×
PREMIERE VISION

28 NOV 2021 Temas del día: Nedap iD Cloud Innovation Circular Design Story Resultados Nextil Compras navideñas Black Friday

PUBLICIDAD

HEIMTEXTIL

Una fundación suiza analiza las prácticas empresariales de la china Shein


Public Eye ha visitado algunas instalaciones de Shein y de sus proveedores, donde destaca la precaria situación laboral de sus trabajadores

17.11.2021.- Recientemente Pinker Moda ha publicado varias informaciones sobre la china Shein, que reflejan una fuerte actitud crítica ante su estructura y su actividad. No podemos garantizar la objetividad de estas críticas porque ahora mismo Shein es el objetivo de todo tipo de diatribas y algunas quizá se pasan de la raya. Ahora, añadimos unos comentarios nuevos y muy críticos de la fundación suiza Public Eye.

Shein, la marca china de moda para jóvenes, sigue creciendo muy deprisa y de forma secreta, comienzan señalando los expertos chinos de Private Eye. Han conseguido visitar algunos de sus proveedores en Guangzhou, cuyo sistema de producción viola numerosas normas del gobierno chino. También han conocido de cerca su centro logístico en Bélgica, donde también las condiciones laborales son absolutamente precarias.

Shein, Public Eye
Taller de confección que trabaja para Shein

La generación de TikTok asocia desde hace tiempo a Shein con prendas de precio muy bajo, que se comercializan de forma agresiva en las redes sociales. De momento, ha conseguido que cadenas como H&M o Zara –a las que ha superado en ingresos- parezcan anticuadas. En primavera de 2021, en Estados Unidos la app de Shein se descargó más veces que la de Amazon. Debido al modelo de negocio de Shein, sin embargo, no hay cifras fiables sobre sus ventas, cuota de mercado o beneficios.

Con un lead-time de tres a cuatro semanas, Zara había sido hasta ahora sinónimo de moda rápida. Shein, sin embargo, parece trabajar con un modelo que lo rebaja a una semana. Public Eye decidió averiguar quién paga el precio de esta moda tan universal, barata y rápida. Como era de esperar, son probablemente sus trabajadores directos y los de sus proveedores.

Condiciones laborales muy precarias

Los investigadores, que permanecen en el anonimato por razones de seguridad, arrojaron luz sobre la cara oculta de Shein. Viajaron a Guangzhou, donde Shein tiene su sede y donde se encuentran sus proveedores más importantes. Los investigadores localizaron 17 de las 1.000 empresas que producen para Shein, incluidos numerosos talleres informales, a menudo sin salidas de emergencia y con ventanas enrejadas que resultarían fatales en caso de incendio.

Según Private Eye, los empleados suelen proceder de provincias apartadas de las grandes capitales chinas. Trabajan de 11 a 12 horas diarias y sólo tienen un día de descanso al mes. Eso significa un horario semanal de 75 horas de trabajo, que no sólo viola el Código de Conducta de los Proveedores de Shein, sino la legislación laboral china. Quien esté dispuesto a trabajar en esas condiciones –además, sin contrato ni prima por horas extras- ganará un máximo de 10.000 yuanes, incluso en los meses buenos.

Condiciones similares están vigentes en el almacén principal de Shein, situado a una hora en coche de Guangzhou. Emplea a más de 10.000 personas y funciona las 24 horas del día. Las jornadas laborales de doce horas constituyen una práctica habitual. Los empleados de su centro logístico en Lieja (Bélgica) también se quejan de estas normas de estilo chino. La causa más frecuente de despido es el incumplimiento de objetivos de rendimiento, que son poco realistas y que deben alcanzarse para ganar el salario de 12,63 euros por hora.

Hasta el mes de junio, este centro manejaba y reembolsaba diariamente unas 30.000 devoluciones. Después, es probable que los paquetes hagan el viaje de vuelta a China.

Shein, Public Eye
Una de las sedes de Shein en Guangzhou

Escasa responsabilidad corporativa

Public Eye también examinó la estructura corporativa del nuevo imperio de la moda. En ella figura gran cantidad de entidades offshore para disfrazar la propiedad y evitar impuestos.

El modelo de negocio de Shein está configurado para controlar la mayor parte posible de la cadena de valor, asumiendo al mismo tiempo la menor responsabilidad posible sobre los posibles errores. Mediante la combinación de una estrategia online de vanguardia y unos horarios de trabajo arcaicos, la empresa china está renovando el modelo de la fast fashion de una manera especialmente insidiosa.

Shein usa también la práctica de rehuir la responsabilidad y de pasarla a otros niveles de la cadena. El único medio de contrarrestarla es imponer a la empresa un elevado nivel de transparencia sobre sus cadenas de suministro y unas normas jurídicas aceptables sobre su propia responsabilidad.

+ Info: https://www.publiceye.ch/en/