×

Enrique Silla (Jeanologia): las tareas pendientes del textil/confección


E. Silla insiste en que el textil/confección deberá ganar la confianza del consumidor ofreciendo una sanitización perfecta de los productos de moda

30.04.2020.- Durante los últimos días Pinker Moda ha publicado resúmenes de las entrevistas del periodista Sandeep Agarwal con líderes del sector textil global en torno a la pandemia del COVID-19 y a sus consecuencias sobre el textil/confección. Hoy le toca el turno a Enrique Silla, fundador y director general de Jeanologia, una empresa que ha revolucionado el acabado del denim, que ha aportado mucho a su sostenibilidad, que ahora contribuye a la lucha contra el coronaviruts y que prepara una tecnología práctica para la sanitización de las prendas. Jeanología, en efecto, es sinónimo de la Ciencia del Acabado.

Sandeep Agarwal, Enrique Silla, Jeanología, denim, acabado textil, sostenibilidad textil
Stand de Jeanología en la ITMA de 2019 en Barcelona

Unos momentos terribles

Afortunadamente, tanto en mi familia como en mi empresa todo el mundo goza de buena salud, pero estamos viviendo unos momentos terribles que tendrán consecuencias serias para la vida de la humanidad y para el sector en que trabajamos. En España hemos tenido ya demasiados muertos y todavía no podemos decir que hayamos triunfado contra el virus. Jeanología sigue trabajando porque ha sido considerada por el gobierno español como empresa esencial en la lucha contra la pandemia, pero la mayoría de las empresas siguen cerradas.

Probablemente seguiremos un camino similar al de China para recuperar la normalidad. Eso tomará por lo menos 3 o 4 meses. En estos momentos muchas empresas españolas de textil/confección están produciendo máscaras y otros equipos de protección. Además, tendrán que prepararse para los cambios sociales que se producirán en el futuro.

Sanitizing boxes para sanitizar mascarillas y pantallas

En cuanto a la actual actividad de Jeanologia, hay que recordar que uno de los mayores problemas en España y en todo el mundo es la escasez de materiales de protección. Por esto, en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia y otras instituciones y fabricantes, hemos diseñado y estamos fabricando mascarillas y las sanitizamos antes de entregarlas a sus usuarios. Además, hemos comenzado a desarrollar máquinas de sanitizar mascarillas y pantallas protectoras (sanitizing boxes), que consisten en una transformación relativamente sencilla de nuestros equipos G2 Dynamic, creados por nosotros para sanitizar prendas tejanas. No usan agua ni producen emisiones de ningún tipo.

Sandeep Agarwal, Enrique Silla, Jeanología, denim, acabado textil, sostenibilidad textil
La popular G2 Dynamic

De hecho, en estos momentos producimos y sanitizamos 15.000 mascarillas diarias y estamos comenzando a producir las sanitizing boxes, que podrán utilizar las instituciones que usen estos artículos, sometiéndolas antes a la aprobación de las autoridades pertinentes. Estoy muy orgulloso de todo el equipo de Jeanología que está trabajando en esto.

Ahora estamos contactando con nuestros clientes para explicarles cómo pueden hacer ellos mismos esa transformación. Les enviamos unos dibujos y unas instrucciones y les enseñamos a conectar el software. Con esto podemos hacer una contribución importante a la sociedad.

Cómo fabricar mascarillas

Básicamente, hay tres maneras de fabricar mascarillas:

  1. Nosotros podemos enviarles el programa y ellos pueden hacerlas en sus impresoras 3D.
  2. También las pueden hacer con inyectoras de plástico, para lo cual podemos enviarles las instrucciones.
  3. Otro sistema es modificar el proceso productivo de fábricas que ahora no están a plena capacidad, y que pueden fabricarlas con un precio muy competitivo.

En todo caso, la última etapa de la producción es siempre la sanitización y desinfección de las mascarillas antes de enviarlas a su destino. En general, se pueden utilizar todo un mes, pero lavándolas con frecuencia.

Además, utilizamos un protocolo muy estricto para empaquetarlas –sin contacto alguno con la mano humana- y enviarlas a su destino. Enseñamos a sus destinatarios a hacer lo mismo.

Imagino el eco que esto puede tener en la comunidad denim de todo el mundo, que ya maneja nuestras máquinas para sanitizar las prendas: ¡es una gran contribución! Y no lo hacemos en nombre nuestro, de Jeanología, sino en nombre de toda la comunidad denim. Nuestra prioridad en estos momentos es ayudar a todo el mundo, especialmente a los hospitales, para salvar vidas.

Para hacerlo, hemos tenido en cuenta el protocolo dictado por el Gobierno español. Obviamente, en otras zonas geográficas las empresas deben atenerse a los protocolos que estén en vigor allí, o a los que dicte la OMS.

Las tendencias de mercado acelerarán su implantación

Antes del COVID-19 ya teníamos por delante tres tendencias muy fuertes, pero ahora acelerarán su implantación:

  • La primera es la sostenibilidad: a partir de ahora, supone ya una obligación absoluta. Los consumidores no comprarán productos que no hayan sido fabricados teniendo en cuenta nuestro planeta. No serán leales a las marcas que no respeten el medio ambiente, que serán cerradas por los gobiernos. Si alguna reabriese, sería una locura porque nadie le compraría. Por supuesto, también cambiará la forma en que fabriquemos los jeans. Hay que eliminar, por ejemplo, los desechos y el permanganato de potasio.
  • La segunda es la digitalización. Todo estará digitalizado. Incluso los showrooms serán digitales. Lo más penalizado serán las tiendas físicas. Necesitaremos vender on line, cambiar nuestra producción y nuestros modelos operativos. En Jeanología tenemos el software e-Designer, con el que el creador puede diseñar en 3D y renderizar las imágenes. También hemos creado el software Digital Wash que nos indica cómo trabajar. Ya estamos trabajando on line con marcas en todo el mundo. El resultado es fantástico porque podemos crear una colección sin fabricar ninguna prenda física. Haga usted lo que haga, el futuro es el 3D.
  • La tercera será la producción sobre demanda (on demand manufacturing). Ya no tendrá sentido fabricar porque sí. Además, los productos serán más simples y minimalistas.

En otras palabras, los cambios que podían haberse realizado en 10 años serán realidad en 1 o 2, pero a menor escala porque el mercado se reducirá. Al final, la respuesta la tendrá el equilibrio entre la oferta y la demanda. O entre marcas, fabricantes, detallistas y consumidores. Al final, tendremos un sector mejor, pero este proceso estará lleno de sufrimiento.

Sandeep Agarwal, Enrique Silla, Jeanología, acabado textil, sostenibilidad textil, denim
Enrique Silla, recibiendo el Premio Jaume I al Emprendedor 2018 en presencia del Rey de España y las máximas autoridades valencianas

Recuperación lenta de la normalidad comercial

A partir de ahora el 10% de la producción será realizado en fábricas urbanas en Estados Unidos y Europa, y en los países cercanos a ellos. Para el resto los grandes vencedores serán países como Turquía, Méxito o Portugal, junto con los grandes fabricantes de Bangladesh y Pakistán.

En China, las tiendas están vendiendo un 35% menos que antes de la pandemia. Por lo menos hasta diciembre, la situación no volverá a ser totalmente normal.

En Estados Unidos es posible que las tiendas abran en julio, pero hasta septiembre no se habrá recuperado la normalidad. Pero incluso entonces, cuando entres en una tienda, te medirán tu temperatura corporal. Los compradores tendrán miedo de tocar un tejido o una prenda y desde luego no querrán entrar en los probadores. Algunos consumidores no comprarán porque se sentirán incómodos y temerosos.

Nosotros, como empresa tecnológica, queremos ayudar a detallistas y consumidores a confiar de nuevo en los productos que estén a la venta. Aplicaremos al comercio textil toda la experiencia que estamos acumulando con la sanitización del material de protección médico. Así ayudaremos a la reconstrucción del comercio textil.

Devolver la confianza del consumidor en los tejidos

Debemos devolver a los consumidores la confianza en que los artículos no les resultarán dañinos. Esto es un factor clave para reabrir la cadena textil. ¿Para qué abriríamos las tiendas si nadie va a comprar en ellas? Y si nadie va a comprar, ¿para qué va a hacver pedidos la tienda a sus proveedores?

O sea que lo primero será recobrar la confianza en la seguridad de los artículos textiles. Por esto tenemos 15 ingenieros trabajando en la sanitización de las mascarillas y de los artículos textiles. Hemos invertido en este proyecto una cantidad importante de dinero porque llevamos el sector textil en nuestro corazón y porque las personas son lo primero. En este momento queremos ayudar a las marcas y a los detallistas, porque sin ellos el sector desaparece.

Todavía no puedo hablar de un modelo concreto, porque puede parecer una tarea simple pero es terriblemente compleja. Tenemos que estar seguros de que lo que hagamos funcione al 100%. Lo importante no es correr mucho sino correr mejor, porque estamos jugando con la salud de la gente. Y aún así, intentamos hacer en pocas semanas lo que normalmente en Jeanología tarde 6 meses. Y esto solo es posible porque nuestra gente está muy motivada y trabaja 24 horas al día. Espero que en el plazo de un mes tengamos algunas respuestas y podamos presentar algo.

Ante un desastre económico global

Ahora todo el mundo está sufriendo. Y tenemos delante un desastre económico global. Todo el mundo intenta sobrevivir, pero ahora mismo no debemos proteger solo nuestro castillo sino también el espíritu de la humanidad. Las empresas hemos de poner a la gente y al planeta por delante de nuestro beneficio. Las empresas debemos colaborar unas con otras y confiar en nuestros clientes. Y negarnos a colaborar con las empresas que todavía contaminen. Es tiempo para que reaccionemos todos juntos.

Me gustaría mencionar otra cosa. Las prendas son muy importantes, pero su material –el tejido- también lo es. Por esto es importante fabricarlo y acabarlo bien. Tenemos que contar para ello con las mentes privilegiadas que tenemos en el sector del denim. Nosotros estamos trabajando con el G2 Dynamic, en colaboración con otras empresas, para llevar el acabado textil a un nivel más elevado.

Como ya indiqué antes, tenemos un objetivo fundamental a corto plazo: ganar la confianza de los consumidores, ofreciéndoles tratamientos textiles en los ue puedan confiar.

No debemos pensar en nosotros mismos sino en el consumidor final, que necesita sentirse seguro. En el sector del denim, queremos ser la primera empresa que diga al mundo que hemos alcanzado nuestro objetivo de emisiones cero. El momento actual es perfecto para empeñarse en la sostenibilidad porque una empresa que antes producía 40.000 jeans diarios hará fabricará solo 10.000. Por esto resultará más fácil reducir la polución que causemos.

Se habrán acabado las planificaciones a 6 o 12 meses

No resultaría realista querer reemprender nuestros negocios con la misma escala que teníamos antes del COVID-19. No es sostenible que en el mundo existan 400 tejedurías de denim. Tenemos que recomenzar a una escala más modesta e ir creciendo poco a poco. Lo importante es que ganemos la confianza del consumidor a través de la sostenibilidad y de la sanitización de los productos.

Además, yo pienso que se habrán acabado las planificaciones a 6 o a 12 meses. Lo que primará es la organización a partir de la demanda, soiempre con la calidad y la sostenibilidad por delante.

Las empresas deberán reaccionar lo más deprisa posible a las tendencias del consumo. Tendrán que comprender bien lo que el consumidor quiere comprar antes de que compre.

Circularidad: algodón vs. poliéster

Si pensamos en la circularidad del denim, hemos de comenzar sabiendo que el 15% de los productos fabricados no se venden nunca. La consecuencia es que solo debemos producir sobre demanda. Después, es muy importante el reciclaje. Nosotros estamos estudiando cómo la sanitización puede ayudar a un proceso de este tipo. Hay que diseñar prendas que puedan ser recicladas con la mayor facilidad posible.

Esto resulta fácil con el algodón porque es biodegradable, pero el poliéster está matando nuestro planeta. Primero tenemos que reducir la producción con esta materia prima; después, tenemos que reciclar y reusar los productos fabricados con ella. Pero, en último caso, lo que no tiene sentido es fabricar cosas que nadie quiere comprar.

Pata terminar, recuerde lo que he dicho antes. Lo que está haciendo Jeanología  no lo hace solo en su nombre propio, sino en nombre de toda la comunidad denim.

+ Info: www.jeanologia.com