4 JUL 2022 Temas del día: Denimsandjeans India Foro Textil Europeo Presidente FFPAPF Quiet Logistics Gap nuevas tiendas
×
JEWELLERY

Debate sobre la normativa europea en torno a la Due Diligence


Se ha celebrado un debate público sobre los efectos de la nueva normativa comunitaria sobre Due Diligence en el sector de la moda

16.05.2022.- Hace pocos días, Policy Hub, Circularity for Apparel & Footwear y Global Fashion Agenda celebraron un debate sobre la Due Diligence, la nueva normativa comunitaria para mejorar la responsabilidad de las empresas. Se propone fomentar la colaboración intrasectorial en sostenibilidad para impulsar su impacto. El debate tenía como objetivo evaluar si la nueva legislación comunitaria es necesaria y si las marcas de moda y calzado están preparadas para ella. 

Due Diligence, Unión Europea
La normativa sobre la Due Diligence es clave para mejorar equitativamente el sector textil/moda

Giró en torno a la convicción de que el greenwashing está creciendo entre las marcas y los minoristas. Resulta, por lo tanto, necesario enfrentarse a las afirmaciones de sostenibilidad no fundamentadas que confunden y engañan a los clientes, además de dar lugar a un terreno de juego injusto. Contó con debates y mesas redondas a cargo de expertos del sector. La normativa europea sobre Due Diligence ayudará a poner las cosas en su sitio. Hace ya casi dos años que Euratex la reclamó.

Hay que prohibir las declaraciones ambiguas y genéricas

Baptiste Carriere-Pradal, presidente del Policy Hub, propuso prohibir las declaraciones de sostenibilidad ambiguas y genéricas, así como las que sólo se refieren al cumplimiento legal. Esto facilitaría a los consumidores el acceso y la comprensión real del impacto medioambiental de su ropa y calzado. La proliferación de sistemas de etiquetado dificulta a los consumidores la comparación y la comprensión del impacto medioambiental de cada marca.

Señaló que no existe un punto de referencia consensuado dentro del sector y que el greenwashing de algunas marcas impide a otras informar sobre su acción medioambiental. Para diferenciar el ruido de la verdad, es necesario aplicar una verdadera regulación.

Pradal dijo también que para que un consumidor esté bien informado, tienen que ocurrir dos cosas:

  • Tiene que poder confiar en que la información que recibe es fiable y precisa
  • Debe estandarizarse la forma en que se calcula una declaración.

Carrière-Pradal esbozó algunas recomendaciones para proteger a los consumidores contra las alegaciones engañosas y garantizar que la información sea fiable:

  • Establecer un criterio para garantizar una información clara, fiable y comparable que incluya normas sobre las alegaciones de sostenibilidad y la forma de justificarlas.
  • Hay que dictar unas normas mínimas sobre la comunicación de estas alegaciones a los consumidores.
  • No deben permitirse declaraciones vagas y ambiguas.
  • Las comparaciones entre productos deben estar respaldadas por un análisis completo de su ciclo de vida del producto.
  • Las alegaciones comparaciones de componentes (por ejemplo: mejor material) sólo deben permitirse si se basan en una evaluación independiente o verificada que analice todas las categorías de impacto.

En otras palabras, sólo se puede hacer una alegación de sostenibilidad si todo el mundo calcula las con el mismo método.

Ahora ya disponemos de herramientas para conseguir datos comparables

En 2013, la Comisión puso en marcha un plan para que las empresas pudieran informar sobre la huella ambiental de los productos. Se prevé que entre en funcionamiento en 2024 y que se traduzca en una mayor aceptación en el mercado de los productos ecológicos y de las prácticas más ecológicas.

Martha Williams, directora general de circularidad y materiales sostenibles de C&A, afirmó que, desde el punto de vista de las marcas, ya es posible obtener y divulgar datos comparables sobre la huella medioambiental de los productos. Las evaluaciones del ciclo de vida, sin embargo, han sido difíciles de comparar entre sí. Disponer de los mismos conjuntos de datos subyacentes proporcionará por primera vez datos comparables, lo cual es un paso realmente positivo: evaluar el impacto de nuestros productos.

Ahora disponemos ya de medios para ayudar a los consumidores a tomar decisiones más sostenibles. Hasta ahora, nuestro enfoque se ha ajustado en gran medida a la certificación de terceros. Esos conjuntos de datos informan sobre el ciclo de vida completo del producto. Como marca, podemos ver lo que estamos haciendo, incluidos los puntos conflictivos del ciclo de vida de nuestros productos. Participar en esta metodología nos ha permitido ver cómo traducimos los hechos a los consumidores de una manera que les resulte fácil y no les engañe.

Resulta necesaria una legislación universal que obligue a las empresas

JD Shadel, responsable de contenidos de Good on You, explicó que en la actualidad no existe la obligación de informar sobre la sostenibilidad. Por ello, las marcas tienen libertad para elegir lo que revelan y lo que no. En consecuencia, pueden hacer afirmaciones para satisfacer su marketing sin respaldarlas con datos. En el futuro inmediato, las autoridades deben legislar en todo el mercado, dotar al mercado de unas herramientas unificadas.

Martin Hojsik, eurodiputado del Grupo Renew Europe (Eslovaquia), y miembro del Parlamento Europeo, estuvo de acuerdo en que abordar la desinformación no sólo es beneficioso para los consumidores, sino también para las marcas. Crea las mismas condiciones en toda la UE y a nivel internacional. Un sistema armonizado transmite sensación de coherencia.

Sin embargo, una de las lagunas de la legislación actual es que no aborda el volumen de ropa que se produce ni el impacto de las marcas en los medios de vida de los trabajadores de su cadena de suministro, explicó Delphine Williot, coordinadora de políticas e investigación de Fashion Revolution. En este terreno, existe una clara falta de transparencia en el sector. Por un lado, las marcas promueven el consumo y dicen a los consumidores que están comprando un artículo sostenible. Por otro, sólo el 30% de las marcas que encuestamos definen lo que se consideran un material sostenible. La legislación nos da la oportunidad de garantizar que las afirmaciones de las marcas estén fundamentadas. Las marcas se verán obligadas a cartografiar las cadenas de suministro y a recopilar datos de sus proveedores.

Primeros pasos de las marcas ante la nueva legislación

Cara a la nueva normativa comunitaria, las empresas deben prepararse para:

  • Aumentar la transparencia de las marcas, revelando sus esfuerzos para mejorar su sostenibilidad.
  • Hacer un mapa de sus cadenas de suministro para comprender dónde se encuentran las materias primas.
  • Recopilar datos con los proveedores para saber si son precisos.
  • Comunicarse con los consumidores de forma transparente y creíble para que puedan tomar decisiones informadas.

Espero que durante los cinco próximos cinco años –dijo también JD Shadel- veamos un sector confeccionista en que los trabajadores reciban un salario justo, sean respetados y apreciados por su trabajo. Quiero ver un sector que aborde la crisis de los residuos, la sobreproducción y el consumo excesivo. Hemos llegado hasta aquí, pero tenemos que ir mucho más lejos, más rápido. Tengo esperanza en el futuro cuando que millones de personas piden un cambio.

+ Info: https://www.just-style.com/features/eu-due-diligence-legislation-what-will-it-mean-for-apparel-brands-retailers/