El DITF ha creado fibras de quitina y celulosa para uso médico


Un equipo del DITF ha desarrollado un método para combinar ambos materiales con un proceso limpio para el medio ambiente, con posibles usos médicos

19.05.2020.- Un grupo de investigadores del DITF (Instituto Alemán para la Investigación Textil y de las Fibras, en Denkendorf) ha desarrollado un método para usar la quitina, combinada con la celulosa, con fines médicos.

La quitina es un carbohidrato que forma parte de las paredes celulares de los hongos, del exoesqueleto de los artrópodos y de algunos órganos de otros animales. Aunque es abundante y barato en la naturaleza, hasta ahora ha sido muy poco usado por el sector textil. Es el biopolímero más abundante en el mundo, después de la celulosa. A diferencia de lo que ocurre con los bioplásticos procedentes de plantas agrícolas, no provoca ninguna competencia con otros usos finales.

Ahora, los expertos del DITF han desarrollado un método para utilizar su biopolímero en combinación con celulosa. Primero eliminamos las proteínas y los minerales de esos organismos que tienen quitina. Despùés fabricamos las fibras, explica Antje Ota, del Dpto. de Biopolímeros del DITF.

Nueva combinación de celulosa y quitina

El proceso de producción de la nueva fibra está basado en la aplicación de líquidos iónicos, que preparan la quitina soluble que después se combina con la celulosa. Hemos elegido un disolvente iónico porque es adecuado tanto para el procesamiento de la quitina como de la celulosa. Por primera vez es posible procesar estos dos materiales en una misma fibra en un solo proceso. Los líquidos iónicos son sales que permanecen en estado líquido por debajo de los 100 grados y que pueden disolver muchos polímeros, incluidos los polisacáridos de la quitina.

DITF, Denkendorf, quitina, celulosa
Un laboratorio del DITF, en Denkenforf (Alemania)

En el método desarrollado por el DITF, el contenido de quitina en las fibras puede llegar al 50%. Otra de sus ventajas es que su capacidad de retención de agua pasa del 20% típico de las fibras de celulosa al 60%. También destaca su gran permeabilidad al aire. Esperamos que esta nueva fibra de celulosa y quitina tenga un gran potencial, por ejemplo en vendajes de heridas que ayuden al proceso de curación.El medio ambiente también sale beneficiado con la nueva tecnología porque no exige el uso de aditivos. El solvente, además, puede recuperarse casi por completo.

La investigación del DITF ha sido financiada por el Ministerio de Economía y Energía del gobierno alemán y del estado de Baden-Württemberg.

+ Info: www.ditf.de

Las noticias más leídas



Nombre (requerido)

Empresa

Correo electrónico (requerido)

Seleccione el país (requerido)

Seleccione la provincia (requerido)

Seleccione el SECTOR (requerido)

He leído y acepto la Política de Privacidad