PUBLICIDAD

KORNIT

La Guardia Civil cree que el incendio de la fábrica de lino Colisur fue un accidente


Los dos trabajadores, J.M.G.F. y A.G.R., pertenecen a una empresa que estaba arreglando unos ventanales de la nave industrial. El pasado viernes un incendio, supuestamente provocado por un cigarrillo, afectó a varios montones de estopa de lino ya transformado. Según la delegación del Gobierno, «los trabajadores fueron advertidos reiteradamente de la prohibición total de fumar en el recinto, pero hicieron caso omiso de ello». Ya en el andamio donde trabajaban habían provocado un pequeño incendio accidental, pero el incendio grande se originó en el sitio donde se sentaron a comer. La delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha asegura que «esta versión ha sido confirmada por los trabajadores de la empresa, por los propios operarios que reconocen su imprudencia y por las apreciaciones de especialistas en incendios de bomberos de Ciudad Real y Guardia Civil».

La consejería de Agricultura, no muy bien recibida

La consejería de Agricultura, que está investigando posibles corrupciones en las subvenciones de la UE para las empresas del lino (en las que los incendios son sospechosamente frecuentes) no fue muy bien recibida en el lugar de los hechos. Según la delegación del Gobierno «transcurridas dos horas y cuarenta y cinco minutos llegó un retén de los Servicios Forestales de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, cuando el siniestro ya estaba totalmente controlado, por lo que se le hizo ver que su presencia no era necesaria».

A las siete acudió el perito de la Consejería de Agricultura, Carlos Maldonado, quien «discutió con los trabajadores de la empresa y entorpeció la labor investigadora de la Guardia Civil» según el informe de la Benemérita.

La empresa Colisur 2000 es propiedad de varios socios, entre los que se encuentran dos hijos del ex director general del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) Nicolás López de Coca, que poseen un 25 por ciento de la fábrica. López de Coca dimitió de su cargo después de darse a conocer que sus familiares habían cobrado subvenciones europeas al cultivo del lino.

PUBLICIDAD