DNV: encuesta sobre la percepción de la circularidad entre consumidores


Según el estudio de DNV, el 35,8% de los encuestados desconoce la circularidad. Las empresas deben avanzar más en esta línea y comunicarol

01.03.2022.- La aseguradora DNV ha presentado los resultados de una encuesta sobre los conocimientos de los consumidores sobre circularidad realizada a 2.900 personas en Estados Unidos y en Europa.

Los programas de devolución y reventa de productos de moda están concienciando a los consumidores sobre el reciclaje. DNV, sin embargo, se ha preguntado: ¿son estos esfuerzos suficientes para involucrar a los consumidores en la economía circular?

La encuesta ha revelado que el 35,8% de los consumidores analizados no había oído hablar de la economía circular. De los que sí lo habían hecho, el 45% indicó que tenía un amplio conocimiento y que incluso participaba activamente en alguna iniciativa.

DNV, circularidad
La circularidad ayudará al mantenimiento del planeta

Como parece lógico, el conocimiento y el compromiso son mayores entre las generaciones más jóvenes. Más del 53% de esos encuestaos afirman participar activamente en alguna iniciativa circular. En cambio, solo el 32,4% del grupo de mayor edad ha dicho lo mismo. Eso significa –según el informe- que existe un potencial significativo para involucrarlos más.

La mayoría de los consumidores han aprendido lo que saben sobre circularidad en las redes sociales. Otros lo han hecho a través de discusiones políticas y de los amigos.

A pesar de que bastantes empresas incorporan códigos QR en sus etiquetas y colaboran con plataformas ecológicas, sólo uno de cada cinco encuestados ha mencionado haber obtenido la información directamente de ellas. En consecuencia, parece que las empresas pueden hacer más para transmitir su mensaje y generar confianza.

La transición a la circularidad depende de las empresas y de los consumidores

Los fabricantes y las empresas tienen que impulsar la transición a la economía circular. Esto, sin embargo, no es posible sin la participación de los consumidores, ha afirmado Luca Crisciotti, director general de la cadena de suministro y garantía de productos de DNV. Por lo tanto, hay que hacer más para llenar la falta de información y proporcionar información validada y de confianza.

Los patrones de comportamiento, la educación y el poder adquisitivo influyen en el grado en que los consumidores optan por la economía circular. Los esfuerzos de algunas marcas y detallistas aceleran esta evolución. En el sector de la moda, los productos circulares son especialmente visibles. El 67,7% de los consumidores encuestados ha confirmado haber visto un producto circular en una tienda o en Internet.

Los productos con propiedades recicladas son una prioridad para el 48,1% de los encuestados. El 62,9% ha afirmao que prefiere comprar menos u optar por productos de segunda mano. Los mayores de 55 años hacen más reparaciones que los consumidores más jóvenes, que tienden a comprar más de segunda mano y a alquilar en lugar de comprar. La encuesta se hace eco de los datos de CGS de junio de 2021 que mostraron que los consumidores de la Generación Z son cinco veces más propensos que los Baby Boomers a frecuentar webs de segunda mano, como ThredUp o eBay.

DNV, circularidad, CFW
La Copenhaguen Fashion Summit, uno de los eventos quea rema a favor de la circularidad

Particularidades de los consumidores más jóvenes

Aunque el estilo y el precio siguen pesando mucho en las decisiones de compra, el precio es especialmente relevante para los consumidores más jóvenes, debido a su inferior poder adquisitivo. Además del coste, hay otros factores que influyen en los consumidores a la hora de decidir si compran productos de moda circular. La información sobre la huella ecológica de un producto es importante para casi la mitad de los encuestados, seguida de cerca por las condiciones laborales y de trabajo con las que se fabricaron. Les siguen la calidad del producto y las certificaciones, etiquetas verificadas y declaraciones de sostenibilidad validadas.

Los consumidores –asegura el informe- tienden a centrarse más en los aspectos de la circularidad que están más cerca de ellos, que constituyen sus principales temas de preocupación cotidiana.

La mayoría de los encuestados, en fin, consideran que las empresas deberían responsabilizarse más de la reciclabilidad de sus productos e invertir más en I+D. Alrededor del 21% de los encuestados ha afirmado que los boicots a las marcas que no lo hagan pueden resultar eficaces. Esto –según DNV- podría representar un riesgo para las empresas que no mejoren su circularidad y que no comuniquen sus avances.

+ Info: https://www.dnv.es/assurance/index.html