×

QIMA constata la recuperación de la manufactura asiática


El barómetro de QIMA para el tercer trimestre constata que la manufactura asiática se recuperatras el rebote de la demanda en Occidente

19.10.2020.- A principios de año la perspectiva era bastante apocalíptica. Los datos sobre el abastecimiento en el tercer trimestre sugieren que el colapso del comercio mundial en 2020 podría ser menos dramático de lo previsto. Los datos de QIMA muestran que la demanda de abastecimiento se está acelerando en las potencias manufactureras de toda Asia. Destacan China, Vietnam y Bangladesh, que concluirán el tercer trimestre con cifras de crecimiento interanual positivas, por primera vez en 2020.

Este cambio de rumbo, sin embargo, no está exento de sombras. Los datos sugieren que la pandemia puede haber revertido algunos de los avances en sostenibilidad y cumplimiento social logrados en los últimos años.

Las exportaciones de China se recuperan fuertemente impulsadas por el rebote de la demanda en Occidente. Después de seguir un patrón de caída y recuperación en W durante la primera mitad de 2020, el abastecimiento en China ha vuelto a crecer en el tercer trimestre. Los datos muestran un notable aumento de la demanda de inspección y auditoría en julio y agosto (+8% y +17% interanual). China termina el tercer trimestre de 2020 con un +11% interanual, una cifra que recuerda más a su rendimiento anterior a la pandemia.

Qima ha realizado recientemente varios estudios sobre el mercado asiático, de los que nos hechos hecho eco en Pinker Moda.

Vuelta de las empresas occidentales a China

Las empresas occidentales volvieron a China durante ese trimestre, con un aumento en la demanda de inspecciones y auditorías en sectores como el eléctrico y electrónico, juguetes y artículos para el hogar. Los textiles y prendas de vestir chinos sufren una competencia cada vez mayor de sus vecinos asiáticos, con descensos del 15% durante el tercer trimestre y del 27% entrex enero y septiembre.

La fabricación en toda Asia se acelera, con Vietnam y Bangladesh a la cabeza. El rebote del abastecimiento no se ha limitado a China. La demanda de inspecciones y auditorías ha aumentado bastante en las zonas manufactureras de toda Asia. Las cadenas de suministro mundiales se están separando de China.

Tras el colapso del abastecimiento durante abril-mayo de 2020, los proveedores del sudeste asiático experimentaron un cambio de tendencia entre julio y septiembre. La demanda de inspecciones y auditorías mostró un aumento del +10% interanual en julio, y del 23 y 41% en agosto y septiembre. Los volúmenes de negocio aumentaron de forma constante en Myanmar, Indonesia y Filipinas. Vietnam volvió a emerger como un claro ganador en la región, con tres meses de expansión sostenida.

La recuperación se acentúa en el tercer y cuarto trimestres

Entretanto, la demanda de inspecciones y auditorías en Asia meridional aumentó de manera generalizada en el tercer trimestre. La recuperación inicial comenzada en junio continuó y se aceleró progresivamente durante esos meses. Esta recuperación está encabezada por las potencias textiles del sur de Asia, como Bangladesh. Allí la demanda de inspecciones aumentó un 86% interanual en septiembre. Está impulsada, entre otros factores, por los compradores estadounidenses que siguen diversificando sus cadenas de suministro de confección.

A medida que continúa la diversificación de la cadena de suministro, los compradores estadounidenses regresan a las capacidades reabiertas en toda Asia. Las marcas de la UE, en cambio, buscan estrategias near-shoring, de aprovisionamiento en proximidad.

Qima
Un mercante lleno de containers, el principal medio de transporte entre China y otros continentes

Cabe señalar que los compradores de ambos lados del Atlántico desempeñaron un papel igualmente importante en este rebote de la fabricación en China y en toda Asia. Vietnam recibió una atención equilibrada, con los textiles y los artículos para el hogar entre las categorías de productos más solicitados.

Por el contrario, la tendencia al near-shoring observada a principios de 2020 fue menos prominente durante el tercer trimestre. Las marcas estadounidenses, especialmente en textiles y confección, tenían más probabilidades de aprovechar las capacidades de reapertura en el sur de Asia que de desviar una mayor parte de su abastecimiento a América Latina y Sudamérica, donde el impacto de Covid-19 todavía estaba en pleno vigor. Los compradores de la UE, sin embargo, siguieron ampliando su near-shoring en el Mediterráneo y Oriente Medio. Marruecos, Egipto y Túnez registraron un crecimiento interanual de dos dígitos en la demanda de inspecciones y auditorías durante el tercer trimestre.

La supervivencia tienta a las empresas con atajos éticos

Los datos de las auditorías de QIMA indican que las empresas que siguen operando en clave de supervivencia están ejerciendo más presión sobre el cumplimiento ético en las cadenas mundiales de suministro. Es más probable que las empresas den prioridad al ahorro de costos frente al abastecimiento sostenible, así como que presionen a sus proveedores para que cumplan los plazos de los productos de mayor demanda. Esas prácticas pueden dar lugar a un enfoque insuficiente de las condiciones de trabajo y de las políticas laborales, que se traduce en un aumento de los riesgos para la seguridad de los trabajadores, horas extras forzadas y otras violaciones éticas.

Durante el tercer trimestre de 2020, los resultados de las fábricas registrados por los auditores éticos de QIMA fueron un -4,5% más bajos en comparación con los promedios de 2019. Aproximadamente el 62% de las fábricas necesitaban una corrección a medio y largo plazo en cuestiones como la salud y la seguridad, las horas de trabajo y los salarios, la gestión de los desechos y otras.

Una investigación previa de QIMA había detectado que las preocupaciones sociales y de sostenibilidad tienden a caer más bajo en la agenda de una empresa durante los periodos de interrupción y transición. Dada la escala de las interrupciones en curso desencadenadas por la pandemia, es razonable esperar que las mejoras sociales y de sostenibilidad continúen pasando a un segundo plano frente a las consideraciones económicas a medio plazo.

+ Info: https://www.qima.es