pero normalmente solo ua 9 de ellas. 

Los firmantes de Textiles 2030 ya están empezando a introducir modelos de negocio de reventa y alquiler, concluye WRAP. Estos modelos de negocio, sin embargo, junto con los modelos de reparación, deben generalizarse si el sector de la moda quiere conseguir las reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero necesarias para limitar el calentamiento global a 1,5 grados. 

+ Info: https://wrapcompliance.org/es/