×
FERIA MOMAD

31 JUL 2021 Temas del día: Jeans Redesign Pacsun moda baño Hong Kong International Jewellery Show Textile Exchange

PUBLICIDAD

AGILITY

Los desfiles masculinos de Milán han mostrado un espíritu post-pandémico


Hemos repasado varias crónicas sobre los desfiles de Milán, entre ellas sobre todo la de Angelo Flaccavento en SJ. Este es su resumen.

26.01.2021.- La Semana de la Moda de Milán, celebrada la semana pasada, ha sido sobre todo un festival de vídeo. Es inútil lamentarse, aunque todos deseemos volver a la situación anterior: las cosas son así y hay que aceptarlas.

Los críticos de moda lo tuvieron más difícil que de costumbre en Milán, pero aun así consiguieron detectar las principales líneas de fuerza que vieron en pantalla. Son las siguientes, que siguen el modelo de Il Foglio, de Fabiana Giacomotti.

Color: algunos se han atrevido con ellos                                                                           

Aunque tradicionalmente la moda masculina no sea lleva bien con los colores brillantes y atrevidos, algunos diseñadores de la Semana de la Moda de Milán han decidido atreverse a usarlos, después de tantos meses de sobriedad pandémica. Silvia Venturini para Fendi, por ejemplo, jugó a la cromoterapia en una colección que comenzó tranquila y acabó dando la nota. Miuccia Prada y Raf Simons ensayaron combinaciones de morado, amarillo, azul infantil y rosa. Sunnei usó el color como la cúspide de una receta basada en el volumen, la abstracción y el juego.

Duos: Raf Simons + Prada

El matrimonio entre Raf Simons y Miuccia Prada -probablemente el dúo más destacado de la Semana- cerró ya el círculo con la presentación de su primera colección masculina, basada en la tradición de Prada, pero con detalles de Simons. Su diálogo creativo mejorará probablemente en las próximas colecciones, porque ahora se ha notado demasiado el control de la marca sobre la creatividad.

Prada

Formatos: un mundo de dudas

El dilema de los desfiles virtuales es si deben acercarse a un desfile convencional o a una narración más libre de la colección, donde las prendas suelen quedar relegadas a un segundo plano. Ambas fórmulas pueden funcionar.

Tod’s optó en Milán por una filmación corta donde el actor Leonardo Zurzolo hace el papel de un joven actor que está preparando un papel. La de Zegna combinaba interiores y exteriores, con una puesta en escena muy bien estudiada y un golpe de teatro al final. Fendi y Etro, que inicialmente habían planeado un desfile con público, al final optaron por una filmación del desfile. El montaje del material acertó con su duración y ritmo.

Fendi

Vidas y prendas dentro y fuera

Ahora mismo, nuestra vida oscila entre los interiores, donde nos vemos encerrados, y los exteriores, donde nos gustaría poder vivir. Acostumbrados al predominio del loungewear y de la moda deportiva casera, resulta difícil usar ahora un verdadero traje. A fin de cuentas, siguió prevaleciendo la moda despreocupada.

Walter Chiapponi se tiró a lo grunge aunque con acento aristocrático italiano. Tod’s, Etro y Prada no anduvieron lejos. En todo caso, la moda de la nueva temporada parece pensada tanto para usar en nuestro propio territorio como en el exterior a él.

ETRO

Moda en punto: el consuelo del confort

Miuccia Prada y Raf Simmons justificaron la abundancia de punto en su colección porque ese tejido nos otorga el consuelo del confort. Las prendas de punto -ejemplo de confort casero- estuvieron también muy presentes en la colección de Fendi y Zegna, en este último caso con cashmere de construcción sartorial.

Creadores de la Nueva Guardia

La Cámara de la Moda Italiana lanzó en el seno de la Semana de Milán una iniciativa para detectar sangre nueva en el mundo del diseño. Aunque sus participantes mostraron una encomiable iniciativa, sus proyectos parecían encorsetados por una estética urbana. Probablemente fue debido al papel ejercido por Demna Gvasalia e incluso su predecesor Martin Margiela.

En la pasarela llamaron especialmente la atención Andrea Pompilio, convincente con su dinamismo conciso; Federico Cina, con su gran sensibilidad; Magliano, con su hipermasculinidad; y Samuel Ross, con sus diseños técnicos y atrevidos aunque un poco repetitivos.

¿Qué normalidad?

En estos momentos, la normalidad es la aspiración de la humanidad para volver adónde habíamos ido y hacer lo que veníamos haciendo anteriormente. En la pasarela la normalidad se manifestó sobre todo en colecciones clásicas e intemporales, con colores apagados y con prendas que parecen demasiado familiares. Una moda, en suma, que no gritaba su nombre, como las chaquetas deconstruidas de Kiton, las prendas de caza de Tod’s, las camisas de uso flexible de Federico Curradi, etc.

Frente a la prohibición, espíritu de fiesta

Como en todas las etapas llenas de prohibiciones, las fiestas underground constituyen la moda del momento. No queremos violar la ley, pero sí pasarlo bien. Nuestro modelo son las fiestas rave de los años ’90, con todos sus placeres y abandonos.

La colección de Massimo Giorgetti para MSGM mostró prendas de montaña pero en un entorno urbano de influencia rave. Funcionó aunque parezca un fusion de elementos inconexos. James Long homenajeó también a la cultura rave, pero sus prendas eran más pragmáticas que escapistas. Etro mostró colores psicodélicos, pero bajo una luz que pareció adecuada en el momento actual.

ETRO

Más productos, menos conceptos

Parece que esta próxima temporada serán más importantes los productos que sus conceptos. Los diseñadores parecen haber enterrado el camino del storytelling que había sido tan importante hasta hace bien poco. Las condiciones actuales, las dudosas perspectivas de futuro y el agotamiento de los consumidores no dan para más. Quizá al final, en todo caso, quizá eso refresque el panorama porque así no estamos obligados a entender conceptos demasiado elevados.

¿Recomenzamos a buscar sartorialidad?

Justo antes del arranque de la pandemia, la moda estaba entrando en una nueva etapa sartorial después de unos años dedicados casi en exclusiva al streetwear. Con la pandemia esta tendencia se vino abajo. Quedan algunos destellos de sartorialidad, con Zegna con Alesandro Sartori como su principal estandarte. Su colección resultó bien resuelta y conseguida. El traje sastre no se identifica ya con la corbata -no se vio ni una en toda la pasarela-, pero si hay alguien que puede convencer a la nueva generación para que se vista bien es, sin duda, Sartori.

Ermenegildo Zegna xxx

Sentimentalismo en la nueva masculinidad

El redescubrimiento de nuestra fragilidad no ha vuelto sentimentales. La masculinidad que vimos en la pasarela es frágil e introspectiva. Para Federico Curradi y Nick Fouquet es también poética; y para Raf Simmons y Prada, más bien melancólica.

Nick Fouquet – Federico Curradi

Es un sentimentalismo que vive en las prendas, como las chaquetas bomber con su significado subcultural y su deseo de juventud. La musa de Raf Simmons es un hombre/chico que no quiere crecer. Queramos o no, la pandemia nos ha enseñado que lo que debemos hacer es crecer.

+ Info: https://pinkermoda.com/https://milanofashionweek.cameramoda.it/en/brands/